Revuelo en Roma por la filtración de encíclica papal

*Un semanario italiano accedió al borrador y publicó el texto que se difundirá mañana

Por Elisabetta Piqué
LA NACION

Roma. Gran revuelo provocó la filtración de un borrador de la encíclica “verde” de Francisco, que será presentada con bombos y platillos mañana en el Vaticano por un panel de expertos de gran prestigio.

Si bien anteayer Federico Lombardi, vocero de la Santa Sede, poco después de la filtración en el sitio del semanario L’Espresso, advirtió que no se trataba del “texto final” y destacó que seguía vigente el embargo -que expirará mañana al mediodía romano-, la gran mayoría de los diarios italianos y demás países no lo respetaron y publicaron grandes extractos de la versión.

Ante el dilema de dar o no la información, varios otros medios optaron por seguir la invitación de Lombardi de “respetar la corrección periodística que requiere esperar la publicación oficial del texto final”.

Por todo esto, ayer la sala de prensa del Vaticano de la Via della Conciliazione estaba al rojo vivo.

Nunca antes se habían visto discusiones de tonos tan elevados entre los periodistas acreditados, algunos de los cuales casi se enfrentaron en una pelea. Unos reclamaban que se les quitara la acreditación a los medios que habían roto el embargo.

Otros, que habían dado la información, se justificaban con el argumento de que el borrador había sido filtrado por una fuente anónima al veterano vaticanista de L’Espresso Sandro Magister y, siendo así, no debía respetarse embargo alguno. Para lograr ser acreditado en forma permanente por el Vaticano, al margen de algunos trámites burocráticos, un periodista debe comprometerse por escrito a respetar todas las normas éticas relativas al embargo.

Magister, que tiene desde hace décadas acreditación permanente ante el Vaticano, conocía esa regla. No por nada ayer Lombardi anunció en una carta que, debido a la total violación del embargo, le había quitado por tiempo indeterminado la acreditación a Magister.

La filtración del borrador fue considerada por la gran mayoría de los analistas un ataque a Francisco y un virtual sabotaje al lanzamiento de su esperada encíclica sobre el medio ambiente. Sobre todo porque el autor de la filtración fue el ya mencionado Magister, vocero de sectores conservadores de la curia romana y, desde el principio de su pontificado, crítico del pontífice argentino en su blog.

Como se anticipó, la encíclica “verde” del Papa generó inmensa expectativa, sobre todo en los Estados Unidos, debido a los intereses que tienen en juego industrias vinculadas con el petróleo, que temen la influencia de Francisco, hoy una respetada autoridad moral.

Se descuenta, de hecho, que la encíclica, llamada Laudato si (Alabado seas), llamará a tomar acciones concretas para frenar el peligroso calentamiento global que sufre el planeta debido a su irresponsable explotación y cuyos efectos padecen mayoritariamente los más pobres.

PRIMERA VEZ

Como el propio Papa explicó en enero pasado, el documento pretende influenciar la cumbre sobre cambio climático que tendrá lugar en París en diciembre próximo y en la que grupos ambientalistas y las Naciones Unidas esperan que se llegue a un acuerdo no querido por los grandes poderes industriales.

Si bien los últimos años de pontificado de Benedicto XVI, papa emérito (2005-febrero de 2013), habían sido sacudidos por la filtración de documentos reservados -el “VatiLeaks”-, es la primera vez que se filtra el borrador de un documento tan importante como una encíclica.

En otro fiel reflejo del revuelo que creó la filtración del texto tres días antes de su difusión, Giovanni Maria Vian, director de L’Osservatore Romano, el diario del Vaticano, llamó por teléfono anteayer a los responsables máximos de los principales diarios italianos para tratar de convencerlos de no publicar extractos del borrador. Pero su intento fue en vano.

Visto el revuelo, el Vaticano está intentando identificar a la fuente de la filtración. De ser hallado, el culpable podría ser juzgado por este delito por un tribunal del Vaticano, corriendo el riesgo de ser condenado a dos años de prisión y a multas de 5000 euros.

EL PAPA PIDE QUE NO LO CRITIQUEN POR “COMUNISTA”

El papa Francisco aseguró ayer que es “injusto” acusar a los sacerdotes y obispos de “comunistas cuando hablan de los pobres”, una suerte de advertencia ante las reacciones que probablemente suscitará su encíclica sobre el medio ambiente entre los grupos conservadores, especialmente en Estados Unidos.

“Muchas veces se oye decir: «Este sacerdote habla demasiado de pobreza, este obispo habla de pobreza, este cristiano, esta monja, hablan de pobreza… Son un poco comunistas, ¿no?». Al contrario, la pobreza es el eje del Evangelio”, dijo el Papa durante la misa matutina celebrada en su residencia Santa Marta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *