Hablar en idiomas diferentes

  • Comentario para el fin de semana

Víctor Ayala G*./vayala@gmail.com

Hace un par de años tuve un pegón para entender una conversación en inglés por la forma en que hablan en ciertas regiones de Estados Unidos, ya que cada lugar tiene sus particularidades. Por ejemplo, en el sur se habla un poco ranchero, en el centro norte un poco al estilo inglés antiguo y más pausado, a diferencia del newyorkino o californiano que es el más conocido por el cine y la televisión.

Sin embargo y pensando siempre en el futuro, no tuve contratiempo y saqué el Traductor de Google con Android y puse que la persona le hablara al teléfono en inglés e inmediatamente lo tradujo al español. Yo le hablaba en español y traducía al inglés.

Para mí, en ese instante se terminaron los problemas y pensé inmediatamente en que ya estamos preparados para el día en que no tendremos barreras idiomáticas.

Google Translate o Traductor de Google, es una aplicación gratuita basada en datos estadísticos para traducir un texto, documentos y páginas web a otras lenguas. Google introdujo su propio software de traducción en 2007, antes Google utilizaba el traductor Systran, que es utilizado por otros servicios de traducción, tales como Babel Fish, AOL y Yahoo.

Incluso, hoy en día no necesitan ni siquiera estar conectados a Internet para usarlo. Basta con bajar la aplicación e idiomas necesarios completas y ¡listo!

El 26 de mayo de 2011, Google anunció que la API de Google Translate para la ingeniería de software dejaría de funcionar el 1 de diciembre de 2011, debido a «la varga económica causada por el abuso externo». Esto fue por su uso incontrolado en páginas externas, y su «apagado» hizo que le llovieran las críticas a Google, poniendo en duda la viabilidad de sus API usadas en sus productos.

Como respuesta, Google dijo que a partir del 3 de junio de 2011 la API estaría disponible como servicio de pago. Sin embargo la aplicación continúa siendo gratuita.

Lo único que deben tener cuidado es que no se aplican reglas gramaticales, ya que sus algoritmos se basan en el análisis estadístico más que en el análisis tradicional basado en reglas.

Pero este año y en la vísperas de su conferencia para desarrolladores, Google I/O 2015, ha lanzado un reto global para animar el público a traducir palabras y frases en su traductor digital. La idea es ayudar a Google a mejorar su propio traductor para que, al final, todos los usuarios se beneficien.

Google se ha impuesto la meta de conseguir cinco millones de colaboraciones hasta el 5 de junio 2015, tanto de los propios participantes en Google I/O como del público en general. Para contribuir, los usuarios deben visitar el sitio Web de Google Translate y escoger los idiomas en los cuales pueden contribuir.

Pero pienso que esto es nada más el inicio de un futuro cada vez más claro. Con equipos inteligentes en nuestras manos esta posibilidad nos acerca cada vez en el mundo, y no está lejos el día en el que llegaremos a tener un chip empotrado en nuestro cuerpo capaz de hacer las traducciones y entenderlas correctamente. Ya se está trabajando al respecto.

Pero por ahora, con un buen teléfono inteligente que tenga la posibilidad de recibir mensajes y traducirlos, leer rótulos de carretera o textos completos, la posibilidad nos ha acercado a la realidad de ese día que añorábamos tener a nuestro traductor al lado.

ABC España recién publicó sobre que está cerca el fin a los problemas con el idioma: “la traducción simultánea, más cerca que nunca”, dijeron en su momento. Y lo creo.

Microsoft y Google ya están trabajando en programas que interpretan y convierten las conversaciones en décimas de segundo.

El futuro software permitirá la traducción simultánea de las conversaciones que se mantengan. El proceso promete imitar a los intérpretes «humanos». Consistirá en convertir al idioma seleccionado el mensaje del emisor en apenas unos segundos. Así el receptor escucharía (con una voz sintética y en su lengua natal) a su interlocutor y podría responder sin preocuparse por no hablar bien el idioma.

Gracias a esta aplicación de Google, pude comunicarme sin ninguna barrera idiomática y en tiempo real. Pruébenlo, está interesante.

*Economista y Periodista TIC.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *