Vientos afectan a 30 viviendas

  • Daños a más de 171 personas

Redacción Central/Trinchera de la Noticia

El jefe de la Defensa Civil, coronel Rogelio Flores, confirmó este miércoles que 30 viviendas han resultado afectadas por los fuertes vientos que han azotado en los últimos días el territorio nicaragüense.

En declaraciones a Radio La Primerísima, detalló que desde el 29 de junio hasta la fecha se han reportado 16 casas con techos colapsados y 14 con daños parciales, en los departamentos de Managua, León, Carazo, Chinandega  y Jinotega.

Flores precisó que estas afectaciones se concentran específicamente en los municipios de Managua, San Rafael del Sur, casco urbano de León y Chinandega, Nagarote, Larreynaga, Malpaisillo, Diriamba y San Rafael del Norte,

El jefe de la Defensa Civil indicó que en estas zonas se han reportado fuertes vientos de entre 10 a 35 kilómetros por hora, con rachas de hasta 45 kilómetros, que han derrumbado árboles y postes del tendido eléctrico en 16 comunidades de esos municipios.

Indicó que también reportan 33 familias afectadas, equivalente a 171 personas, que han resultado con daños en sus techos y en la infraestructura de sus viviendas.

Dijo que la Defensa Civil está atendiendo a las familias afectadas y que mantienen el monitoreo desde el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) en coordinación con las autoridades municipales, líderes comunitarios y los secretarios políticos del FSLN.

Flores expresó que hasta el momento la situación no ha obligado a evacuar a personas en situación de vulnerabilidad, pero se está atendiendo las afectaciones de manera directa con las autoridades correspondientes.

Asimismo, recomendó a la población alejarse de árboles y postes del tendido eléctrico. También pidió a los pescadores que utilizan embarcaciones pequeñas que eviten la faena y si van a salir a alta mar que se comunique con la Fuerza Naval de su zona, para conocer la situación de los vientos y evitar hechos que lamentar.

Gobierno desconcertado con el clima

La vocería presidencial admitió, por segunda vez en un mes, su desconcierto por los repentinos cambios en el clima y los daños que estos causan al país, sobre todo en el campo.

A finales del pasado mes de mayo, Rosario Murillo, la directora de comunicación de la presidencia, dijo que era “difícil” pronosticar el tiempo debido a que el pronóstico de que el invierno se establecería el pasado 20 de mayo no se cumplió. Al contrario, Nicaragua está sometida a una sequía.

Este miércoles, Murillo afirmó que el gobierno Sandinista se prepara para enfrentar “las difíciles condiciones que puedan presentarse en el país como consecuencia de la incertidumbre climática”.

“Los pronósticos son inciertos y son difíciles. Podemos vivir este año un invierno que tan pronto puede ser un poco mejor (y) puede ser también un poco más difícil, como el año pasado”, explicó Murillo.

“Nuestra obligación es hacer planes, estar listos, estar preparados con servicios de agua en los lugares donde se nos impone la dificultad del abastecimiento del agua potable; estar preparados también para estar pendientes de los campesinos, productores, sus cultivos; estar preparados en todo el sentido de la palabra, en eso estamos”, subrayó en su habitual tono de calma.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *