El Vaticano: En espera de las aureolas

— Los ojos del mundo entero atentos a cada movimiento y anuncio que sale del Vaticano

— Entre gelattos, refrescos, café y buenos vinos italianos

— Este viernes fue notoria la presencia de delegaciones oficiales

Texto y fotos de María Alicia Talavera
Enviada Especial Trinchera de la Noticia

El Vaticano. Desde varios puntos de la Plaza de San Pedro, con millones de peregrinos dBus Roma Cristianaesde hace varios días, se pueden observar las dos fotos de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II colocadas sobre los pilares frontales de la parroquia de San Pedro.

Están allí, porque seguramente el domingo 27 ya las veremos con las aureolas de santos para los dos grandes papas que serán canonizados durante la Fiesta de la Divina Misericordia.

Grupos de turistas de todo el mundo, más sacerdotes, religiosas, periodistas, niños, ancianos, jóvenes y hasta los “gitanos” que deambulan en los alrededores del Vaticano, tenían una plaza más llena que nunca. Este viernes cuando las campanas de la Santa Sede anunciaron las 12 del mediodía, el calor era como de cualquier verano en esta ciudad.

Mientras dentro del Vaticano en la oficina de la Limosnería Apostólica, muchas personas de todo el mundo hacían gestiones para solicitar una bendición apostólica que son emitidas tanto para familias, como  para matrimonios, personas, así como para bautizos y comuniones. Los modelos pueden ser escogidos por el solicitante y luego de llenar la solicitud se pagan allí mismos en la caja, donde sólo es aceptado dinero en efectivo. Están listos en una semana o unos días más y pueden ser recogidos en el punto o bien solicitar que se los envíen a su domicilio.

Los tantos negocios en esta zona están también más llenos que nunca. Incluyen librerías, lugares para comer o tomar un refresco, un vino, un té o café o bien disfrutar de cualquier sabor de un buen gelatto o helado.

Pero también los turistas son advertidos de tener cuidado con sus pertenencias, sobre todo de los “gitanos” que no sólo llegan a Roma y a los límites del Vaticano, sino que se movilizan por otros países europeos.

Este viernes fue notoria la presencia de delegaciones oficiales que han llegado para estar en la gran fiesta de la canonización. En los parqueos alrededor de la Plaza San Pedro, ya lista para la ceremonia, sólo pueden acceder los carros con placas diplomáticas o bien los que tienen que ver con todas las instituciones oficiales a cargo de la organización del evento.

Ya en Roma, la capital italiana unida al Vaticano por la Vía de la Reconciliación, se ve muchos autobuses de turistas estacionados. Grupos de visitantes llegando a los puntos de interés, mientras este día desde temprano había actividades deportivas debido a que fue feriado nacional: el día de la liberación italiana.

La sala de acreditación para los periodistas continuaba entregando las credenciales para la cobertura del domingo, mientras en las zonas residenciales de Roma había mucha tranquilidad porque muchos de sus habitantes decidieron quedarse en casa u otros se fueron al campo o a la playa para disfrutar de este fin de semana largo y primaveral.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *