Advertisement

Emocionante homilía del Papa Francisco

Altar Francisco

*** «Juan XXIII y Juan Pablo II fueron dos hombres valerosos y colaboraron con el Espíritu Santo»

***Afirma en su homilía que «conocieron las tragedias del siglo XX, pero no se abrumaron»

***Reacciones de la prensa internacional tras la canonización

Por Juan Vicente Boo
Corresponsal ABC

En la emocionante homilía de la misa de canonización, el Papa Francisco subrayó que «Juan XXIII y Juan Pablo II tuvieron el valor de mirar las heridas de Jesús, de tocar sus manos llagadas y su costado traspasado. No se avergonzaron de la carne de Cristo, no se escandalizaron de él, de su cruz; no se avergonzaron de la carne del hermano, porque en cada persona que sufría veían a Jesús». El Santo Padre insistió en que «fueron dos hombres valerosos» a título personal,y «fueron sacerdotes, obispos y papas del siglo XX. Conocieron sus tragedias, pero no se abrumaron». Estaban seguros de que Jesucristo es «Señor de la historia», y experimentaban con fuerza «la misericordia de Dios que se manifiesta en sus cinco llagas» y también «la cercanía materna de María». Al convocar y al aplicar, respectivamente, el Concilio Vaticano II, «Juan XXIII y Juan Pablo II colaboraron con el Espíritu Santo para restaurar y actualizar la Iglesia según su fisionomía originaria, la fisionomía que le dieron los santos a lo largo de los siglos».

«El Papa de la familia»

Entre los muchos rasgos de su figura gigantesca, el Santo Padre subrayó que «con la convocatoria del Concilio, Juan XXIII demostró una delicada docilidad al Espíritu Santo, se dejó conducir y fue para la Iglesia un pastor, un guía-guiado. Éste fue su gran servicio a la Iglesia; fue el Papa de la docilidad al Espíritu». A su vez, «Juan Pablo II fue el Papa de la familia. Él mismo, una vez, dijo que le habría gustado ser recordado, como el Papa de la familia. Me gusta subrayarlo ahora que estamos viviendo un camino sinodal sobre la familia y con las familias, un camino que él, desde el Cielo, ciertamente acompaña y sostiene».

El Papa concluyó pidiendo «que estos dos nuevos santos pastores del Pueblo de Dios intercedan por la Iglesia, para que, durante estos dos años de camino sinodal, sea dócil al Espíritu Santo en el servicio pastoral a la familia. Que ambos nos enseñen a no escandalizarnos de las llagas de Cristo, a adentrarnos en el misterio de la misericordia divina que siempre espera, siempre perdona, porque siempre ama».

 

Un comentario sobre: Emocionante homilía del Papa Francisco

  1. Pensador dice:

    Dice el Papa Francisco que Juan Pablo ll y Juan 23 tuvieron el valor de mirar y tocar las “heridas de Jesus” y tocaron sus llagas y su carne lacerada..! (???) con un maniquin de yeso..? Se llenaron los dedos de sangre Sr. Papa o se llenaron de pintura..? Ohhhh…! Tenemos dos nuevos “santos que orinan”…!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *