Advertisement

La ‘Reina del Pacífico’ quedó libre

*Tras siete años de procesos penales y sentencias, Sandra Ávila Beltrán, fue liberada en México. Se le relaciona con poderosos carteles de la mafia.

Tras siete años de procesos penales y sentencias, Sandra Ávila Beltrán, la llamada “Reina del Pacífico” fue liberada de la prisión federal de Tepic, en el estado mexicano de Nayarit.
La excarcelación tuvo lugar horas después de que una jueza federal revocó la sentencia de cinco años por lavado de dinero de Sandra Ávila Beltrán y ordenó la “inmediata liberación” de la mujer.
Una declaración de la oficina del Procurador General indicó que la jueza había dictaminado que Ávila ya había sido procesada por el mismo delito en México y Estados Unidos.
Con el dictamen se cierra un capítulo que comenzó en 2007 cuando Ávila fue arrestada en una cafetería en la Ciudad de México.
Entonces la Procuraduría General la presentó como “una pieza clave del cartel de Sinaloa”. Pero muchos cuestionaron entonces que la mujer realmente desempeñara un papel tan importante en la organización.

Tal como explica Alberto Najar, corresponsal de BBC Mundo en Ciudad de México, “sobre esta mujer se ha tejido todo un mito tras la publicación de un libro”.
“Pero tiene un pasado poco conocido, más allá de lo plasmado en corridos y en investigaciones periodísticas”.
En 2007, cuando fue detenida, los medios mexicanos destacaron su cercanía a personajes como Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, o Ismael Zambada García, El Mayo, quienes eran los principales líderes del cartel de Sinaloa.
Se dijo también que era sobrina de Miguel Ángel Félix Gallardo, uno de los mayores capos del narcotráfico en México quien sirve una sentencia de 40 años por el asesinato del agente de la DEA Enrique Camarena, en 1985.
Esta información sin embargo fue negada por la propia Ávila. En una conversación con el periodista Julio Scherer García la mujer indicó que ni ese dato ni los informes de la fortuna que se le atribuyó tras su captura, eran ciertos.
Lo que sí confirmó fueron sus vínculos con algunos de los mayores capos mexicanos. Confesó que conocía a El Chapo Guzmán, el Mayo Zambada, Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los Cielos o los hermanos Arellano Félix.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *