Treinta y seis años de dictadura “de unos pocos ladrones”

  • El socialismo del siglo XXI es el capitalismo de unos pocos ladrones…, Cardenal Rodríguez Maradiaga

Editorial de El Diario de Hoy/El Salvador-21 de julio

Los nicaragüenses cayeron de la sartén a las brasas, como la mayoría está comprendiéndolo en estas fechas en que se llega a treinta y seis años de “revolución” sandinista.

Nicaragua sigue muy pobre después de alcanzar, en los años 60 y 70, altas tasas de crecimiento económico, entendiendo que el mejor negocio para un gobierno y para una nación es el desarrollo.

Al tomar los sandinistas el poder en aquel entonces, el país cayó en picada, alcanzando un primer puesto en el mundo en inflación monetaria: antes el córdoba estaba a seis y tantos por dólar; con los sandinistas, en cuestión de dos o tres años llegó a doscientos millones por dólar, lo que de inmediato anuló los ahorros de todos los nicaragüenses.

A ello se sumó la piñata roja: los jerarcas comunistas pasaron de ser sujetos sin mayor oficio, a convertirse en multimillonarios. El propio hermano de Ortega, Humberto, que fungió durante unos años como ministro de Defensa y jefe del ejército, se mudó a Costa Rica, donde además de ser uno de los más opulentos personajes del país, se exhibe en automóviles deportivos de gran lujo, lo que viene a ser como una especie de “síndrome del Ferrari” que a más de un político depravado le afectó el cerebro.

Lo que iba a suceder en Nicaragua lo anticipó Juan Pablo II, que públicamente amonestó al cura Ernesto Cardenal por sus vínculos con la banda sandinista. Cardenal es ahora uno de los principales críticos del régimen, pero el daño está hecho y el país ha quedado en una situación deplorable, como es la consecuencia siempre cuando se corrompe la vida pública.

Dijo Hoelderling, el poeta alemán, que los infiernos sobre la tierra son el resultado de querer fabricar paraísos. Y fueron esos intentos los que han desembocado en una dictadura de familia y de partido en Nicaragua, donde los pobres son cada vez más pobres pese a la propaganda gubernamental. Entre otros efectos, el régimen no logra pagar las pensiones de los jubilados, lo que le llevó a decir que lo mejor que éstos podían hacer es morirse.

En Nicaragua consultan a Ortega los fallos judiciales

Ortega ha ido concentrando en sus garras todos los mecanismos de poder, incluyendo el Judicial (la separación de poderes, esencial para la existencia de la democracia, dejó de existir, pues inclusive los jueces y magistrados le consultan a Ortega o a sus secuaces antes de emitir un fallo).

A esto se agrega que Ortega puede reelegirse hasta que la parca lo lleve al infierno, pues no hay mecanismos formales que lo impidan ni restricciones constitucionales.

De los principales males que una dictadura o autocracia acarrean a un pueblo, el principal es impedir que las fuerzas espontáneas surjan, tracen sus caminos, que tengan éxito, fracasen o se desvanezcan. Así como hace medio siglo nadie pudo anticipar la revolución digital o que llegaría un momento en que miles de millones de personas iban a llevar una computadora en su bolsillo, los teléfonos inteligentes, nadie ahora es capaz de adivinar lo que el futuro nos depara.

Las dictaduras siempre asfixian la iniciativa, coartan la creatividad, persiguen al que es distinto. Son sin excepción la entronización de la mediocridad y la perfidia.

3 comentarios sobre “Treinta y seis años de dictadura “de unos pocos ladrones”

  • el 04/08/2015 a las 1:58 pm
    Permalink

    Me encantó el Editorial y lo compartiré por todos lados. Muchas gracias.

    Salí días antes de la debacle. Toda mi vida trabajé con el Régimen Somocista y jamás vi nada parecido a lo que sucede hoy en Nicaragua. Juré no regresar mientras esos criminales sigan apropiándose del país. Y pensar que hasta años, muchos años después, la gente se está volteando pero, los más ricos y sin vergüenza alguna están celebrando pactos con Daniel y la bruja de su mujer. Dios les ayude.

    Reciba un afectuoso y cordial saludo.

    Francés Alsacia Rivas

    Respuesta
  • el 22/07/2015 a las 6:59 pm
    Permalink

    “Tronco” de “editorial” el de este El Diario de Hoy, que mas bien parece el diario de lo mas recalcitrante de la oligarquía que por muchos años sometió y expolió a ese sufrido y heroico pueblo salvadoreño. que hoy levanta su frente con dignidad para alcanzar su auténtica liberación, no porque los “demócratas” oligarcas y militares “defensores” de “la doctrina de seguridad nacional” y a su servicio,se lo hayan concedido, sino que con su lucha heroica y justiciera y firmeza “va haciendo camino al andar”. Los nicaragüenses no necesitamos de sus editoriales para exigir o reclamar lo que en derecho y justicia nos pertenece. nosotros hemos conquistado con sangre, sudor y lágrimas nuestra libertad, nadie nos la ha regalado, ya somos dueños de nuestro destino Es cierto que los oligarcas del mundo y enemigos de la democracia nos causaron mucho daño en preciosas vidas, destrucción de la economía, pero también es cierto que conquistamos derechos, libertad, justicia, contamos con un ejército auténticamente nacional, defensor de la soberanía nacional(como el del General Sandino), escudo contra el crimen organizado(amigo de los que se las pican de “demócratas”), con una policía que pese a sus limitaciones, defiende la paz de los ciudadanos, es amiga de la comunidad, de los jóvenes; las pandillas no existen pues estas son producto de sociedades excluyentes y enfermas, propias del capitalismo salvaje de lo que hablaba Juan Pablo II y que hay que cambiar por que ya no se aguanta, y no ser adoradores del dios dinero(el estiércol del diablo)como lo acaba de expresar con vehemencia y claramente el Papa Francisco, pero de lo que se cuidan muy bien estos señores y Rodríguez Maradiaga de no mencionar. sistema que sigue causando la destrucción del planeta con el afán único de atesorar, acumular y adorar al dios dinero(el estiércol del diablo)

    Respuesta
  • el 22/07/2015 a las 5:11 pm
    Permalink

    Solo ignorancia,estupideces y olvido oportunista de la historia reciente de nicaragua que mas se puede decir de este sujeto

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *