Varios tipos de cáncer están disminuyendo

  •  OMS señala reducción en Nicaragua y otros países del de pulmón, próstata y cérvico-uterino, aunque siguen provocando muchas muertes

En la mayoría de los 22 países de las Américas, la afección en las mamas es la causa principal de muerte por cáncer en las mujeres, mientras que en tres países: Honduras, Nicaragua y Bolivia, el cáncer cervicouterino sigue siendo el primero, alerta un informe de la Organización Panamericana de la Salud.

La institución, dependiente de la Organización Mundial de la Salud, explica que en la mayoría de los países (18) de la región, el cáncer de próstata es la principal causa de mortalidad por cáncer en los hombres.

El cáncer de estómago es un problema significativo para América Central y para la región andina. Es la principal causa de muerte por cáncer tanto en mujeres como en hombres en El Salvador, Guatemala, Honduras, Ecuador y Perú, y sólo para hombres en Bolivia, Chile y Colombia.

Varios a la baja

El cáncer de vesícula biliar, un tipo relativamente poco frecuente en la mayoría de los países, es la segunda causa de mortalidad por cáncer entre las mujeres de Chile.

La mortalidad por cáncer de pulmón está decreciendo tanto para hombres como para mujeres en Canadá, México, Nicaragua y Estados Unidos (las tasas se mantienen estables en otros países).

Las tasas de muertes por cáncer de mama están bajando en Canadá, Estados Unidos y Argentina, mientras que están en aumento en Costa Rica y Ecuador.

La mortalidad por cáncer cervicouterino ha descendido significativamente en 11 países de la región: Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, México, Nicaragua, Panamá, Venezuela y Estados Unidos.

Obesidad en el Caribe

El cáncer de próstata se está reduciendo en siete países (Argentina, Canadá, México, Nicaragua, Panamá, Venezuela y Estados Unidos), en tanto en Cuba está creciendo.

En Chile, Bolivia y Uruguay se registra el más alto consumo de tabaco entre adultos, uno de los principales factores de riesgo para el cáncer.

En los países de habla inglesa del Caribe se registran los más altas tasas de obesidad, otro factor de riesgo importante para el cáncer. Destacan Bahamas, Belice, Saint Kitts y Nevis, y Trinidad y Tobago.

Datos recientes

Este informe se basa en los datos más recientes recogidos por la OPS/OMS sobre la mortalidad por cáncer, los factores de riesgo, y las políticas y servicios vinculadas con el cáncer en América del Norte, América del Sur, América Central y el Caribe.

Para cada país se presentan los datos de los principales tipos de cáncer en términos de mortalidad; las tendencias de las tasas de mortalidad por cáncer entre 2000 y 2010; los principales factores de riesgo para cáncer (tabaco, alcohol, dieta, inactividad física, obesidad); factores sociodemográficos clave, y la disponibilidad de planes, políticas y servicios para la prevención y el control del cáncer en el sector salud.

Daños de huracanes vinculados a pobreza

El reciente tifón Haiyan fue terrible. Azotó a las Filipinas, matando a miles de personas debido a la pobreza: viviendas precarias que fueron arrasadas, refugios inadecuados y mala planificación, indica Bjørn Lomborg, presidente del Centro para el Consenso de Copenhague.

“Es un patrón que conocemos muy bien. Cuando un huracán golpea la rica Florida, hace un daño significativo, pero mata a pocas personas. Cuando un huracán similar golpea países pobres como Honduras y Nicaragua, destruye la economía y mata a decenas de miles.

Sin embargo, muchos de los principales líderes de opinión del mundo no han hablado de la pobreza sino que más bien vincularon el tifón Haiyan con el calentamiento global, centrándose en la reducción de CO2. El Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, y el Presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kimambos, atribuyeron la causa del Haiyan al cambio climático y afirmaron que eso pone de relieve la necesidad de reducir las emisiones.

Errónea conexión

El primer ministro británico, David Cameron, dijo: “Me parece que la evidencia va en aumento” en cuanto a “la relación entre los fenómenos meteorológicos extremos y el cambio climático”.

En la cumbre del clima que finalizó recientemente en Varsovia, el negociador de Filipinas Naderev Saño declaró que “el cambio climático significará tormentas tropicales más intensas” y que un tratado sobre el clima lo puede solucionar. Ante una estridente ovación, exclamó: “Podemos solucionarlo. Podemos poner fin a esta locura. Ahora mismo, aquí mismo.”

Sin embargo, esta conexión es errónea y el enfoque sobre el cambio climático es posiblemente la peor forma de ayudar.

El calentamiento global es real, y hay muchos buenos argumentos para recortar las emisiones de CO2 de manera eficaz. Pero los huracanes no son uno de ellos.

Explotan tragedia humana

No hay ningún indicio de la existencia de un número cada vez mayor de huracanes alrededor de las Filipinas o incluso a nivel mundial. El estudio científico mundial comparable más amplio que se ha hecho “no admite la presencia de tendencias lineales de cuencas mundiales o individuales por períodos prolongados significativos para huracanes menores, mayores o totales.” En realidad, la tendencia de huracanes fuertes alrededor de las Filipinas ha disminuido desde 1950.

Gastar miles de millones de dólares para no hacer nada por cumplir estas metas tan simples es una mala manera de ayudar. Y el uso de una tragedia humana como un vehículo para promover la reducción en las emisiones de CO es inmoral.

Siguió bajando el precio del crudo WTI

El precio del barril de crudo WTI ha bajado hasta US$92.72 y el de Brent a US$109.69 al cierre del viernes de la semana que pasó, debido principalmente al acuerdo forjado entre el Grupo 5+1 —los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania— e Irán sobre el programa nuclear de la república persa. Irán se comprometió a frenar su programa nuclear a cambio de una relajación de las sanciones económicas impuestas al país.

Las exportaciones de crudo iraní seguirán limitadas, aunque la cifra será de un millón de barriles diarios tras el pacto cerrado en Ginebra. La segunda causa de la baja de los precios internacionales del crudo fue el aumento de 3 millones de barriles de petróleo hasta 391.4 millones de barriles en las reservas de crudo de Estados Unidos, según el Departamento de Energía y son 4.6% mayores que las de este mismo lapso de 2012.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *