La declaración de Larios

  • Deja al descubierto una red de mentiras polícas

Declaración de Roberto Larios Meléndez ante el desestimiento de la querella que por injurias y calumnias se introdujo en su contra.

Managua, viernes 19 de Junio de 2015

  1. Me he presentado   a la APN porque el Lic. Efraín Payán me ha invitado para que le acompañe en este anuncio del desistimiento de la querella. Ahora que ha hecho el anuncio, quiero reiterar lo que dije el Viernes 22 de Mayo y el Martes 26 del mismo mes en una publicación escrita: Jamás he injuriado y mucho menos calumniado a ningún periodista, medio de comunicación o asociación de periodistas.

Soy y siempre he sido un periodista gremialista; soy miembro de la Unión de Periodistas de Nicaragua desde el año 1985, soy fundador de la Asociación de Periodistas Parlamentarios y del Sindicato de Periodistas de Nicaragua, he sido directivo de todas estas organizaciones. Desde m posición de Vocero del Poder Judicial h apoyado y apoyo a cientos de periodistas, muchos de ellos de la APN, sin preguntarles jamás con qué partido político simpatizan. Pueden preguntárselo a don Gustavo Bermúdez, jefe de prensa de Radio Corporación a quien también apoyé desinteresadamente cuando ejerció la presidencia de la APN.

Jamás he sido ni seré enemigo de la APN. Cuando califiqué de “tristemente célebre” y “patrocinada” por el diario La Prensa y la familia Chamorro a esta organización, no hice más que dar a conocer una posición crítica desde el punto de vista gremial.

La APN nació en el seno del diario La Prensa. Su primera directiva estaba integrada por periodistas de este diario y fue juramentada por el director de La Prensa de entonces don Pabo Antonio Cuadra, que en paz descanse. Aquí les muestro las publicaciones del propio diario al respecto.

Después, cuando doña Violeta de Chamorro asumió la Presidencia, igual la APN estuvo conducida y manipulada políticamente por ese periódico, como pueden verlo en estas copas de algunas publicaciones de entonces.

Cuando yo hago el señalamiento, estoy haciendo una crítica de carácter gremial, llamando a la reflexión a esta organización amiga para que abandone esa política de amancebamiento y transite hacia su verdadera independencia. ¿Cuántos periodistas han sido despedidos en La Prensa en los últimos años? ¿10,20,30?- ¿Cuándo se ha escuchado la voz de los directivos de la APN denunciando esto?, todos sabemos que en La Prensa no existe libertad de organización y que si un empleado, de producción, de redacción o de mercadeo, intenta organizar un sindicato, es inmediatamente despedido.

En cuanto a la querella que se introdujo en mi contra, debo decir que lo primero que hice para enfrentarla fue despojarme de mi condición de funcionario del Poder Judicial; aquí el diario La Prensa estuvo especulando como que el Poder Judicial quería protegerme. Perfectamente pude haber buscado cualquier excusa abogadil para evadir la querella, pero no lo hice. Soy lo suficientemente abogado y lo suficientemente valiente para asumirla estrictamente a título personal, sin comprometer a la institución a la que se sirvo desde hace 20 años.

Por otra lado, cualquier estudiante de tercer año de Derecho que hubiese leído los documentos de la querella, se habría dado cuenta que es no hubiera soportado el mínimo examen de rigor académico. La injuria y la calumnia son delitos de acción privada, no de orden público; cualquier abogado sabe que no se puede injuriar ni calumniar a una persona jurídica, pues el tipo penal de los artículos 202 y 203 del Código Penal señala claramente que sólo las personas naturales puede realizar estas acciones, ya que las personas jurídicas no tienen ni honor ni dignidad.

El despliegue que la derecha mediática oficialista ha hecho de esta querella, no hizo sino demostrar la infinita falta de calidad periodística de este sector de la prensa nicaragüense, que ni siquiera se tomó la molestia de examinar los documentos de la querella, de ver si existía un poder para querellar como exige la ley, o si se había cumplido con loe estatutos de la APN, o al menos leer lo que dice sobre la injuria y la calumnia el Código Penal. De todos los medios que abordaron este tema, únicamente Trinchera de la Noticia examinó científicamente el contenido de la querella.

¿Por qué los demás no lo hicieron? Porque el único objetivo de este circo mediático era político: desprestigiar al Poder Judicial y a su vocero. Me pregunto cuántos buenos abogados se habrán reído de tanta ignorancia puesta de manifiesto en estas publicaciones, en un diario que por antiguo se dice serio y que cada año se premia a si mismo como la “excelencia” del periodismo.

  1. Finalmente, quiero recordar que el origen de todo esto fue la crítica y denuncia de un tipo de práctica antiética del periodismo, que no es nueva sino que viene de antaño, cual es la de acompañar y defender a los políticos o personajes en los medios de comunicación a cambio de dádivas o dinero. Y esta crítica la sostengo hoy. Milton Arcia no es el primero ni el último político que compra periodistas. Y puedo demostrarlo con un botón de muestra, como este copia de un ejemplar de Trinchera de la Noticia del 3 de marzo de 2005—dos días después del Día Nacional del Periodista—donde se denuncia al entonces ministro de l gobierno de Enrique Bolaños, Pedro Solórzano, por aparecer entregando dinero a un directivo actual de APN, que es el mismo cuya foto se publicó en La Prensa el sábado 23 de Mayo escoltando a Milton Arcia a la salida del complejo judicial, foto con la que acompañé mi artículo del 26 de Mayo.

Por hacer uso de mi derecho a la libertad de expresión y promover la práctica de un periodismo más honesto, fui sometido a una intensa campaña de ataques y descalificaciones personales, donde la ofensa ruin y vulgar sustituyó a los argumentos y a las ideas. La derecha mediática oficialista quedó así expuesta a lo que es en realidad: soberbia, incapaz de autocriticarse y creedora de que es dueña de la libertad absoluta.

Ahora que se está retirando esta querella, quiero reiterar a los miembros de la Asociación de Periodistas de Nicaragua, mi amistad y mi solidaridad.

 

Un comentario sobre “La declaración de Larios

  • el 22/06/2015 a las 12:55 pm
    Permalink

    La apariencia es lo primero, y digo esto ya que el Sr. Larios se quiere llenar la boca y querer enredar con argumentos absurdos su defensa en contra de las acusaciones que la APN hizo en su contra por injurias y calumnias, y dice el Sr. Larios que solo las personas naturales pueden ser injuriadas y calumniadas y no las personas juridicas, eso quiere decir que los nicaraguenses podemos libremente decir que el poder ejecutivo de la nacion es una porqueria, y es delincuente, ladron y asesino, sin ninguna consecuencia? Se puede decir que la CSJ es corrupta, vendida y servil al actual dictador del Carmen? que la asamblea nacional es una chanchera? que el CSE se puede definir como Consejo Sandinista Electoral? ya quisiera ver como actua la “justicia” Sandinista ante dichos ataques para muestra un boton, el como vocero del poder judicial es intransigente, lleno de soberbia y prepotencia al arrogarse el derecho de tildar de oficialistas al periodismo que no comulga con la actual dictadura, yo le pregunto y como se le podria llamar a los arrastrados que trabajan para dicho regimen? independientes? objetivos? honestos?. En cuanto a su apariencia su cara es la de un perro defensor del regimen corrupto de su amo Ortega. Quien se ha creido para descalificar a los que usando el poco espacio que todavia queda en la libertad de prensa critican a las instituciones del estado? habla de vendidos y los que le trabajan al regimen que son? regalados?

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *