Boehner apoya pacto del Senado para evitar default

  •  Horas angustiosas al mejor estilo de los thriller políticos de Hollywood
  • Republicanos admiten que perdieron aunque falta saber el desenlace

Cristina F. Pereda y Eva Saiz /Tomado de El País

El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, ha aceptado ayer el acuerdo bipartito del Senado para elevar el límite de la deuda y terminar con la parálisis de la Administración que ya se ha prolongado durante 16 días. Después de un esfuerzo denostado por impedir que la Cámara de Representantes votara cualquier tipo de compromiso que pudiera venir del otro lado del Capitolio, las palabras de Boehner hacen pensar en que el pacto será sometido a votación antes de que finalice el día, la fecha límite fijada por el Departamento del Tesoro para que Estados Unidos entre en suspensión de pagos.

“Bloquear el acuerdo bipartito alcanzado hoy por los miembros del Senado no es la táctica que debemos emplear”, ha señalado Boehner a través de un comunicado. “Además del riesgo de una suspensión de pagos, oponerse supondría abrir la puerta a la mayoría republicana en Washington que quiere elevar los impuestos y deshacer los recortes que ya pactamos en 2011”, se justifica.

El presidente de la Cámara, que ha liderado una cruzada para impedir que en las negociaciones para acabar con la crisis fiscal se impusiera la visión de la Casa Blanca, llegando a elevar el tono beligerante apelando a la de los republicanos a “rendirse”, ha dado su brazo a torcer. Minutos antes de emitir la nota de prensa, reconocía en una emisora de radio su derrota en la lucha sobre el presupuesto: “Dimos la batalla correcta, pero hemos perdido”, ha señalado.

Los líderes demócrata y republicano del Senado de Estados Unidos anunciaron un acuerdo este miércoles para reabrir la administración y extender los presupuestos federales hasta el próximo mes de enero. El pacto, todavía pendiente de votación en ambas Cámaras, evitaría la amenaza de la suspensión de pagos, una medida sin precedentes en la historia de la nación.

“Este compromiso va a otorgar a nuestra economía la estabilidad que necesita de manera desesperada. Nunca ha sido fácil para las dos partes llegar a un consenso. En muchas ocasiones ha sido duro, pero esta ver lo ha sido de verdad”, ha reconocido el senador demócrata, Harry Reid. El principal negociador quien ha advertido que el país estaba al “límite de un desastre”, pero que, finalmente “los adversarios políticos han dejado de lado sus diferencias y desacuerdos para impedir ese desastre”.

Terminar parálisis

La Casa Blanca afirmó que el presidente, Barack Obama, confía en que el acuerdo bipartito del Senado logre terminar con la parálisis del Gobierno y evitar que el país entre en suspensión de pagos. Aún así, según el portavoz Jay Carney, no confían al 100% en que el pacto reciba el respaldo del Congreso. “Simplemente estamos aplaudiendo el esfuerzo de los senadores”, ha indicado Carney.

A lo largo de la mañana, diversas fuentes parlamentarias adelantaron que la primera votación del acuerdo se celebraría en la Cámara de Representantes, a pesar de que el texto ha sido elaborado en el Senado. Esta decisión obedece a las reglas de procedimiento de la Cámara de Representantes, de manera que no haya que esperar 30 horas entre un voto y otro. De salir adelante, el acuerdo sería enviado de vuelta al Senado para su ratificación y posterior firma por el presidente

El principio de acuerdo plantea la extensión de los presupuestos federales hasta el 15 de enero del año próximo, así como ampliar el límite de la deuda hasta el 7 de febrero, cumpliendo con dos requisitos impuestos por la Casa Blanca. La Administración Obama también habría conseguido una tercera condición, la de no retrasar ni modificar la reforma sanitaria aprobada en 2010.

Derrota

Esta concesión supone una derrota para los republicanos. “Nos encontramos unas migajas y al final hemos dejado una comida completa sobre la mesa”, concedió el senador republicano Lindsey Graham. “Han sido dos semanas realmente malas para el Partido Republicano.

El líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, principal negociador de las filas conservadoras, declaró tras el anuncio del acuerdo que ha luchado por sus compañeros y que “se ha conseguido recortar el gasto”, como pretendía el Partido Republicano.

El senador McConnell se ha visto obligado a contrarrestar en el Senado la estrategia de sus compañeros de la Cámara, presionados por miembros del Tea Party como Ted Cruz. Éste, convertido en uno de los grandes derrotados de la jornada, aseguró que “el Senado se niega a escuchar al pueblo americano”, pero que no se plantea bloquear el acuerdo alcanzado a pesar de que votará en su contra.

Las conversaciones, muy similares a las que pusieron a EE UU al borde de la suspensión de pagos en el verano de 2011 y diciembre de 2012, giran en torno al límite de endeudamiento del gobierno federal, el presupuesto -el Congreso no ha aprobado ninguno de los propuestos por Obama desde que llegara a la Casa Blanca- y la financiación de determinados programas sociales.

Un comentario sobre “Boehner apoya pacto del Senado para evitar default

  • el 18/10/2013 a las 1:30 pm
    Permalink

    Si bien es cierto los republicanos salieron mal parados en su intento de evitar el endeudamiento del estado con la subida al techo del presupuesto aunque los periodicos prodemocratas canten victoria y manipulen declaraciones como las de McCain en el cual admite que los republicanos no salieron bien librado que el culpable es Obama por no haber manejado bien la crisis asi como no manejo la de Siria si son mas sensatos se daran cuenta que tambien los democratas salen abollados y que el combate continua ya que esto es solo un remiendo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *