Fotógrafo de Pittsburgh tras los pasos de Clemente

María Alicia Talavera
Especial para Trinchera de la Noticia

Duane Rieder es un conocido fotógrafo en Pittsburgh, Pennsylvania. Desde el año 1994 ha andado tras los pasos del “Grande”, como sus fanáticos y admiradores le llamaron. Se trata nada menos que de Roberto Clemente.

A casi un mes del 40 aniversario de la muerte de Clemente, Rieder está en Nicaragua para buscar fotos originales, periódicos, cualquier material o anécdota que sea parte de la vida del que lució el número 21 de los Piratas de Pittsburgh, y que el último día del año 1972 murió a bordo del avión que lo traía a Nicaragua con ayuda para los damnificados del terremoto que una semana antes destruyó la capital nicaragüense. Clemente precisamente había estado semanas antes en nuestro país como parte del equipo de Puerto Rico que participó en el Mundial de Beisbol “Nicaragua Amiga 1972”.

Rieder comenzó a seguir los pasos de Clemente desde 1994 cuando elaboró un calendario. Pero en 1996 cuando supo que muchas de las fotografías y pertenencias del “Grande” se estaban deteriorando en Puerto Rico, habló con Vera (viuda de Clemente) para que le permitiera llevarse a Pittsburgh entre 50 y 100 fotografías para hacer el archivo de ese gran jugador de Grandes Ligas.

Desde el año 2006-luego del Juego de Estrellas en el PNC Park– Rieder inició su obra: El Museo Clemente, ubicado en 3339 de Penn Avenue, en Pittsburgh, la ciudad donde llegó Clemente en el año 1955. El local es una vieja estación de bomberos, la Engine House No. 25.

“Fue una gran fiesta, con mucho éxito donde estuvo Vera Clemente”, recuerda Duane.

La labor del profesional ha sido titánica y costosa. De sus propios fondos ha organizado el Museo y ha convertido el local donde después de esta Navidad se presentará un documental hecho por ESPN Deportes y la Revista ESPN como un homenaje a Clemente quien murió el 31 de diciembre de 1972 cuando el avión donde venía con ayuda para los damnificados del terremoto de Managua, cayó tras despegar en Nueva York.

Además de las fotografías, tiene bates, pelotas y otras pertenencias de Clemente durante sus 18 años de vida profesional en el beisbol de las grandes ligas.

Un rompecabezas

“Tengo un par de zapatos de Roberto Clemente (número 9 y medio), y sólo hay seis pares” de éstos, comentó.

En su labor, Rieder ha comprado negativos, fotos y sigue buscando más porque “estoy tratando de armar un rompecabezas de la vida de Clemente”, a quien reconoce su firmeza, su nobleza, porque supo superar toda la discriminación que los latinos sufrían entonces en los Estados Unidos. Pero Rieder está orgulloso de poder rendirle un homenaje permanente a quien logró desafiar a sus críticos con su extraordinario bate y su brazo milagroso y logró cada premio posible en Grandes Ligas.

También ofrece una edición especial de vino tinto Cabernet (Museo Roberto Clemente) producida por él y su familia.

Fuera del terreno de juego, Clemente logró una reputación como humanitario, con pasión de ayudar a los niños a través del deporte. Para los nicaragüenses, también es un símbolo de la entrega a los demás.

Por eso no es casual que entre las fotos del Museo Clemente esté una que al revelarla aparecen detrás de él unas nubes en forma de alas de un ángel.

Si alguien tiene materiales que puedan ser parte de la memoria de Roberto Clemente, contactar a: duane@riederphotography.com

Él estará en Nicaragua hasta el 18 de noviembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *