Otro accidente causado por una cisterna

Juan Ramón Salvatierra Lara está vivo de milagro. La noche del lunes 21 su carro Toyota yaris fue impactado por una cisterna llena de diesel que lo aventajó y más bien lo lanzó a una barranca en el kilómetro 46 y medio carretera Managua-León.

Relató ayer por la mañana, casi 12 horas después del accidente, que el lunes viajaba de Chinandega a Managua a casa de su mamá, en el barrio Jorge Dimitrov. Su familia es la dueña de transportes Rey de Reyes que realiza viajes de turismo y comercio a Guatemala todos los martes.

Salvatierra es quien dirige el viaje, que esta semana no se realizó.

La cisterna llena de diesel “me deshizo el carro” fue poco de lo que dijo Salvatierra a la hora que ayer efectivos de la Policía, del Ejército, funcionarios del INE y de una empresa que vela por el Medio Ambiente realizaron el operativo para mover la pesada cisterna, que por milagro tampoco provocó alguna explosión.

Los efectos de daño al Medio Ambiente aún se desconocían, mientras que Salvatierra aún con un brazo cubierto -pero que no sufrió quebraduras- llegó al lugar a solicitud de la Policía para iniciar las investigaciones del caso.

El conductor de la cisterna no quiso dar la cara, mucho menos brindar declaraciones.

Salvatierra dijo que “estoy aquí contando el cuento, gracias a Dios”, y lo que pidió fue que los conductores de cisternas y furgones “conduzcan con más cuidado y bajen la velocidad”.

Comentó que a la hora del impacto perdió el conocimiento. Gente que no identificó lo sacaron del vehículo y lo trasladaron al centro de Salud de Nagarote, desde donde lo llevaron después al Hospital Lenín Fonseca en Managua, “donde me desperté”, dijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *