Hondureños buscan “aire” en Nicaragua

Tegucigalpa.- Miles de hondureños viajan a Nicaragua cada año en busca de salud, educación y negocios, según informes de la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME).

Se estima que en el 2011 se fueron a Nicaragua más de 100 mil hondureños, y este año unos 30 mil se han ido en busca principalmente de salud, trabajo, seguridad e inversión, ya que cada año unos 4 mil jóvenes van a estudiar a las universidades de aquel país y otros cientos reciben educación primaria.

Empresarios en la gloria

El empresario Jorge Cocoy Abudog dijo que debido a tantas leyes impositivas que ha aprobado el gobierno decidió trasladar parte de sus inversiones a Nicaragua, donde es más reducido el costo de energía eléctrica y hay incentivos para la inversión.

Dijo que Nicaragua está superando en producción de materia prima a Honduras, en seguridad y las carreteras son mejores, por ello hay que dialogar para poner claras las reglas del juego y no ahuyentar la inversión con tantos paquetes fiscales, apuntó.


Practicamos las “peores formas de trabajo infantil”

La ONG española Intervida, impulsa en Nicaragua, El Salvador y Bangladesh proyectos que fomentan el acceso a la educación primaria, facilitan el acceso educativo a la infancia trabajadora, y sensibilizan a las familias sobre la importancia de que sus hijos reciban una educación.

Con motivo del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, celebrado el pasado 12 de junio, Intervida señaló que cerca de 215 millones de menores son víctimas del trabajo infantil en todo el mundo, más de la mitad de ellos –115 millones– en las peores condiciones.

El organismo advirtió que “al entrar en el mercado laboral prematuramente, se ven privados de la educación y formación básicas para que ellos, sus familias y comunidades tengan mayores oportunidades de una mejor calidad de vida”.

Educación como garantía

Ante la gravedad del problema, Intervida señaló que es necesario incidir en el acceso a la educación como “paso fundamental para garantizar la protección contra el trabajo infantil”.

Asimismo, ha incidido en la “urgencia” de adoptar medidas, políticas y programas “encaminados a garantizar que estos niños y niñas, especialmente los expuestos a las peores formas de trabajo, reciban una educación”.

Para ello, la ONG lleva a cabo en El Salvador, Nicaragua y Bangladesh proyectos que fomentan el acceso a la educación primaria, facilitan el acceso educativo a la infancia trabajadora, y sensibilizan a las familias sobre la importancia de que sus hijos reciban una educación, tal y como han recordado en una nota de prensa.

Precariedad familiar

Así, a tres años para el cumplimiento de los Objetivos del Milenio, 67 millones de niños y niñas en edad de cursar la primaria continúan sin hacerlo. “La precariedad de las familias, la mala calidad de la educación y su no obligatoriedad en muchos países, o la falta de armonía entre la edad mínima para trabajar y la de finalizar la escolarización favorecen, entre otros, el trabajo infantil”, han sentenciado desde Intervida.

En este sentido, ha instado a las autoridades a alcanzar los compromisos adquiridos en la ‘Hoja de ruta’ para erradicar las peores formas de trabajo infantil para 2016 y que pasan por “asegurar la provisión de una educación gratuita, obligatoria y de calidad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *