Sólo Nicaragua y Honduras mejoraron

  • CMC analiza las cifras de Moody´s

Tegucigalpa, Honduras. Las agencias calificadoras de riesgo Standard and Poor’s, Moody’s Investors Service y Fitch Ratings actualizaron sus notas a cada uno de los países centroamericanos.

No obstante, es el Consejo Monetario Centroamericano (CMC) el que realiza las evaluaciones de la calificación otorgada a cada país.

El informe aclara que el análisis comprende los principales factores de riesgo, retos y puntos fuertes de las economías.

Las tres agencias revisaron recientemente las calificaciones de Guatemala, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador y Honduras. Una de las conclusiones de las calificadoras es la necesidad de mejorar el financiamiento de los gobiernos, controlar los déficits fiscales y de cuenta corriente.

Desempeño

Las calificadoras de riesgo revisan de forma periódica las notas que acreditan a cada país. No obstante, Costa Rica no tuvo modificaciones en los últimos meses. Desde enero pasado Fitch Ratings revisó la perspectiva de la calificación de largo plazo de “Estable” a “Negativa”, arguyendo el alto déficit fiscal estructural y las dificultades para adoptar las reformas fiscales en la última década, así como al menor crecimiento económico, lo que ha llevado a un incremento de la deuda.

Los factores de riesgo para Costa Rica, según el informe del CMC, son la rigidez del gasto público que ha empeorado desde 2008, debido a los aumentos en la nómina del sector público y a las transferencias sociales, así como la erosión fiscal en los últimos años, con mayores déficits presupuestarios y una carga de deuda pública en aumento.

Para El Salvador, en este mes Fitch redujo la calificación de riesgo pasando de “BB-” con Perspectiva Negativa a “B+” con Perspectiva Estable. La agencia señaló que la carga de la deuda, el deterioro de las finanzas públicas y el lento crecimiento económico son los principales factores de riesgo para la economía salvadoreña.

Además de lo anterior, Fitch señaló que la polarización política y la débil confianza empresarial siguen obstaculizando el progreso en las reformas para detener el deterioro de las finanzas públicas y mejorar el ambiente de negocios en el país. Por otro lado, las demás agencias siguieron sosteniendo que el país muestra estabilidad macroeconómica y un sistema financiero capitalizado adecuadamente.

Entre los factores de riesgo identificados para El Salvador se mencionan el deterioro del endeudamiento público debido a los grandes déficits     primarios y el costo de pensiones, altos costos de energía, baja inversión extranjera directa y competitividad.

También crecimiento económico bajo, que resalta las debilidades estructurales y vulnerabilidad a choques externos, carencia de instrumentos monetarios, altos índices de criminalidad y restricciones de financiación en los mercados nacionales o internacionales.

En el segundo trimestre de 2015, Moody’s modificó la perspectiva de riesgo Guatemala de Estable a Negativa, pero mantuvo su calificación en “Ba1”. Por otro lado, Fitch reafirmó la calificación de riesgo en BB/Estable.

Los factores de riesgo identificados para Guatemala son que las finanzas públicas demuestran debilidad estructural, a pesar que ha existido reducción sostenida en el déficit. El gasto público es bajo y rígido, lo que limita al gobierno a hacerle frente a necesidades sociales.

La baja inversión pública en infraestructura, debilidades del capital humano, y, un alto nivel de delincuencia limitan el potencial de crecimiento del PIB del país. A lo anterior se suma el incremento en malestar político o social que lleva a la incertidumbre macroeconómica.

Mejoría

Nicaragua y Honduras son los únicos países de CA que muestran avances en sus calificaciones de riesgo. Este mes Moody’s modificó al alza la nota de deuda soberana de Nicaragua, pasando de “B3” a “B2” con Perspectiva Estable. Entre los principales factores que sustentan la calificación se encuentran los cambios positivos en la economía, el mejor manejo de balanza de pagos y de sus cuentas fiscales, así como la diversificación en su matriz energética.

Entre los factores de riesgo destacan que Nicaragua ocupa una posición baja según los indicadores de gobernanza del Banco Mundial. Además, los considerables déficits de cuenta corriente, con posibilidad de ampliarse debido a choques externos. La dependencia de la cooperación extranjera en general, con alta concentración en la venezolana y la debilidad institucional.

De acuerdo con el informe del Consejo Monetario Centroamericano, en el caso de Honduras durante los meses de mayo y julio 2015, las agencias calificadoras Moody’s Investors y Standard & Poor’s mejoraron la nota de deuda soberana.

Moody’s mejoró la perspectiva de riesgo de Estable a Positiva, pero mantuvo su calificación en “B3”. Según la calificadora, esto es un reflejo de su progreso en la consolidación fiscal, y reducción de los riesgos de crédito. Standard and Poor’s mejoró la calificación crediticia de “B” a “B+”, mientras que la perspectiva pasó de Estable a Positiva.

Para el CMC, los factores positivos de Honduras son la implementación de reformas fiscales, el refinanciamiento de la deuda en el mercado local emitiendo bonos de largo plazo en términos más favorables, el perfil de pago de deuda es favorable debido a la importante proporción de deuda concesional.

A lo anterior se agrega la inflación relativamente controlada, el continuo compromiso con las reformas fiscales y estructurales establecidos en el acuerdo con el FMI en el 2014 y la reducción de los riesgos de liquidez del gobierno.

Como factores de riesgo destacan el limitado mercado local de capitales, el aumento de los pasivos externos, altos déficits fiscales continuos que aumentan la deuda neta del gobierno general y su carga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *