Advertisement

Gossip: La paz: es integral o no habrá

 

Por Hamlett

  • De repente el vecindario está alborotado. Muy grave lo que ocurre con nuestros vecinos de Guatemala, Honduras y Panamá, en donde hay inestabilidad política con miles de personas en las calles pidiendo la caída de gobiernos enteros y el enjuiciamiento de los corruptos.
  • En Costa Rica, la popularidad del presidente Luis Guillermo Solís está en el suelo,  mientras que el presidente salvadoreño Sánchez Cerén tiene problemas con la Corte Suprema de Justicia y con una economía postrada.
  • Este tema prometo analizarlo esta semana porque hay muchas cosas ocurriendo y de repente, de los cinco volcanes centroamericanos hay dos ardiendo y dos en proceso de “calentamiento” acelerado. Y esto nos compete,  no sólo por aquello de que “si ves arder las barbas de tu vecino, pon las tuyas a remojar”, sino porque la paz sigue siendo un objetivo a consolidar.
  • Asistí a la reunión de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua, Amcham, con la comandancia del Ejército de Nicaragua en la que el comandante en jefe, general Julio C. Avilés Castillo, dijo que en el país gozamos de paz y seguridad.
  • Agregó que vivimos “un buen momento” porque tenemos esos dos factores “para trabajar y producir” lo que es motivo de admiración entre, al menos tres países vecinos, los del triángulo del norte.
  • El general Avilés reforzó más diciendo que en Nicaragua no hay carteles de la droga, ni hay maras que causen la inseguridad social que atormenta a otros. Expresó que debemos asegurarnos que “esos niveles de seguridad mejoren”.
  • Antes del mensaje central habló el presidente de Amcham, Roberto Sansón Caldera, quien mencionó otros ejes necesarios para la preservación del ambiente deseado: consenso y diálogo, seguridad jurídica (sobre todo en la propiedad), transparencia y paz.

Buena ruta

  • El diálogo entre los empresarios y el ejército, como con la Policía Nacional, es sumamente importante porque ayuda a resolver los problemas y crea el ambiente necesario para apoyar el desarrollo económico. Las puertas de la Corte Suprema de Justicia y de la Asamblea Nacional están abiertas a la iniciativa privada no así otras, una de ellas, la más importante.
  • Las del Poder Electoral están congeladas, no hay comunicación entre este ente y los empresarios. Hace algunos años, el COSEP hizo una campaña de medios pidiendo cambios de magistrados y, en general, un CSE transparente y confiable. No pasó nada. Hubo una elección que pudo ser la oportunidad del régimen de Daniel Ortega para responder positivamente a la demanda, pero no ocurrió.
  • Ahora, sabemos que Ortega tiene una buena comunicación con los miembros del llamado Gran Capital y que no siempre responde a las demandas del COSEP –como el caso de la Aduana que chorrea corrupción, la burocracia de papeles de Migración, y  de  Aduanas, el despojo de tierras a extranjeros. Sin embargo, da la impresión de que hay una creciente decepción en el grupo de millonarios que forman el club que llamamos “gran capital”. El dinero no lo arregla todo, se necesita el uso del poder para solventar problemas que escapan al alcance de los empresarios, en lo que un mandatario puede y debe intervenir para ayudar.

El futuro y la duda

  • Esto ha ocurrido en todos los gobiernos. El inversionista extranjero antes de soltar su plata quiere hablar con las autoridades para que les den garantías y si es con el presidente de la república, mejor. A veces hará falta una llamada telefónica del mandatario para que Aduanas suelte una carga retenida o para que aparezca el delincuente que la robó (como le ocurrió a Comtech hace algunos años), para gestionar con un colega centroamericano algún problema puntual. En fin, cosas que no vemos, pero que siempre están allí.
  • Las reiteradas y cada día más prolongadas ausencias del presidente Ortega hacen que se tengan dudas sobre el futuro. Si él no aparece para ayudar en una gestión, para abrir puertas (o cerrarlas) o para sentir que hay gobierno, entonces, la duda se abrirá camino.
  • ¿Cómo creen que se encuentran los empresarios ante la duda sobre el futuro y la posibilidad de que una organización radical, llámese MRS o con otro nombre, llegara a tomar el poder? ¿Qué harían los banqueros si Enrique Sáenz llegara a ser presidente del Banco Central? ¿Temerían a las políticas anti financieras anunciadas por este tantas veces en el plenario de la Asamblea Nacional?
  • A lo mejor es puro bluf, y una vez llegados al gobierno les pasa las de Ortega: se vuelven neoliberales con discursos populistas. Pero, ¿alguien quiere experimentarlo? ¿qué empresario prefiere jugárselas?

Un tema volátil

  • De allí que el tema de la paz y la seguridad, sobre todo como el entorno necesario para progresar al país, es algo más que un simple juego de palabras o de propósitos que son como hojas secas en un huracán. La marcha del sábado en Juigalpa es un mensaje al gobierno sandinista que no puede ignorar.
  • No se trata de una medición de fuerzas y que dentro de un mes, Ortega les responda con 300 mil personas en la plaza La Fe. Todos sabemos que son buenos a llenar plazas. Hablamos de 17,000 propietarios que no quieren ser aplastados por el canal. ¿Podría eso escalar a jornadas mucho más fuertes a nivel nacional? Es posible y el tiempo responderá la pregunta.
  • El punto es que la paz es frágil y la seguridad se pierde cuando hay personas dispuestas a defender lo suyo ante quien sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *