Impunidad se establece

  • Policía y Procuraduría son cuestionadas

En Nicaragua podrían existir muchas buenas leyes y sus instituciones estar bien capacitadas, incluso, equipadas, pero no serviría de nada si el gobierno opta por la “impunidad” como política, cuando son sus mismos órganos los que violan los derechos ciudadanos.

“Podemos observar como la impunidad gana terreno. Son varios los casos donde prácticamente las mujeres quedan en la indefensión”, sostuvo Azalea Solís, del Movimiento Autónomo de Mujeres. “Caemos en una política de impunidad”, reiteró al observar que la Procuraduría General de la República, con todas sus oficinas delegadas en la defensa de la mujer, la niñez y la adolescencia, no han jugado un papel preponderante en la defensa de los derechos humanos.

En el último de los casos se apreció un abandono de las autoridades en desfavor de Yelka Ramírez, madre, de los dos niños muertos y hermana de una mujer acribillada por agentes antinarcóticos en un operativo fallido en las Jagüitas.

Este caso se suma a otros donde el accionar de la Policía Nacional es cuestionado por su forma de actuar, sobre todo al investigar a sus propios oficiales, cuando estos comenten errores fatales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *