Crisis de niños migrantes se duplicará en 2014

  • Tema será abordado a partir de mañana en una reunión a celebrarse en Managua

México. El gobierno mexicano estima como cierre de este año que 16 mil infantes centroamericanos crucen el territorio nacional, con el fin de llegar a Estados Unidos, cifra que representa casi el doble de lo registrado en 2013.

La subsecretaria de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Secretaria de Gobernación (Segob), Paloma Guillén Vicente, precisó que de enero a junio de este año se han detenido a nueve mil 622 niños centroamericanos no acompañados.

Las cifras “nos hace suponer que tendremos un cierre de más o menos 16 mil menores no acompañados”, pues en 2013 el total fue de nueve mil 724, dijo en el foro “Reforma migratoria en Estados Unidos: rol del activismo latino y la coyuntura electoral” en el Senado.

Ante legisladores y especialistas, consideró que un discurso confuso del gobierno estadunidense sobre una posible “regularización temporal” provocó el aumento en el flujo de niños que viajan solos, ya sea para reunirse con sus padres o huir de la violencia que viven en países como El Salvador y Honduras.

“Esto llevó a que los tratantes de personas, a que las personas que son ‘polleros’ o que se dedican a esto elaboraran un folleto en donde hacen referencia a algunas indicaciones de Estados Unidos.

“Hacen que los papás crean que el pago de cinco mil a siete mil dólares, además que ofrecen tres intentos de paso, puedan llevarlos a que tengan una mejor vida en Estados Unidos.

“Hay una responsabilidad que apuntábamos hacia Estados Unidos, en el sentido que ellos tenían que ser más claros en su discurso”, subrayó la funcionaria.

Por ello, dio a conocer que este jueves cuando México participe en la Conferencia Regional de Migración, en Managua, Nicaragua, hará una propuesta concreta que coadyuve a inhibir el fenómeno de los niños migrantes.

En tanto, al participar en el foro, el dirigente del Movimiento Ayuno por las Familias, Eliseo Medina criticó el sistema migratorio de Estados Unidos.

“Estamos viendo las historias desgarradoras de niños que huyen de la violencia de sus países o que buscan reunirse con sus padres en Estados Unidos, que son presa fácil de los coyotes y se encuentran viviendo en condiciones terribles en centros de detención en Arizona y Texas”, denunció.

Sobre el tema, el investigador Carlos Heredia Zubieta, de la División de Estudios Internacionales del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), expuso que ahora los mexicanos no migran a Estados Unidos por oportunidades de trabajo, sino por la violencia que hay en sus comunidades.

Las organizaciones de migrantes que participaron en este foro hicieron un llamado al presidente Enrique Peña Nieto y al Congreso de la Unión, a que intercedan con sus contrapartes para la aprobación de una reforma migratoria integral antes de las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos.

 Migrantes protestan piden  apoyo a embajada en México

Alejandro Solalinde

sacerdote Alejandro Solalinde

Ciudad de México. Tras el aumento de niños migrantes indocumentados de Centroamérica en los Estados Unidos, la Caravana “Diálogo por las y los migrantes” se manifestaron en las embajadas de Honduras, Nicaragua, El Salvador y Guatemala con sedes en la Ciudad de México.

Junto al sacerdote Alejandro Solalinde, los representantes de organizaciones de la sociedad civil y defensores de los derechos humanos se dirigieron aproximadamente a las 10:30 horas a la embajada de Honduras para dejar una carta.

“El motivo de esta carta es pedirle a nuestro Gobierno, presidido por el ciudadano Juan Orlando Hernández, una resolución a la crisis humanitaria que hemos estado viviendo en Honduras y en nuestro paso por México. Solicitamos señor Presidente que proteja a nuestro pueblo”, expresó el hondureño Wilson Alexis Estobar Machado.

Al igual que Wilson, el sacerdote Alejandro Solalinde señaló que el objetivo de dicho recorrido era para pedir a los gobiernos que cumplieran con su obligación de salvaguardar los derechos de la gente que emigra en sus naciones.

“Esta caravana quiere recordar a los tomadores de decisiones que son ellos los que tienen la responsabilidad de esto, que no pueden pasarse la bolita como si fuera una cuestión de seguridad, es un tema humanitario”, afirmó.

Por su parte, la coordinadora incidencia en políticas públicas de Amnistía Internacional (AI), Chasel Colorado, mantuvo diálogo con el Embajador José Mariano Castillo Mercado sobre la preocupación por los niños y mujeres migrantes de Honduras que han pasado por “extorciones, palizas y violencia sexual”.

Solalinde aseguró que es corresponsabilidad de los gobiernos “buscar estrategias y soluciones respetando la seguridad y la vida”, ya que al igual que la coordinadora, le es preocupante la seguridad nacional para México, Estados Unidos y Centroamérica.

“Las cuatro embajadas nos contestaron que los embajadores no van a estar y no pueden, pero sí pueden mandar a una persona para que dialoguen. Me queda claro que tienen miedo de México, que nosotros no somos interlocutores para ellos, no quieren escuchar a su gente porque piensan que México los va a regañar, así como México ahora está con la cola entre las patas por la regañada que le puso Estados Unidos”, dijo el sacerdote.

Posteriormente se trasladaron a las sedes de El Salvador, Guatemala y Nicaragua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *