¿Qué pasó con los archivos de El Nuevo Diario?

 

Lectores nos han escrito para llamar la atención de algo que está ocurriendo en Internet con archivos de El Nuevo Diario que contenían viejas informaciones en las que se aludía a personajes del sandinismo como el general en retiro Humberto Ortega Saavedra, hermano del actual presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

Dichos archivos aparecen degradados, imposibilitando su consulta. Uno de ellos es el que contiene información relativa al asesinato del jovencito Jean Paul Genie, ocurrido en octubre de 1990 a la altura del kilómetro 8.5 de la carretera a Masaya.

Es algo que empezó hace pocos días, debido a que apenas el mes pasado accedimos sin problemas a esa información.

Tres casos de escoltas

El asesinato de Jean Paul Genie provocó espanto en el país hace 22 años y ocurrió cuando los miembros de la caravana de escoltas que acompañaban al entonces jefe del Ejército, dispararon armas de grueso calibre contra el adolescente que participaba en una carrera de velocidad con un amigo que se encontró en el Camino de Oriente.

El colega de Genie, un chavalo de apellido Salmerón, pasó primero al lado de los escoltas que iban en vehículos Jeep modelo “Renegado” con el inconfundible color negro que utilizaban los escoltas del general Ortega, quien actualmente vive en Costa Rica y cuando viene a Nicaragua se aloja en su mansión de la carretera a Masaya y se moviliza en dos camionetas grandes de lujo, también negras con vidrios polarizados.

Otros archivos dañados en la web de El Nuevo Diario son algunos que tienen que ver con la muerte de una muchacha de nombre Rebeca Arvizú Fletes, quien en febrero de 2009 se movilizaba con su novio en San Antonio Sur, frente a la finca que alberga la mansión del ex jefe de la Seguridad del Estado en los años 80, Lenín Cerna Juárez.

Igualmente fue eliminada una información sobre la paliza que le propinaron en 2006 escoltas del entonces vicepresidente de la República José Alfredo Gómez Urcuyo, al teniente coronel Adolfo José López Quintero, por esas fechas director de docencia de la Academia Militar “José Dolores Estrada”.

Lamentable decisión

No logramos averiguar cuántos archivos están siendo sacados de internet, pero llama la atención que los que vimos ayer, tienen que ver de alguna forma con ex mandos del Ejército de Nicaragua, como es el caso de Humberto Ortega, Lenín Cerna y López Quintero, quien se quedó con las ganas de que le explicaran qué había sucedido para que lo malmataran delante de su pequeño hijo.

Lo que está ocurriendo con los archivos de El Nuevo Diario sin duda que tiene que ver con decisiones de los nuevos propietarios, no obstante, deberían estar conscientes de que están afectando algo tan delicado como es la memoria informática de un medio de comunicación que tuvo gran trascendencia en la vida nacional, independiente del mal manejo y las truculentas historias de intrigas y ambición que ahí se vivieron.

Ignoramos quién podría estar detrás de esta censurable acción a la que forzosamente tienen que estarse prestando los nuevos propietarios del rotativo de la carretera norte, ya que ese tipo de manipulaciones en una web solo pueden realizarse con la venia del propietario de la misma.

También lo del “hacker de lujo, pues!”

A menos que sea otro “hacker de lujo, pues!” que logró infiltrarse en El Nuevo Diario, y en relación a este tema, también dañaron el archivo donde se señalaban las incongruencias del portal oficial del gobierno actual “nicaraguatriunfa” en torno a un cúmulo de ofensas publicadas en que el 30 de abril de 2009 contra altos dignatarios de la Iglesia Católica, a quienes acusaba de tener “mujeres e hijos” y hacer negocios con las donaciones de Cáritas.

Es interesante ver que no fue afectada la nota periodística sobre el tema del “hacker de lujo” donde aparece la primera dama Rosario Murillo, brindando su versión acerca de lo que pudo haber ocurrido en el caso de las ofensas en contra de los mandos religiosos católicos.

Casi todo lo de Zoilamérica

En lo que sí se volaron la cerca fue con los archivos sobre el caso de la acusación por violación contra el ahora presidente Daniel Ortega, que hizo su hijastra Zoilamérica Narváez Murillo en mayo de 1998.

Zoilamérica, quien años después se retractó de lo dicho en contra de Ortega, aseguró durante su denuncia que fue abusada por el líder del FSLN desde que tenía once años. Todo eso fue borrado y una de las pocas cosas que dejaron fue la información donde el comandante acusado se presentó voluntariamente ante la jueza Juana Méndez, actual magistrada sandinista de la Corte Suprema de Justicia, quien lo sobreseyó gracias a “la excepción perentoria de prescripción de la acción penal’’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *