Advertisement

Gossip: La jarana de Daniel

Por Hamlett

  • Si hemos aprendido a reconocer a nuestro presidente de la república, debemos darle el mérito  que se ha vuelto un líder pragmático y muy sensible al tema del dinero y a la estabilidad. Veamos algunas razones que acompañan mi afirmación:
  • 1. Daniel Ortega aprovechó la rebelión de Sergio Ramírez Mercado en 1994 para hacer otro Frente Sandinista y otro programa político, cuyo eje central no sería más la revolución sandinista,  sino que la toma del poder. Así nació el orteguismo y la búsqueda de la “silla del águila” en los términos que proponía la Constitución Política que los MRS y los pescaditos le reformaron en 1995.
  • 2. Ortega pacta con el presidente Arnoldo Alemán una reforma que condujo a su derrota en 2001: 56% el PLC y 38% el Frente Sandinista. Haber bajado el techo electoral al 35% con una ventaja mínima del 5% sobre el segundo lugar no fue lo más inteligente para el orteguismo renovado.
  • 3. En 2002 aprovechó la crisis del liberalismo para hacer un nuevo pacto con Enrique Bolaños logrando así la división del liberalismo, el visto bueno de los embajadores de Estados Unidos y de un sector del capital que apostaba al “Golden Boy” Eduardo Montealegre.
  • 4. En 2006 su siembra política da resultado ganando la presidencia con el 38%, mientras el liberalismo se partía con saldos de 27% (ALN) y 26% (PLC) más el 5% de votos que nunca se contó.
  • 5. El pragmatismo de Ortega gana el “magna cum laude” en 2007, cuando se saca la “lotería” del contrato petrolero que privatiza a su favor dejando a las alcaldías (sandinistas y liberales) fuera del juego.
  • 6. Ese mismo año hace las paces con el gran capital al que conquista en el INCAE y recluta como su mejor CPC.
  • 7. Conduce la macroeconomía por los senderos del FMI mientras recluta el voto popular mediante regalías y mensajes de amor.

Otros tiempos

  • Hay muchas más evidencias del pragmatismo de Ortega así como de su recurrencia a volver a repetir los errores del pasado: Autoaislamiento internacional, abandono de la administración de la cosa pública que deposita en su esposa, enriquecimiento acelerado e ¿ilícito?, censura y aniquilamiento de la prensa crítica, mediatización y compra de la clase política, sometimiento político del Ejército y la Policía, confusión estado-orteguismo, conflictos con Estados Unidos y  los países vecinos, entrega a Rusia (que no tiene nada que ver con la extinta Unión Soviética excepto por los AKs, los MIG, los Dragonov, los BRDM), reconstrucción del eje La Habana-Managua-Caracas, entre otros más nuevos, como el papel de su familia en la dirección y los negocios del estado y de Albanisa.
  • Pero, no parece que Daniel Ortega haya avanzado en algunas de sus debilidades como el interés por una buena administración del estado. En los años 80 depositó en su vicepresidente Sergio Ramírez Mercado la dirección de campos muy sensibles de la economía. En un principio dejó la planificación del proyecto de economía mixta en manos de Henry Ruiz Hernández, el ejército en su hermano Humberto,  y la policía en Tomás Borge.
  • No hay duda que a Ortega le encanta la política exterior por la que siente un lúdico placer sobre todo cuando pretende volver a ser el jugador internacional que fue en los años 80. Y ya vemos que hace todo lo que puede para mantenerse en forma y dentro del juego. Por eso es que Maduro llegó a Managua a darse un baño de pueblo.

Los números

  • Pero hay otra razón que podría estar en el fondo –y disculpen que me haga el desentendido- de la halagadora concentración para el acosado dirigente venezolano. De 2007 a 2014, Albanisa ha importado petróleo y combustibles refinados por valor de $6,356.3 millones de dólares, de los cuales no sabemos cuánto ha pagado la empresa de capital sandinista.
  • En esos siete años, cuando el precio promedio del crudo pasó de $76 dólares a $105 dólares, el acuerdo con PDVSA era que la mitad de lo comprado sería pagado en 90 días y que de la otra mitad, el 50% sería pagado a 25 años de plazo (ahora estamos a 18 años de empezar a pagar) y el otro 25% sería destinado para obras sociales.
  • Aunque no entendemos totalmente la intríngulis del negocio petrolero que ha estado protegido por la opacidad del secretismo, una simple matemática nos dice que la deuda contraída por Albanisa a pagarse en el corto plazo es de $3,178.15 millones de dólares.

¿Otro tipo de abono?

  • Entonces, $1,589.075,000.00 dólares comenzarán a ser pagados en el año 2032 y una cifra similar a la anotada antes pasó a control del negocio sandinista. Hablamos de que las exportaciones de Nicaragua en el 2013 fueron de $2,562,9 millones de dólares y en el 2014 creció a $2,746 millones de dólares. O sea que la deuda petrolera de Albanisa suma en siete años el valor de las exportaciones de un año y dos meses en los volúmenes del año pasado.
  • ¿Cuánto habrá pagado hasta ahora a Venezuela? ¿Cómo pagarán la deuda a partir del 2032? ¿O a punta de solidaridad política y plazas llenas estarán ganando tiempo para rendir el compromiso?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *