Advertisement

Managua 1972: ¡Así se enseñaba matemáticas!

Foto. 1.

— Repasamos los viejos tiempos en que los profesores de matemáticas eran más temidos que los padres

— “Ni que vengás con el Batallón Somoza vas a pasar mi clase”, tronaba el inolvidable Carrillo

— El examen final ante un tribunal de siete profesores vestidos de traje blanco

Por Bosco León Báez
LA CALLE

Foto. 2.

Estudiantes y familiares ven desde afuera el examen final, oral, público, que aterrorizaba a los futuros bachilleres.

“¡Ni vos ni Alfaro, aunque me traigan al batallón Somoza, van a pasar mi clase!”, frase lapidaria del siempre recordado y querido Profesor Rafael Carrillo. El maestro tronaba contra nuestros buenos amigos, René Alfaro y Óscar Corrales, cuando cursaban en 1971 el cuarto año de bachillerato en el respetado Instituto Miguel Ramírez Goyena.

En un encuentro con varios amigos, celebrado hace unos días, incluyendo a este par de perlas que viven desde hace 30 años en La Florida y mientras se daban una pequeña resbalada por el país aprovechamos para recordar los viejos tiempos.

Según Oscar, los famosos profesores Carrillo y David Andino fueron los mejores maestros de matemáticas que haya tenido Nicaragua en su historia. Verdaderos sabios de la materia. “Nosotros no éramos malos en matemáticas, nos dice René, pero jodíamos demasiado, nuestro grupo era de cinco chavalos pero solo a mí y a Oscar el profesor Carrillo nos tenía en la mira”.

Hay que recordarles a nuestros amigos lectores, sobre todo a los más jóvenes, que hasta 1979 las clases se calificaban del 0 a 10. Para aprobar una materia se necesitaba un mínimo de 7.51, eso era pasar de panza, de arrastradas. Luego vino la modernización de la educación, y hoy la globalización, con la tecnología triturando a nuestros estudiantes en aras de la ciencia.

Los que tuvimos la suerte de bachillerarnos en la época de oro de nuestra educación siempre estamos criticando al sistema actual, con o sin razón, y puedo afirmar, sin un ápice de duda que hoy no podemos comparar a un bachiller de los años 70 con uno de los “cibernéticos y globalizados” estudiantes de hoy. Dicho con todo respeto pero con las pruebas a la mano.

Alfredo, uno de los amigos participantes en el encuentro de viejos hippies, comentó que tiene un nieto de 15 años que cursa el tercer año de secundaria y que aún no entiende cómo va a pasar el ciclo básico si este año no ha recibido clases casi por dos meses. Primero fueron los famosos temblores, luego las lluvias torrenciales, los fines de semana largos, y ahora teme que les digan que van aprobar el año por caridad del ministerio de Educación. “¿Qué pasó con esas clases que no vieron durante esta ausencia?”, se pregunta Alfredo.

Plática de “viejos”

Rafael Carrillo

Promoción 1972 del Colegio Ramírez Goyena dedicada al Profesor Rafael Carrillo Díaz.

Luis reacciona y con su sarcasmo característico dice: “Los chavalos de estos tiempos no necesitan saber nada, al sistema le gusta que sean obedientes y con eso tienen asegurado su futuro. Les dan un “chip”, para que se lo coloquen en el cerebrito y a repetir lo que el mencionado juguete dice. En nuestros tiempos, cuando caían verdaderos palos de agua, nosotros nos poníamos felices de la vida sabíamos que al salir del colegio armábamos tremendas carreras sobre las cunetas repletas de agua y lodo. Era felicidad total, aunque al llegar a casa nos esperaba tremenda apaleada de parte de nuestros padres, pero lo más alegre ya lo habíamos vivido. Ahora, si vas a barrer un parque de inmediato pasás la clase de matemáticas, si pintás las cunetas ahí mismo te dan un 100 en la clase de español, y así sucesivamente barriendo y pintando pasás el año”.

“Me acuerdo como si fuera hoy, agrega René, de un profesor del Goyena que impartía la clase de literatura, su nombre era Lorenzo Jaime a quien cariñosamente le decíamos “el Apache”. Este profesor era terrible, a nosotros nos parecía que se había graduado de maestro en algún campo de concentración nazi. No perdonaba nada, un acento, una coma, un signo de interrogación que no poníamos eso era fatal”.

Y luego nos deja caer la “prueba”. “Recuerdo que un día nos dejó de examen del mes leer y resumir El Quijote de la Mancha. Tremendo susto me llevé al ver el libro que tenía más de 500 páginas, pesaba más de 15 libras y lo peor es que no tenía figuritas, solo letras y en papel tipo periódico. A mi primo hermano Agustín Alfaro, quien ya lo había leído por estar un año adelante que yo, le pedí prestado su resumen. Lo escribí igualito al de Agustín, porque creí que respetando el texto estaba pasado. Llegó el día de la entrega del trabajo, el Apache recibió cada uno de ellos y de inmediato dijo: “Voy a sacar cinco trabajos para hacerle preguntas del libro”.

“Como si estuviera jugando naipes los barajó, y luego de en medio sacó el primero, ¡Lotería!, era el mío.

-Pase adelante, me dice el Apache, cuéntele por favor a sus compañeros que es lo que más le gustó de la historia, ¿quién era Rocinante?, ¿dónde escribió el libro el Manco de Lepanto, Don Quijote de la Mancha?

-Yo inicié contestando que Rocinante era su caballo, pero que el Manco de Lepanto no había escrito ese libro, sino don Miguel de Cervantes. El Apache me quedó viendo con una cara que me quería matar, tomó aire y me dijo, por favor siéntese, ya sabe que su nota es cero. Usted, me dice de nuevo, ni siquiera se tomó la molestia de leerlo, lo que  hizo fue copiarlo de alguien o de algún lado, ya sabe que va a repetir mi clase”. Y así fue, en enero del año siguiente tuve que hacer examen de reparación de literatura.

La piedra y la copia

Pero lo más peludo de la enseñanza de los colegios de antes eran los famosos exámenes públicos de bachillerato. “Era una cosa tétrica, vos comparecías -nos dice Óscar- ante siete profesores que nunca habías visto, todos vestidos de saco blanco y en las afueras del aula, el montón de “mirandas” que más bien te daba más nervio sabiendo que estaban viéndote. Cuando me tocó el momento de pasar al pizarrón en el examen de matemáticas me dice el profesor Carrillo, lo noto nervioso, tranquilícese”.

-No, le contesté, solo estoy sudando helado.

“El día que me tocó mi examen el jefe del Tribunal de Examinadores era el Dr. Ulises Fonseca, un señor muy preparado al que no se le escapaba nada. Me envió a la pizarra a resolver tres problemas, y como estaría de tembloroso que el borrador se me cayó como cinco veces de las manos, hasta que el Dr. Fonseca me dijo, por favor ponga el borrador en esa mesa. Gracias a Dios lo pasé con 8.70, nota que para ese tipo examen era de lo mejor”, agrega Óscar.

La conversación animada con unos tragos duró más de tres horas, casi el mismo tiempo que duraban los famosos exámenes públicos de bachillerato. Aunque, me comentaba hace un par de días mi amigo y compañero de labores don Luis Caldera Barreto, que para aprobar el sexto grado de primaria, también había que realizar un examen parecido. Él tuvo que hacerlo hace mil años en el Colegio Calasanz, lo que demuestra una vez más que la educación que recibimos los que hoy acariciamos los 60 años no puede ni siquiera compararse una milésima con la que desgraciadamente reciben miles de jóvenes hoy día.

15 Comentarios sobre: Managua 1972: ¡Así se enseñaba matemáticas!

  1. Roger dice:

    100%de acuerdo con el articulo del Sr.Leon Baez, en nuestros tiempos EL QUE NO SOCABA, NO PASABA…! No habian domingos rojinegro, ni Cortes de cafe o jornadas de alfabetizacion que te ayudaran a mejorar las notas. No habia el vulgar manipuleo a los estudiantes por parte Los gobiernos en turno, como los hay ahora. Me bachillere en el colegio Primero de Febrero que era la antesala de la Academia Militar por su estricta enseñanza en donde tambien tuvimos excelentes profesores tantos en matematicas,fisica y quimica como Pablo Navarrete ( zompopon) para mi UNO de los mejores que habian en Nicaragua, la profesora Bonilla y Cara dePiedra en quimica y fisica respectivamente..! Tambien tuve la dicha de tener en el sexto grado en El Maestro Gabriel alla por San Antonio otro grande en matematicas como lo fue el profesor Elias Gutierrez (qepd)..! Definitivamente fueron mejores tiempos en las enseñanzas..! sin lugar a dudas.!!

    • Edwin Sequeira dice:

      De acuerdo con Roger, Elias Gutierrez uno de los mejores profesores de matematicas. Aunque en el articulo principal se les olvido mencionar al “Pelon” Vargas, otro profesor de matematicas famoso por su rigurosidad en clases, el profesor Chou, la profesora Sankan.

  2. Luis Almendarez dice:

    Tremendos maestros tuvimos en aquellos años. Desde mis primeras letras con Niña Teresita fueron excelentes. Esta Niña, nos ponía cuando no le dábamos las tablas un libro grande y pesado en cada mano, y nos ponía de pie a contestar cada tabla con ella, les puedo asegurar que a los 3 minutos ya no aguantaba las manos, pero a los 5 ya me sabía por lo menos 3 tablas.

    Por eso hoy los muchachos no saben mucho, pasan el año haciendo cualquier cosa partidaria que aprendiendo sus materias. Dios tenga en el cielo a cada uno de los maestros de ayer.

  3. Fernando Carrillo Astorga dice:

    Entre los profesores de mateemáticas de secundaria que mencionan, han omitido algunos, muy conocidos. Tenemos el caso del Profesor César Flores Rocha, que impartiera clases de matemáticas en el Pedagógico, Divina Pastora y otros colegios. Al Profesor Julio Vargas Pérez (“El Pelón Vargas”), el que impartial clases de matemáticas y de química orgánica e inorgánica en el Ramirez Goyena y en el Miguel de Cervantes. También al Profesor Aníbal Fonseca Talavera, el que finalize su Carrera docente como professor de matemáticas en los Estudios Generales de la UNAN, núcleo de Managua.

    Vale la pena también mencionar a los catedráticos de la UNAN que revolucionaron la enseñanza de las matemáticas, formando cuadros de profesores competentes. La mayoría de ellos fueron purgados cuando se apoderó de la Rectoría de la UNAN, una mafia de comunistas, encabezados por Carlos Tünnermann Bernheim, el rectorcito.

  4. promocion del 72 dice:

    La foto debe correponder a alguna promocion antes de 1972,porque en ese ano no hubo promocion por el terremoto. Yo soy graduado del R.Goyena en ese ano y me consta que no hubo promocion
    Recuerdo al prof.Andino impartiendo las clases de matematicas, con su infaltable traje negro, el se sentia realizado resolver las ecuaciones en la pizarra, aunque nadie le entendiera, con su sonrisita y anteojos gruesos, ademas que era bien picaro.

    • Armando Centeno Pineda dice:

      Claro que hubo Promoción en 1972, no creo que no la recuerdes. Dichosamente se realizó antes del terremoto con todas las pompas que exigía el Ramírez Goyena. Te lo digo con propiedad porque yo era de la Banda Musical y ese día ejecutamos un concierto especial de varias obras clásicas.
      Saludos,

    • Ervin dice:

      En 1972 si hubo Promoción mi hermana yo nos graduamos ese año un mes después llegó el terremoto. Fueron como 120 bachilleres graduados. Hubieron tres que ganaron becas.

    • Miguel Díaz Arana dice:

      Hay que aportar a estos hermosos recuerdo Goyenistas. Muchos compañeros y yo entramos en 1969 y salimos en 1973-1974. La promoción fue en el Instituto Miguel de Cervantes, en enero especificamente. En una de las fotos aparece las grúas en la construcción del Centro Cívico.

      Antes anduvimos de Herodes a Pilatos. Colegio España en Campo Bruce y terminamos en el Cervantes…..Este grupo nos estamos reuniendo dos o una vez al mes. Cualquier contacto a los celulares 8868-9398 con Aída Luz Andara o al 8879-6267 con Miguel Díaz (Ironside)…

  5. chocho dice:

    Hay Nicaragua hermosa como lloras por que no esta Somoza

  6. Roberto Moreno dice:

    Soy coetáneo de ustedes. Mis compañeros me horrorizaban diciéndome que cuando llegara a segundo año de secundaria todo sería desastroso porque el álgebra era algo sumamente difícil. Llegado el momento me tocó un profesor tartamudo y dije este es mi fin, pero a la semana ya le entendía perfectamente y resultó ser un gran profesor y en verdad, que el álgebra es lo más bello que he estudiado y fue la base de mis subsiguientes estudios, incluyendo la dialéctica (filosófica). Este año lo cursé en el Colegio Rubén Darío, aunque me bachilleré en el nocturno del Maestro Gabriel. Saludos.

  7. erwin nelson dice:

    Yo me recibí en 1973-74 porque el terremoto atrasó el calendario escolar. Época de grandes profesores en el Ramírez Goyena. En Literatura estaba Edgardo Fuentes Montoya (el pucho) y su hermano el puchito, de Geografía: Rabanito, en Historia “el pinguino”, Iniciación Artistica Chorro de Humo, En geografía: Gancho de Guayabo, Clavelito, la gran profesora de Moral y Cívica Dra. Esperanza Centeno, la Profesora Yolanda Estrada, Isolda Tiffer, el profesor Tórrez en Física, Amadeo Arróliga en Inglés, también Stephen Wilson, Ana María Samcam, etc, etc.

  8. Roger dice:

    A proposition delcomentario de Luis, nunca olvidare a mi profesora de mis primeras letras, la profesora Zenaida, creo que era solterona ya entrada en Años, que tenia su escuelita del Teatro Luz 1/2 cuadra arriba, en la 4th. Calle SO., para que nos aprendieramos la leccion del dia nos ponia dos libros en cada mano con los brazos extendidos y arrodillados sobre trigo..! Que tal..! Una verdadera tortura.! ..ja..ja…! Yo se Los cuento a mis hijos aqui en USA, y no me lo creen..! Papaaa.. y nunca esa señora cayo presa me preguntan…?.ja…ja..! No.. Hijo nunca…!! Al contrario es mi respuesta, es algo que le agradezco a esa vieja, por que estoy seguro que de algo me sirvio, junto con el castigo de mis padres cuando hacia algo malo…! Trato de explicarles que ese era el sistema en mi pais y en esos tiempos, y que hoy tanta falta les hace a muchos hoy dia..! Que gracias a ellos, tienen el padre que hoy tienen..! Sin pretender ser el padre perfecto., pero si bueno…!!

  9. Antonio Zambrana Torres dice:

    Me bachilleré en 1966 en la Promoción XII del Colegio Calasanz, Managua dedicada al Profesor Rafael Carrillo Díaz, nuestro profesor de Física en IV y V años de bachillerato, además de nuestro profesor de Trigonometría, Geometría Analítica y Cálculo en esos mismo años. No puedo menos que esbozar una sonrisa al leer los comentarios anteriores en relación a la enseñanza, no solo de matemáticas, si no de la enseñanza en general de la que gozamos en esos días. Es verdaderamente lamentable el estado de la enseñanza en general a nivel de primaria y secundaria en esta época. Nos queda la satisfacción de saber que sí es posible tener un buen nivel educativo en Nicaragua, nosotros somos una prueba de ello. Gracias a todos nuestros profesores de bachillerato !!!!

  10. Ali Velasquez A. dice:

    Que tremendo leer memorias de nuestro querido Instituto Nacional Central Ramirez Goyena. Fue la mejor epoca de mi vida como estudiante. Me pasaron mis padres del Colegio Bautista de Varones, para cursar toda mi Secundaria en mi querido Ramirez Goyena. Puse todo mi empeno, pues tenia Beca. Jugaba Baloncesto, le dimos gloria y honor como estudiantes y atletas. Nuestro Equipo, lo llevamos tambien con becas a la Universidad Centroamerica, y ahi pues hicimos tambien historia, en un moderno gimnacio, el equipo UCA seria de los mejores. Mi querido “viejo Quintana” nos llevaria tambien de paso a los grandes encuentros con los mejores colegios en deportes de entonces. Al graduarnos tambien nos fuimos con las ganas de seguir en las canchas. Y por ahi formamos uno de los mejores equipos de Centroamerica. Le llamamos CAMINOS, por promover una re-estructuracion en la antigua institucion del Departamento de Carreteras, que obtenia organizacionalmente el nombre de DIRECCION GENERAL DE CAMINOS. Asi un gran deportista y Ministro el Arq. Norman Cardoze, original de Masaya nos habria de apoyar para emplear jugadores, y hacer deportes llevando el nombre de Caminos a la cancha del Polideportivo Espana, tambien con honores. Profesionales de la Institucion se sumaron a las fiestas deportivas. Puedo recordar a mis queridos amigos y companeros de trabajo: Ing. Omar Noffal Zepeda, Ing. Roger Araica Salas y al mismo asesor del Ministro, ingeniero Victor M. Valdivia Hidalgo. Inolvidables momentos de mi vida.

  11. Francisco José Andino Carrillo, dice:

    desde Venezuela un nica, que se vino por la necesidad de darle una buena educación a los tres hijos que teníamos en 1973 después del terremoto de diciembre de 1972; estudie el bachillerato en Instituto Nacional Central Ramírez Goyena y egresé en 1960. Fueron mis padres el Prof David Andino Tercero, que aparece en la primer fotografía observando a un educando y es en un salón del Ramírez Goyena, en ese tiempo el uniforme era camisa blanca y corbata negra y mi madre era una hermana del Prof Rafael Carrillo Diaz. En aquel año 1955 para entrar ahi, era necesario aprobar un examen de selección y de los centenares que presentábamos solo aceptaban seis salones de 50 educandos, no había timbre, solo por el equipo de sonido anunciaban ” las clases se van ha iniciar, el recreo va ha terminar” no había timbre para cambiar de clases y uno tenía la facultad de salir o de entrar a los 45 min porque abrían las puertas tanto de entrada como de salida y durante los turnos de clase los pasillos estaban libres de educandos, solo estaban los inspectores y el cuerpo de limpieza. Con respecto a la enseñanza de las matemáticas en aquel tiempo, si que era una preparación descomunal, pero teníamos una primaria super descomunal con los libros de la colección G M BRUÑO, Agustin Anfosi, Marcos y Martínez. Iniciabamos con aritmética razonada ( libro editado por mi padre ) un curso de álgebra completo,en segundo año; en tercero un curso de geometría donde teníamos que aprender a demostrar todos los teoremas tanto de la plana como los del espacio, en cuarto inicio del álgebra superior, trigonometría hasta los complejos y en quinto la revisión de las matemáticas (más tarde se impartió geometría analítica y cálculo derivando e integrando ). Aclaro, lo que en España se estudiaba en siete años nosotros lo hacíamos en cinco años, por tanto para ser bachilleres en ciencias y letras, necesitábamos tener calidad de profesores, como fueron: David Andino, Rafael Carrillo, Manuel Olivares ( Olito), el astrónomo Jaime Incer, los hermanos Fuentes Montolla, Dra Rosibel Aguilar y su hermano el Dr Ricardo Agilar,Fernando Chaverría, Evenor Masís, Ramón Chow Diaz, el directo y poeta Guillermo Rostchou (algo así) y cuantos más, Juan Doña, Genaro Sánchez, etc. Los exámenes de matemáticas, física, química, cosmografía no se desarrollaban mudos, sino escribiendo todo el razonamiento y con los enunciados de los teoremas, corolarios, lemas, axiomas etc intercalando las ecuaciones como solución al caso. Presentábamos todos, aún teniendo 9,86 de promedio del año, no habían procentajes para sacar la nota de entrada al examen final y la nota total era la semisuma de la entrada con la del examen, se aprobaba con 7,51 a partir de CERO, pero solo entraban al examen final los que tenían más de CINCO. Que bueno tengan un espacio en este diario, para que comparen aquella enseñanza con la que se tiene en la actualidad, donde los educandos se han dejado controlar por la tecnología y no sean ellos los dominadores de estos aparatos. No estoy en contra de estas máquinas, pero hay que crear conciencia que nosotros somos los pensantes y no la tecnología. FELICIDADES. y hasta pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *