Advertisement

Gossip: Las preguntas de McClatchy

*La revelación de entrada es que el gobierno y el chino Wang Jing nos han estado mintiendo desde el principio.

 

Por Hamlett

  • Toda una sensación ha sido el primer artículo sobre el canal interoceánico que bajo la firma del conocido periodista estadunidense Tim Johnson ha distribuido un holding dueño de medios en Estados Unidos, McClatchy.
  • De Johnson hay un gran reconocimiento profesional, pero de McClatchy pocos saben de qué se trata. Por eso le pedí a un amigo más referencias del grupo mediático y me respondió : “No es una fuente de noticias eminente. Tan es así que pocos hablaban de McClatchy cuando sólo eran los dueños del diario californiano Sacramento Bee y de otros más pequeños, principalmente de ciudades como Modesto, en California”.
  • Agrega que “McClatchy entró en las grandes ligas de los periódicos de Estados Unidos cuando compró los diarios de la cadena Knight-Ridder (que incluye el Miami Herald). Se convirtió además en el “holding” de varios periódicos. Pero con el pasar del tiempo han vendido la mayoría de los más importantes y las acciones de McClatchy han perdido más del 90% de su valor en la bolsa por la inviabilidad de su estrategia de negocios”.
  • Lo que queda claro entonces es que, aparte de la firma de Johnson, McClatchy es una empresa productora de contenidos muy influyentes.
  • Aunque no podamos probar de que se trata de un artículo de interés específico, sorprende la campaña alegre y de re-divulgación del artículo que está haciendo el gobierno sandinista. Los autores se encargan de explicar que: “Esta historia de McClatchy y otras sobre el proyecto del canal en Nicaragua fue posible en parte por una subvención del Pulitzer Center for International Reporting”.

Cubierto por sus costados

  • Para que sea creíble, según la biblia del periodismo norteamericano, el periodista debe contar con más de una, probablemente cuatro o cinco, fuentes noticiosas. Pero, hoy en día todos sabemos que el contraste y abundancia de fuentes de información en un reportaje o noticia no necesariamente es sinónimo de objetividad y profesionalismo.
  • En muchísimos casos, esto es un requisito indispensable para sembrar el spin del artículo o su enfoque. Es decir, ¿qué quiere el autor que el lector concluya al final de la lectura? Desde el título del primer artículo uno se sorprende y reacciona con cautela: “¿Transformar el comercio global? El poder de China impulsa el plan del canal de Nicaragua”.
  • De estos ejercicios, análisis de texto y descobijamiento del mensaje, hacíamos mucho en los años 80 y luego se convirtió en materia de estudio para los estudiantes de la carrera de periodismo.

El destape

  • Volviendo al centro de la diana, y dejándonos llevar por el encanto del artículo, Johnson nos deja muchas preguntas intrigantes, afirmaciones cargadas de dudas y sobre todo temas a descubrir.
  • La revelación de entrada es que el gobierno y el chino Wang Jing nos han estado mintiendo desde el principio. Todo el tiempo, el proyecto del canal ha sido entre China Comunista y el gobierno sandinista. Se confirma lo que todos decían: Wang Jing es un agente, un testaferro, la “cara” pero no es el dueño.
  • Así lo cuenta Johnson: “El cantante de ópera fue Laureano Ortega, uno de los hijos del presidente nicaragüense Daniel Ortega, ex comandante guerrillero en cuyo más reciente mandato se han visto mezclados los eslóganes populistas y antiimperialistas con políticas a favor de los negocios.
  • “Ortega hijo, quien estudió en el Conservatorio Giuseppe Verdi de Milán, gusta de cantar papeles en óperas de Puccini y Verdi. Pero él cantó una canción diferente en ese viaje a Beijing. Él fue allí como asesor de ProNicaragua, una agencia oficial de promoción de inversiones.

El titiritero

  • “Él habló sobre la posibilidad del canal, y ellos se mostraron muy interesados”, dijo Manuel Coronel Kautz, jefe de la Autoridad del Canal de Nicaragua. Funcionarios chinos enviaron a Laureano Ortega a ver al ministro de Infraestructura y a autoridades del Banco de China, donde le dijeron que magnates del sector privado aceptarían la iniciativa.
  • “Ellos entregaron una lista a Laureano Ortega. En la lista estaba el nombre de Wang Jing, multimillonario magnate de las telecomunicaciones con poderosos contactos en el Partido Comunista de China y supuestos lazos con el Ejército Popular de Liberación. Se acordó un encuentro entre ellos”.
  • Dicho por Coronel Kautz, nada más y nada menos que el presidente de la comisión del canal, cuya lengua le ha causado muchos problemas –lo que dijo de una embajadora, lo que dijo de un gobierno amigo, en ambos casos le costó retracciones y regaños públicos de la primera dama.

Veremos el efecto

  • Y la conclusión del periodista es contundente: “El gobierno de China afirma que ellos no tienen nada que ver con el proyecto, y técnicamente eso es correcto. Pero algunas de las mayores empresas propiedad del gobierno chino están participando como contratistas, y ellas están subordinadas al Partido Comunista de China”.
  • El artículo de McClatchy no está hecho para el público nicaragüense, sino que el internacional. Seguramente tendrá más lectores en el original de lengua inglesa que el traducido al español. No hay duda de que el impacto será fuerte y dependiendo de cómo reaccione Daniel Ortega, y ahora está claro que el gobierno de China Comunista, podrán o montarse sobre la ola positiva de su contenido o perder un round importante en la opinión pública mundial.

2 Comentarios sobre: Gossip: Las preguntas de McClatchy

  1. carlos dice:

    se descubrió el agua helada! todos y cada uno de los nicas sabíamos que en el fondo el que estaba detrás de esta mega obra es el gobierno de china comunista y precisamente por esa misma razón es que tengo la certeza de que el canal se va a realizar dada la relevancia geopolitica que un canal representa a nivel mundial, sobre todo si este se encuentra en el llamado “patio trasero de los gringos”

    • El gringo dice:

      Este expira y transpira sangre y oscuridad. Como pensante de geopolitica da verguenza. Perdonad a éste inverbe pueril simple hablante de que habrá canal, pero se le olvido decir de mas corrupción oficial y empresarial colulida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *