Migrantes atraídas a bares, centros de masajes y clubes

  • Diputada mexicana pide a Migración de su país revise los denominados “giros negros”, que además involucran a menores de edad, discapacitados físicos y mentales e indígenas

La diputada Martha Berenice Álvarez propuso exhortar al Instituto Nacional de Migración (INM) de México, a reforzar sus operativos en clubes privados, bares y centros de masajes, denominados “giros negros”, a fin de revisar el estatus migratorio de las extranjeras que trabajan en esos sitios.

La representante y secretaria de la Comisión de Asuntos Migratorios de la Cámara de Diputados, señaló que de esa manera el Instituto Nacional de Migración (INM) podría detectar dónde son víctimas de explotación sexual o laboral, según publica Uniradio Noticias.

En un punto de acuerdo que presentó en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, Álvarez Tovar recomendó continuar los operativos del Programa Permanente contra “giros negros”, en las entidades federativas, según un comunicado de la Cámara baja.

Nicas involucrados en drama

Con base en el Informe Anual sobre la Trata de Personas 2012, presentado por la Embajada de Estados Unidos en México, añadió que los grupos más vulnerables son las mujeres, los menores de edad, los indígenas, las personas con discapacidades físicas y mentales y los migrantes indocumentados.

Álvarez Tovar mencionó que las autoridades migratorias mexicanas aseguran y repatrían cada año a 60 mil 248 personas migrantes; esto quiere decir que únicamente 1.5 personas migrantes de cada 10 son aseguradas y deportadas.

Del total de personas aseguradas anualmente por el INM, dijo, 90 por ciento procede de países centroamericanos (en orden de mayor importancia: Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Belice). Esto equivale a que nueve de cada 10 personas migrantes aseguradas provienen de esta región.

Explotación sexual de menores

Además, refirió, del 100 por ciento de migrantes que cruzan la frontera México-Guatemala, 16.42 por ciento tienen como destino México, mientras que la meta del 83.57 por ciento restante es llegar a Estados Unidos.

La diputada Álvarez Tovar mencionó que el turismo con fines de explotación sexual de menores persiste, sobre todo en zonas turísticas como Acapulco, Puerto Vallarta y Cancún, así como en las ciudades fronterizas del norte como Tijuana y Ciudad Juárez.

Además, informó, existen grupos delictivos organizados que obligan a menores y migrantes a prostituirse y a trabajar como sicarios, vigilantes y contrabandistas de drogas. De ahí, insistió, la importancia de que el INM se coordine con las autoridades competentes para que se realicen verificaciones en lugares donde laboren extranjeros. El punto se turnó a la Segunda Comisión de la Permanente.

Guatemala también veja a los migrantes

El tránsito de migrantes centroamericanos hacia EE. UU., continúa a pesar del endurecimiento de leyes y acciones de las autoridades de ese país y de México para detenerlo, informó el sacerdote Ademar Barilli, director de la Casa del Migrante, en el paso fronterizo de Tecún Umán, San Marcos, Guatemala.

El religioso indicó que no tiene el número exacto de migrantes que han cruzado este año la frontera Guatemala-México, pero sí el de los deportados por vía terrestre, entre enero del 2012 y abril de este año, el cual asciende a 26 mil 746.

De esa cifra, seis mil 211 recibieron ayuda de esa entidad el año pasado, y dos mil 315, entre el 1 de enero y el 20 de mayo del 2013, lo que suma ocho mil 517.

Vejados y extorsionados

Gemayel Fuentes, del departamento jurídico de la Casa del Migrante, dijo que, de los seis mil 211 atendidos por esa institución el año pasado, el 32 por ciento era hondureño; el 28 por ciento, guatemalteco; el 26 por ciento, salvadoreño; el 9 por ciento, cubano, y el 4 por ciento, nicaragüense.

De los dos mil 315 retornados este año, el 35 por ciento era hondureño; el 26 por ciento, guatemalteco; el 25 por ciento, salvadoreño; 7 por ciento, nicaragüense, y 6 por ciento, cubano.

Barilli señaló que los migrantes de Honduras, El Salvador y Nicaragua son vejados y extorsionados por las autoridades guatemaltecas.

Afirmó que eso no debería ocurrir, pues están protegidos por las leyes, ya que la Constitución considera a todos los centroamericanos como guatemaltecos, como lo determina el convenio CA-4.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *