Advertisement

Centroamérica frena tráfico de drogas

Germán Reyes

Tegucigalpa.- Los escudos por aire, mar y tierra que Honduras puso en marcha en el Caribe hace unos cinco meses, están dando buenos resultados porque el ingreso de droga al país se ha reducido sustancialmente, según sus autoridades.

“El combate al narcotráfico obedece a políticas del Gobierno, este año el presidente Juan Orlando Hernández ha asumido esa lucha como una estrategia de seguridad nacional”, dijo a Acan-Efe el jefe de la Policía Militar para la región noroccidental del país centroamericano, Germán Alfaro.

Agregó que en lo que va de año, producto de los escudos que desarrollan los cuerpos de seguridad, las autoridades se han incautado de más de seis toneladas de droga, en su mayoría cocaína procedente de Suramérica.

El escudo aéreo, por ejemplo, ha reducido en un alto porcentaje el ingreso de avionetas, dijo Alfaro al recordar que en el pasado reciente casi todas las semanas aterrizaban aparatos cargados de droga, principalmente en la región caribeña.

Explicó que no se puede precisar cifras de las avionetas que han dejado de ingresar, porque “no se sabe cuántas despegan” desde naciones suramericanas, pero que “cada avión que intenta entrar es detectado y se le conmina o es obligado a aterrizar”.

En cinco meses del escudo aéreo puesto en marcha por el Gobierno de Hernández, que asumió el 27 de enero pasado, han sido interceptadas tres avionetas que al ser detectadas “se perdieron” alterando la ruta que traían y se fueron a aterrizar a otra parte, según dijo Alfaro.

Otros tres aparatos, dos avionetas y un helicóptero Bell-412, este último con matrícula guatemalteca, todos en agosto, lograron aterrizar en comunidades del caribeño departamento de Gracias a Dios, limítrofe con Nicaragua.

Una de las aeronaves se dañó en su tren de aterrizaje, mientras que la otra y el helicóptero están en buenas condiciones, indicó el jefe militar regional, quien no incluyó otra avioneta que cayó el 24 de marzo pasado, precisamente cuando estaba iniciando operaciones el escudo aéreo con limitados recursos técnicos.

Añadió que la última avioneta que aterrizó, el pasado jueves, es una bimotor que llevaba quince cilindros de combustible, lo que por lo general hacen cuando van hacia América del Sur a traer la droga, porque no pueden venir con ambas cosas en un vuelo.

El escudo marítimo se cumple de dos formas, uno apoyado por Estados Unidos con un guardacostas al borde de las aguas internacionales y otra con las patrulleras de la Fuerza Naval de Honduras en aguas nacionales, expresó Alfaro.

Al trabajo de los escudos aéreo y marítimo se suma el terrestre, que está en marcha en todo el país, según dijo el alto oficial.

Alfaro recalcó que la misión de los cuerpos de seguridad depende de una acción política y que, si gobernantes pasados no tuvieron esa visión para perseguir como ahora al narcotráfico, “ellos deberán explicar”.

Agregó que es importante la voluntad política y que aunque satisfacen las acciones contra los narcotraficantes como la incautación de algunas de sus propiedades, desalienta el hecho de que “no se detienen personas y que esos delincuentes no tengan órdenes de captura”.

En esa lucha contra el crimen, Alfaro afirmó que han muerto unos diez miembros de los cuerpos de seguridad, incluidos militares, policías militares, agentes de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico y de la Fiscalía contra el Crimen Organizado, entre otras instituciones.

Honduras puso en marcha el escudo aéreo para frenar el narcotráfico pese a la oposición de Estados Unidos, alegando que “nadie quiere ver derribados aviones o avionetas de inocentes”.

Para el presidente hondureño, el problema del narcotráfico en su país y el resto de Centroamérica es de “vida o muerte”, porque muchas personas mueren a causa de la droga, mientras que para Estados Unidos, el mayor consumidor, solamente “es un asunto de salud”.

Alfaro también indicó que hay importantes indicadores de que en el país está entrando menos droga porque los delincuentes tienen más problemas para obtenerla.

“Cuando hay delincuentes peleando en las calles por la droga y la misma ha subido de precio, es porque está escasa”, comentó.

En su opinión, la droga que está circulando en el país podría ser de alguna reserva almacenada que los narcotraficantes no han podido sacar del país para enviarla a Estados Unidos y ahora estarían “vendiéndola en el mercado local como narcomenudeo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *