Advertisement

EUA no puede parar éxodo de niños centroamericanos

Brayan Duvan Soler Redondo
  • Cientos de menores del norte de Centroamérica arriban cada día
  • En Texas y Arizona, bases militares y refugios están saturados

Los Ángeles, EE. UU. La avalancha de niños que llegan solos desde Centroamérica en el último mes, ha desbordado la capacidad de atención de la Guardia Fronteriza de Estados Unidos y ha abocado al país a una de sus peores crisis humanas de las últimas décadas, según expertos.

Más de 52.000 menores han sido detenidos desde octubre pasado al cruzar la frontera con México, con la convicción de que lograr poner los pies en suelo estadounidense les permitiría obtener un permiso para quedarse en el país.

A pesar de los esfuerzos del presidente Barack Obama por disuadir de esta idea, al advertir de que la última etapa de este peligroso viaje sería la deportación, cientos de niños siguen llegando a diario a los estados del suroeste.

Saturación. En Texas y Arizona, epicentro de la crisis, los centros de detención y bases militares están saturados, explicó a la AFP una fuente anónima de la Guardia Fronteriza, y los menores permanecen hacinados a la espera de que las autoridades abran el proceso para devolverlos a su país.

La Cruz Roja estadounidense confirmó que ha tenido que brindar a los responsables de las dependencias gubernamentales mantas y kits de higiene personal para los detenidos, que llegan exhaustos, hambrientos y sucios tras recorrer miles de kilómetros y sortear decenas de peligros.

La organización Hermandad Mexicana, que defiende los derechos de los migrantes desde su base en California (oeste), considera que Washington pudo evitar esta situación dado “el patrón del flujo de niños llegados solos al país en los últimos años”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *