El Pasquín que nunca falla

Por Hamlett

  • Cada vez que le preguntaban a Enrique Bolaños Geyer o a Eduardo Montealegre Rivas acerca de alguna filtración de nuestro diario –que se encamina a celebrar su 16 aniversario en septiembre próximo- ellos respondían con una descalificación. Incapaces de negar el contenido de la noticia o el reportaje recurrían a regañar al periodista: “¿Y vos lees a ese pasquín?”, solían decir. Mientras muchos les hacían coro.
  • Dice el dicho que la ignorancia es atrevida, pero viniendo de personas que supone tienen un alto nivel cultural, nosotros esperábamos una respuesta de mayor altura, lo que nunca hicieron, y ahora muchos de ustedes entienden por qué.
  • Cada vez que nos llamaban el “pasquín”, reíamos y en el fondo sentíamos un gozo especial porque ellos, como otros que aún nos llaman así, no tenían la menor idea de qué estaban hablando, de a qué se estaban refiriendo. Se dejaron llevar por la definición popular, impuesta por el paso del tiempo, por las costumbres. O sea, quisieron desautorizarnos y herirnos con lo mismo que hizo que el zapatero romano Pasquino pasara a la historia: su sentido del humor, de la sátira y del momento.
  • Pasquino vive hoy en Charlie Hebdo, en Mafalda, Condorito o en las caricaturas de Róger Sánchez y tantos que agregaron la pluma, el dibujo, el trazo a la denuncia corta y punzante. En más de una ocasión he intentado ilustrar a personajes como Bolaños o Montealegre contando la historia de por qué se le llama pasquín a esa forma de expresión que sobrevive a los siglos. Todos recuerdan al zapatero, pero nadie a los gobernantes o autoridades que criticaron.
  • Déjenme recordárselos. Pasquín es “un escrito anónimo que se fija en sitio público, con expresiones satíricas contra el gobierno o contra una persona particular o corporación determinada”.
  • Hay dos versiones sobre Pasquín o Pasquino. Una dice que fue un zapatero romano célebre por “sus dichos picantes y anónimo, cuya tienda era puesto de reunión de muchos desocupados que se entretenían hablando de los demás y de temas de la actualidad”.
  • Otra versión agrega que Pasquino solo era un trabajador instalado en la calle en la que mucho tiempo después, mientras la recomponían, encontraron una estatua antigua “que colocaron en la misma plaza en que había sido hallada, delante de la que había sido su zapatería, por lo que el pueblo le dio el nombre del difunto”. Así nació la tradición de colocar en la estatua mensajes anónimos, a veces requerimientos amorosos y otras críticas ardientes.

Descubrimientos

  • Cuando soltamos la noticia de que Eduardo Montealegre Rivas se adelantó a reconocer el triunfo anticipado de Daniel Ortega Saavedra en 2001, mientras faltaban contar más de cien mil votos, a cambio del segundo lugar en esos comicios, nos acusó de mentir.
  • En 2011 lo volvió a hacer, solo que esta vez el nacatamal fue mejor “amarrado”. En 2001 lo hicieron ganador del segundo lugar en la boleta presidencial y tercero en la de diputados -¿cuándo en la historia pasó algo así?-, en la de 2006 se llevó las dos boletas. Gritó fraude y muchos le creyeron.
  • Hace una semana, el MRS soltó una “activa” –para los que no saben una típica jugada sandinista, más bien del área de inteligencia- metida en una columna de Edmundo Jarquín. El dos veces excandidato a la vicepresidencia en 1996 y 2011 –y no lo fue en 2001 porque entonces era un aliado del FSLN- acusó a Montealegre de entregar las elecciones “por un puñado de dólares”, para pagar las deudas de campaña. Trinchera lo dijo primero, hace dos años.

Nacatamalazo

  • Cuando destapamos el nacatamal de Álvaro Montealegre Rivas, en agosto 2013, su hermanito nos llamó un “pasquín”. Dos meses después la fiscalía de la república estaba armando la estafa de ocho millones de dólares. También fuero otra exclusiva nuestra.
  • Un poco más atrás en el tiempo, en 2005, reportamos el pacto de Enrique Bolaños con Daniel Ortega, cuando éste último le ofreció “el olivo de la paz”. Ambos aparecieron en cadena de radio y TV y delante de la nación firmaron un acuerdo. Bolaños de nuevo nos acusó de mentir. En 2006, el alcalde Dionisio “Nicho” Marenco dijo que éste había sido “el mejor pacto de la historia” para el sandinismo.
  • Y mucho más antes, destapamos el jugoso venado* que un presentador de televisión tramó con el ex contralor de la república. Nos llamaron mentirosos y ambos terminaron en la cárcel. En estos días se cumple un aniversario más del venadazo que estaremos reconstruyendo.
  • Hay muchas más noticias exclusivas que soltamos por las que fuimos atacados por los ex funcionarios que contaron con la ayuda de algunos medios escritos de la carretera norte.

El venado

  • No nos quejamos. Son cosas de la cotidianeidad, el costo de arriesgar y de denunciar cada día las chanchadas que se cometen en la oscura telaraña del poder.
  • Ahora mismo hemos destapado varias ollas podridas del sandinismo. No nos desmienten porque saben que son ciertas y porque su política de comunicación es no hablar de las corruptelas. Pero, el tiempo nos dará la razón.
  • Estamos expuestos a cometer errores y equivocaciones, pero hemos logrado importantes éxitos periodísticos. (*Venado, en periodismo, es la corrupción de un comunicador cuando recibe dinero a cambio de hacer propaganda encubierta al pagador).

5 comentarios sobre “El Pasquín que nunca falla

  • el 07/05/2015 a las 11:14 pm
    Permalink

    Felicidades al “Pasquín” y a Hamlett por sus atinados comentarios y trabajos periodísticos,lo que contribuye al fortalecimiento de una cultura democrática, al pensamiento crítico y a la gestión transparente del ejercicio público y privado.

    Respuesta
  • el 07/05/2015 a las 7:19 pm
    Permalink

    Y UDS. NO HACEN LO MISMO?

    Este medio, omite comentarios contra el Ex-presidario, ex-reo, ex-convicto deincuente activo quien reside en la guarida de El Chile.

    Hamlet, este ejemplo: Este medio publica un “pronunciamiento” acerca de este sujeto. Escribo mi comentario. Me lo censuran!.

    Como llamar a esta accion?. Me imagino que los lectores tienen el derecho a la libre interpretacion. Por que negarles esa opcion? Este medio se da el lujo de usurpar ese derecho a sus lectores.

    Las ideas se dabaten, no se censuran!.

    Florida, USA.

    Respuesta
  • el 07/05/2015 a las 3:44 pm
    Permalink

    Una vez mas Hamllet es brillante, claro y logico. Saludes y adelante

    Respuesta
  • el 07/05/2015 a las 8:03 am
    Permalink

    Como se dice popularmente “La esencia no viene en barriles” y eso ha sido y sigue siendo Trinchera de la Noticia desde su aparición. Un verdadero látigo para los mafiosos de la política. Al punto que ya se ha vuelto el medio más creible cuando destapa los chanchullos y toda la podredumbre de la politica actual. Mis felicitaciones a Hamlett por sus brillantes escritos llenos de anécdotas históricas, que nadie puede desmentir. Trinchera es actualmente el medio más veráz, el cual seguirá siendo la basurita en el ojo de los mentirosos.

    Respuesta
    • el 07/05/2015 a las 9:45 am
      Permalink

      Estoy de acuerdo con su comentario, cuando comenze a leer este diario tenia mis dudas pero me fui convenciendo con la calidad y profesionalismo de sus periodistas, y algo que me convencio mas fue la total ausencia de sensacionalismo en noticias que otros periodicos publican con tintes rojos, ademas el manejo del idioma escrito con la ausencia total de errores ortograficos habla muy bien de sus redactores. Sigan asi.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *