Baja migración ilegal de niños por Texas

McALLEN, Texas, EE.UU. El número de niños migrantes que entran solos a Texas por la frontera con México ha disminuido de manera considerable en las últimas semanas, lo que ha permitido al gobierno federal estadounidense cerrar los albergues temporales que abrió apresuradamente para manejar el elevado flujo.

Los arrestos en el sur de Texas han disminuido en semanas recientes a unos 100 diarios, luego de llegar hasta más 300 o más en junio, según la Patrulla Fronteriza. El declive podría ser resultado de las altas temperaturas durante el verano boreal o a una campaña de difusión tanto en Estados Unidos como en las naciones de origen de los migrantes que enfatiza el peligro del viaje y advierte que los niños no podrán quedarse.

Las autoridades se cuidan de no decir que la crisis ha pasado, y señalan que cuando las temperaturas bajen, los niños de Honduras, Guatemala y El Salvador podrían volver en grandes números.

La Casa Blanca tampoco ha querido adjudicarse crédito por la reducción en la llegada de niños migrantes, que le da a la administración más tiempo para lidiar con los inmigrantes que ya están en el país.

La reducción probablemente también alivie la presión sobre el Congreso para aprobar medidas, después de irse de vacaciones la semana pasada sin un acuerdo para dar al presidente Barack Obama el dinero que pide para atender a los migrantes. Si se mantiene un ritmo más lento, el Congreso podría tener poca motivación para retomar el asunto cuando los legisladores regresen a Washington después del 1 de septiembre.

Además, la disminución podría provocar que la crisis en la frontera pierda algo de visibilidad en la opinión pública, lo que daría a Obama espacio de maniobra para frenar las deportaciones de otros grupos de migrantes, un paso que ha dicho que quiere tomar cerca del final del verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *