Advertisement

Gossip: Veamos la película completa

Por Hamlett

  • ¿Sabían que las ventosas del pulpo pueden adherirse a todo menos a sí mismas: una sustancia química en la piel evita que sus brazos se adhieran entre ellos? Piense en esto cuando concluya la lectura de este artículo.
  • Los empresarios tienen razón cuando respiraron hondo en Panamá y exhalaron en Managua su satisfacción por el “comportamiento” del presidente Daniel Ortega en la Cumbre de las Américas.
  • Los empresarios –y todos los demócratas en el fondo- salieron contentos de la Cumbre por algunas de las siguientes razones: 1) No metió en vergüenza al país saboteando una reunión continental de gran trascendencia, como lo hizo en Costa Rica, con la cumbre del CELAC; 2) Entendió que esta era la cumbre de Raúl Castro y que el escándalo era de Nicolás Maduro, o sea que él debía asumir el papel de espectador; 3) Talvez entendió que está aislado y desfasado en Centroamérica y que debía hacer algo al respecto; 4) Parece que escuchó a Chano Aguerri y a todos aquellos que le han pedido usar estas cumbres para conseguir beneficios para Nicaragua.
  • Esto fue adelantado por el asesor económico presidencial Bayardo Arce Castaño quien dijo un día antes de la Cumbre, que Ortega iba por esa línea. Arce debió haber acompañado al presidente a Panamá porque entre ambos habrían abarcado más terreno. Por ejemplo, la frustrada reunión con el presidente de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, Thomas Donohue, quien le pidió una audiencia al nicaragüense.
  • Debemos reconocer que Ortega actuó esta vez como se le ha pedido, aunque hizo de las suyas como haber usado 25 minutos más de lo previsto cuando habló en el plenario presidencial. Volvió a manipular el tema de Puerto Rico incluyendo en la delegación oficial a dos miembros del partido independentista. Lo abordó en su discurso y cuando tuvo a Obama de frente en la reunión centroamericana. ¡Qué manera de desperdiciar el tiempo y las oportunidades!

Un Lazarillo

  • Luego, según lo ha contado Nicolás Maduro, acompañó como Lazarillo al venezolano cuando se le acercó y le tendió la mano al presidente de Estados Unidos. Todos entendemos el compromiso que tiene el líder sandinista con el PSUV pero Maduro no necesitaba que Ortega le ayudara a llegar hasta Obama.
  • Sin duda alguna Ortega pudo hacer más y conseguir una mayor y mejor imagen si se hubiese dedicado a gestionar reuniones con los empresarios pesos pesados que llegaron a la cumbre panameña. Por ejemplo, con el magnate mexicano Carlos Slim pudo darle seguimiento a la plática del año 2007 cuando el empresario le ofreció ayuda para construir una hidroeléctrica. Ese era el momento de ofrecerle que rescatara a Tumarín que no va a para ningún lado.
  • Una foto con Zuckerberg, el dueño de Facebook, no habría estado mal. Además que le pudo haber pedido que hiciera en Nicaragua lo que también le ofreció a Panamá: Internet gratis para el pueblo. ¿Hay más socialista y solidario que darle a los más pobres el acceso sin costo a internet?

Cosas concretas

  • Con el presidente mexicano Enrique Peña Nieto y con el guatemalteco Otto Pérez pudo haber amarrado el proyecto del gasoducto para Centroamérica y haberlo presentado a Obama en la reunión del SICA. Y no me vengan a decir que esto sí lo hizo Ortega, porque no es cierto. Reconozco que habló del tema pero más para cumplir con Chano Aguerri, al que tenía cerca de él, que haberlo convertido en un punto de su agenda.
  • También pudo, como lo hizo el presidente costarricense Luis Guillermo Solís, pedir pública y privadamente el ingreso de Nicaragua al plan del triángulo del norte y acceder a los $1,100 millones de dólares que recibirán Guatemala-Honduras-El Salvador para combatir la raíz de la migración infantil.
  • A ver, nadie le ha pedido a Ortega que no haga lo que quiera en política exterior. Lo que se le ha dicho es que debe actuar en función de los intereses del pueblo de Nicaragua y no su ideología y compromisos políticos.

Lo pendiente

  • Les menciono algunos de esos temas: 1) Mejorar las relaciones con Estados Unidos -¿de verdad lo hizo ahora cuando le amargó a Obama la cena de la cumbre por su encuentro con Rubén Berríos?-; 2) Haber amarrado el waiver –aunque sabemos que va por buen camino- y pedirle que le ayudara a terminar los últimos casos desbloqueándolos en USA; 3) Expresar en hechos concretos las afirmaciones generosas que hizo sobre Obama –el abrazo del pulpo.
  • Pero además hay otros asuntos que no le convienen a Nicaragua y debe moderar: 1) Terminar con el doble discurso de demandar el fin del injerencismo para algunos países como Venezuela, pero apoyar la invasión rusa de Osetia y Abjasia, la anexión brutal de Crimea y la guerra contra Ucrania (similar a la de la Contra de los años 80); 2) Reconocer que su discurso antiimperialista le está costando mucho sacrificio al pueblo nicaragüense porque ha ahuyentado las donaciones de los históricos de Europa y aún de Estados Unidos; 3) Aceptar que tenemos muchos desafíos como la caída de los precios de los commodities a partir de este año, la desaceleración de América Latina y otros fenómenos mundiales que volverán a pasarnos la cuenta.
  • Sí. Ortega avanzó un poco, pero no lo que debe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *