El ganadero “tiene fe en la producción”

Por José Balladares / Trinchera de la Noticia

  • Cambios en la dinámica del productor y una mayor competencia en la industria podrían empujar escasez

El contrabando no sería la única razón de la denunciada escasez de ganado en pie, que tiene alarmado a la industria representada por CANICARNE y a los mismos consumidores locales, porque así como falta carne para exportar, falta también para venderla en los mercados nacionales.

El gremio productor se reunió el pasado fin de semana en Matiguas y bien conscientes del problema ocasionado por el bajo precio de la leche y de la carne, que golpea principalmente al mediano y pequeño productor, decidió impulsar una nueva reunión con la Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina, CANICARNE, en una mesa donde también deben estar representantes del gobierno y del Consejo Superior de la Empresa Privada, COSEP.

“El ganadero quiere a su ganado y tiene fe en la producción, no va poner en riesgo el patrimonio con la llamada venta de vientres (hembras que aún no alcanzan su desarrollo y son aptas para la reproducción). El comerciante no, éste piensa distinto”, sostiene el ingeniero agrónomo Roberto Blandino Obando, consultor especialista en Sistemas de Producción Animal.

“Por eso se establece la no venta de bovino con menos de 200 kilos, porque están en juego los vientres y para renovar el hato y mantener la producción siempre es importante hacerlo con animales ya adaptados a las condiciones del ambiente del país, se sabe que se corre un gran riesgo cuando se traen de otros lados para adaptarlos”, indica.

Más retención en corrales

El supuesto contrabando que habría convertido en “aguja” a más de 100 mil cabezas de ganado para infiltrarlas en el “pajar” de toda la frontera norte de Nicaragua en el último año, no debería de ser visto como la única causa de la escasez.

“Hay que valorar la cuestión de la competencia en el mercado, si hay más competencia (en la industria y mataderos municipales), tendría que observarse como se está desenvolviendo este aspecto, como están acaparando. Todos tenemos derecho a la calidad de la carne”, observó Blandino, especialista que por años ha estado vinculado al sector académico y agropecuario del país.

Blandino también observó que el ganadero nacional, para mejorar la calidad y obtener más beneficios, ha incentivado la práctica de engorde de los novillos en corrales mejor acondicionados, donde un animal de entre 250 y 320 kilos puede llegar a alcanzar hasta 400 kilos, “condición que no se logra con el pastoreo” pero requiere una mayor retención de la res que podría sumar hasta tres meses más antes de llegar al destace.

En este sentido, es oportuno recordar que la empresa procesadora de capital mexicano Sukarne, ha modificado la comercialización, porque según los productores, eliminó a los intermediarios, llega al campo a comprar e invierte en bovinos poco desarrollados para terminar de engordarlos.

“Sukarne nos ofrece mejores precios y condiciones. Es bueno destacar que el gobierno no ha intervenido en el control del precio y ha dejado al productor la opción de elegir”, dijo recientemente Solón Guerrero, representante de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua, FAGANIC.

Próximo congreso

Es importante no descuidar temas de trascendencia cuando de pronto explotan burbujas en el sector agropecuario. Blandino recalcó la vigencia de asuntos importantes para el hato ganadero.

“Pasto agua y sal, es lo que da calidad a la carne y Nicaragua es reconocida por eso”, pero no se debe olvidar que frente al reto del crecimiento, “el pequeño y mediano productor no tiene acceso al financiamiento y hay problemas en la infraestructura”, destacó el experto.

“Cuando se habla de la carne nicaragüense, hay que establecer una marca de país”, dice Blandino Obando. “La trazabilidad es importante, hay que ponerse de acuerdo en la etiqueta, para identificar el origen del animal, saber de dónde salió, que comió, para posicionar mejor a Nicaragua”.

El próximo 29 de julio la Comisión Nacional Ganadera de Nicaragua, CONAGAN, en alianza con instituciones especializadas como el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria, OIRSA, desarrollará la sexta edición del Congreso Nacional de Ganaderos.

“Ahí tendremos un foro de discusión para mejorar la competitividad de la región”, apunta Blandino. El hato ganadero podría sumar casi seis millones de cabezas y, al finalizar este año, se espera mantener un crecimiento superior al cinco por ciento, se estima que más de 200 mil familias dependen directa o indirectamente de la ganadería.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *