Advertisement

Teatrista nicaragüense triunfa en China Taiwán

*Jaime Zúñiga estrena con éxito la obra de teatro Venus in fur

Taipei, 15 may (EFE).- El nicaragüense Jaime Zúñiga, que se mueve por los escenarios asiáticos desde 2011, estrenó en la capital taiwanesa “Venus in fur” (“La venus de las pieles”), del dramaturgo norteamericano David Ives.

El primer pase de la obra, en el teatro principal de la Universidad Nacional de las Artes de Taipei, registró un gran éxito de público, con lleno total, la presencia de embajadores y representantes diplomáticos y largos aplausos tras caer el telón.

En el equipo de producción participan “profesionales de las industrias creativas de ocho países, entre ellos Jennifer Sevillanos y Astrid López, de Guatemala, Aldo Li, de Perú, Yasmin Tlatilpa, de México, y José Ariel Canales, de Nicaragua”, explicó a Efe el propio Zúñiga.

La gran cantidad de talento llegada a Taiwán con miles de becarios latinoamericanos está conformando un diálogo profesional y cultural inédito entre la isla y sus países de origen, añadió.

“Con este proyecto nos gustaría expandir las colaboraciones en el mundo artístico más allá de lo folclórico y lo tradicional…Con una obra de teatro contemporánea podemos contar historias que son relevantes para ambos pueblos al tiempo que podemos reconocer elementos de ambas culturas en los mismos personajes”, señaló el director nicaragüense.

Zúñiga ve “el arte como un puente, pero uno que se construye con ladrillos de diferentes colores y texturas culturales”.

“La venus de las pieles”, estrenada en el Broadway neoyorquino en 2011 e inspirada en la novela homónima de Leopold von Sacher-Masoch, que dio lugar al término “masoquismo”, presenta la cara oscura del amor y para Zúñiga “no carece de crítica social” ni de la eterna lucha de sexos.

“Taiwán no es consciente de lo machista que es la comunidad de las artes escénicas y esta obra presenta como contrapeso un personaje femenino que humilla a los hombres que buscan dominar a las mujeres: un tema poco usual, pero fascinante”, agregó el nicaragüense.

Zúñiga, mientras trabajaba con una empresa internacional, inició su andadura por los teatros asiáticos con su adaptación de la obra de Oscar Wilde, “La importancia de llamarse Ernesto”, en la Ciudad de Ho Chi Minh (Vietnam) en 2011, y luego con “El Principito” de Antoine de Saint-Exupéry, en 2012.

Esta obra de David Ives le atrajo por su ambigüedad, desenfado y desafío a la mentalidad dominante en muchos lugares. “En esta obra nadamos en un mar de ambigüedades”, apunta el director teatral nicaragüense.

En 2013 se trasladó a Bangkok y fundó la compañía de teatro en inglés “Peel the Limelight” (“Pelar las candilejas”), y poco después se asentó en Taiwán con una beca para estudiar una maestría en Gestión Artística en la Universidad Nacional Artística de Taipei.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *