Banco Mundial prevé que crudo seguirá bajo en 2015

*Presión para conseguir eficiencia

El precio del petróleo seguirá bajo el resto de 2015. Es una máxima que el Banco Mundial aplica también al resto del mercado de la energía, que lleva un mes sufriendo de una intensa volatilidad un año después del desplome. La proyección que hace el organismo para el barril de curdo que se negocia en Nueva York es de 57 dólares, un alza marginal de cuatro dólares sobre la previsión que hizo hace tres meses.

El West Texas cerró la sesión este miércoles tratando de salvar el nivel de los 49 dólares, muy lejos de los 95 dólares que marcan el máximo de los últimas 52 semanas. Llegó a tocar los 65 dólares a mediados de mayo, el punto más alto visto desde que se derrumbó. Pero fue suficiente un mes para comerse todo lo ganado y volver a los precios más bajo del último año. Eso está metiendo mucha presión a las petroleras.

Los técnicos de la institución multilateral admiten que la demanda de crudo está siendo más alta de lo esperado, lo que explica que el precio del petróleo se revalorizara casi un 20% entre abril y junio. Eso hizo que el valor de la energía repuntara de media un 12% el segundo trimestre. El incremento del petróleo se vio, sin embargo, lastrado por una caída del 13% en el gas natural y de casi el 5% en el carbón.

Prevén presión para energía cara e ineficiente

Por lo general, el precio de la energía seguirá este año un 40% por debajo a los niveles que se vieron en 2014 y seguirá débil a medio plazo. El motivo es doble, como explica John Baffes, economista a cargo del mercado de materias primas. Por un lado, está el incremento de la producción por parte de los países miembros de la OPEP en un clima de baja demanda. Por otro, la gran cantidad de inventarios de crudo.

“La mayor parte de la caída sucedió, lo que implica que los precios seguirán planos el resto del año incluso si el exceso de suministro empieza a contraerse”, indica el informe. La estimación es que pueda repuntar otros cuatro dólares en 2016, a los 61 dólares de media el barril, si se deja de bombear tanto crudo. Pero eso dependerá de la capacidad de las petroleras de EE UU de aguantar esta situación.

El Banco Mundial señala que esta persistencia de los bajos precios meterá más presión a los proyectos energéticos con los costes operativos más alto. En este sentido, señala que el número de plataformas petrolíferas en EE UU se redujo un 60% desde noviembre, cuando se alcanzó el pico. Pero esto podría a largo plazo provocar que los precios volvieran a subir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *