Válido sentido de inconformidad

  • Se puede hablar de crecimiento, pero todavía hay serias dificultades en los hogares nicaragüenses

 Por José Balladares/Trinchera de la Noticia

La economía de Nicaragua mantendrá índices de crecimiento este año, pero falta mucho camino para borrar el sentimiento de inconformidad y el deseo de encontrar mejores oportunidades de salario en otros países continuará vigente en la población joven.

El sector de la construcción se mantiene como uno de los más pujantes, pero los nicaragüenses prefieren sortear las dificultades propias de un emigrante en Costa Rica, porque ahí les pagan mejor por hacer mezclas o pegar los bloques.

“El crecimiento de la población joven es mayor que la capacidad de la economía y no se puede absorber en mano de obra o trabajos”, explicó el economista Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, FUNIDES.

Aunque es oportuno destacar el esfuerzo por mantener la estabilidad macroeconómica, que permite al país ganar reconocimientos de confianza internacional y así aspirar a un mejor crecimiento a través de la inversión extranjera, también es cierta la percepción de los nicaragüenses que todavía se sienten golpeados por la falta de empleo.

“Al diferenciar cómo evoluciona la macroeconómica y microeconómica, hay un sentido valido de inconformidad. FUNIDES hace este tipo de análisis, para establecer recomendaciones completas a los jóvenes. No hay cobertura para tantas necesidades, todavía hay serias dificultades en los hogares, en la familia”.

“Por ejemplo, aquí uno puede decir que se incorporarán 120 mil personas a la economía activa, pero se generar mucho menos empleo. Siempre queda un bolsón, sobre todo de jóvenes, que no encuentra oportunidades”, comentó el especialista al ser consultado por Trinchera de la Noticia.

Escenario poco prometedor

Para combatir con más fuerza al desempleo hace falta mucho más inversión y para este año bajaron las proyecciones de crecimiento por diversas razones. Tras haber calculado una meta de 4.8 por ciento, ahora la cifra podría verse reducida a un 4.1 o quizás menos.

Productos importantes de exportación sufren la pérdida de valor en sus precios, mientras la sequía redujo la cosecha de otros, además, el escenario internacional pide cautela porque China continental podría convertirse en una gigantesca burbuja y los Estados Unidos de Norteamérica subiría sus tasas de interés como una señal para atraer a fuertes inversionistas que perderían interés en las economías emergentes de Latinoamérica.

“El salario tiene que ver con la productividad y el mercado laboral, cuando hay un montón de gente desempleada, eso deprime el salario, pero si hay una situación pujante donde estas peleando por los egresados, por los profesionales, ahí el salario va a subir. Habrá unos 12 mil graduados y la economía no puede emplearlos, por eso tenemos una mayoría de gente sobre calificada y mucho subempleo”, explicó Chamarro

A criterio del director ejecutivo de FUNIDES, el ahorro que experimenta el gobierno en su factura de compra petrolera, no significa mayor inversión, en este caso pública.

“Irán, por su producción, va hacer que se aumente la oferta de petróleo en el mundo y este factor mantiene los precios bajos”, señaló. Pero “el programa de inversión pública, por sus montos y magnitudes, depende de las recaudaciones y la situación fiscal. En este momento las recaudaciones están aumentando entre siete u ocho por ciento, podría haber un incremento en esta dirección, pero no tan significativo”.

Menos dudas

Ahora que las autoridades explicaron que las cifras reportadas por el Banco Central no se habían actualizado o publicado porque la institución está en un proceso de cambio de metodología con el objetivo de obtener números más fiables, “muchas dudas” podrían haber quedado “zanjadas”.

En este caso, a juicio de Juan Sebastián Chamorro, “la ineficiencia” radicó en el hecho de no publicar ni explicar en forma y tiempo las razones por las cuales los economistas independientes no podían acceder a una información confiable.

“El haberse tardado en hacer la aclaración de que se estaba cambiando la metodología de medir los crecimientos”, no fue correcto porque despertó muchas dudas. Hasta hace unos días se divulgaron las modificaciones, un caso concreto era la medición de los números de las zonas francas, donde la metodología ya no correspondía a los procesos nuevos del trabajo.

“Hay que publicar todo esto para que la gente pueda ver, analizar y explicar, para hacer criticas sustentadas y poder realizar valoraciones”, indicó Chamorro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *