Asistencia remota

remoto2xp

 Fin de semana

Por Víctor Ayala G*./vayala@gmail.com

En las últimas semanas le he estado enseñando a mi hijo de 15 años cómo usar ciertos programas de cómputo y hasta cómo mejorarle su computadora. Él está en Nicaragua, yo en Estados Unidos, y utilizamos para ello un programa de asistencia remota fácil de usar y con muchas herramientas como chat de texto y voz, pizarra y control de mando total sea en su computadora o en la mía.

Me ha sorprendido la manera rápida con que le agarra y entiende lo que le estoy explicando. Estamos interactuando y es como si estuviéramos a la par del otro.

El acceso remoto a una computadora era una función que podían realizar las primeras grandes generaciones de computadoras que poseían un número de terminales de texto unidos a éstas a través de interfaces simples, básicamente cables.

Recuerdo que a inicios de los años ’90 usábamos el Carbon Copy que era un software de principios de control y transferencia de archivos a distancia para sistemas operativos DOS y Windows. Fue publicado por Microcom. En 1992 ya podíamos hacer la conexión mediante conexión de módem de acceso telefónico.

Sin embargo, el desarrollo de las redes de telecomunicaciones permitió que poco a poco fueran desapareciendo estas terminales de texto, siendo sustituidos por otras computadoras (generalmente más pequeñas) capaces de emular la misma funcionalidad a través de una aplicación, denominada emulador de terminal, siendo, por lo tanto, las primeras tecnologías de acceso remoto a computadoras, tales como telnet y ssh, popularizadas inicialmente en entornos Unix.

Sin embargo, el primer entorno operativo de escritorio remoto es el sistema de ventanas X, originalmente desarrollado por el Massachusetts Institute of Technology (MIT) con el nombre Athena en 1984. En 1988, se creó la fundación X-Consortium (hoy conocida como X.Org) como organismo encargado del desarrollo y estandarización del sistema de ventanas X. El éxito de este sistema aún perdura siendo el núcleo de todos los escritorios (tanto locales como remotos) de los sistemas Unix y Linux.

También ha tenido alcance en otros sistemas operativos existiendo clientes para Windows y MacOS.

Cerca de la década de los noventa, las interfaces de usuario sufren una revolución, abandonando la interacción textual en favor de una interacción más gráfica. Debido a esta revolución surgen dos tecnologías nuevas: Los terminales específicos, llamados clientes buenos o good client. Son los actuales utilizados por la mayoría de servidores de tipo PAP y CHAP que son hoy en día los más importantes para las empresas. Esto se basa en el protocólo TCP por el puerto 8565.

Aparte de todo tecnicismo, la asistencia remota consiste en una intervención técnica a distancia sobre una computadora, tal como lo hago con mi hijo. El único requisito es que ésta computadora pueda conectarse a Internet (recomendable una buena velocidad arriba de 1Mbps – megabits por segundo –).

En ocasiones, el mejor modo de solucionar un problema es que alguien le muestre cómo hacerlo. A Víktor Manuel, mi hijo, le indiqué bajar el TeamViewer (existen otras 15 aplicaciones como el Terminal Services de Microsoft integrado con Windows, pcAnywhere, etc. que prácticamente hacen la misma función). Una vez instalado el TeamViewer (TV) y corriendo en ambas computadoras le pedí me pasara el nombre de usuario y password… ¡Y listo!

Mucho cuidado. La asistencia remota es un método práctico para un usuario en el que se confía, como un amigo, familia o un miembro del personal de soporte técnico, para que se conecte a su equipo y le ofrezca una solución, aunque no se encuentre físicamente próximo.

Ventajas

La asistencia remota reduce costos. Se pueden realizar procesos largos sin molestias al usuario, tales como una copia de seguridad, desinfección de virus, o cualquier actividad de soporte técnico. El control a distancia permite al técnico programar estas pruebas en horarios que no molesten al usuario. Usuario y técnico se liberan y el costo de la intervención disminuye notablemente.

La atención es inmediata. Hay mayor flexibilidad horaria. Después de las tareas de clases habituales de Víktor Manuel, nos ponemos a trabajar en lo nuestro, que es la actualización y mantenimiento web de un periódico en USA desde Nicaragua. Tenemos horarios más flexibles que permiten más comodidad.

Tenemos privacidad garantizada. El cliente que está al otro lado puede ver todo lo que al otro lado se está haciendo. Además, hay un registro de actividad que estará visible durante la intervención.

A nivel de empresas, algunos de estos programas remotos como TV permiten reuniones online con hasta 25 participantes, presentaciones en línea para mejorar el potencial de venta, programas de formación que reducen costos, el trabajo en equipo es real.

También, si alguien se encuentra de viaje, si al otro lado tiene a alguien que le encienda la computadora y con solo entrar a la aplicación se puede tener completo acceso a sus archivos y a todo lo que hay en su computadora.

Es práctico, es sencillo. Es económico.

*Economista y Periodista TIC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *