Advertisement

¿Más vientos?

Según los pronósticos habrá marejadas y más vientos hoy y mañana. El lunes el clima cambió de repente en Managua, como decíamos ayer, precisamente a la hora que el santo patrono de la capital se acercaba a su parroquia de Las Sierritas. Ayer estuvo medio nublado pero por la tarde regresó el sol y el calor. Veremos si aciertan los de Ineter.

Zancudos incontrolables

Nos referimos a los verdaderos zancudos que pican y que provocan enfermedades como el dengue. Ayer el gobierno confirmó la muerte de un niño de cinco año a consecuencia de este mal. El pequeño era originario de Rivas. No sabemos cómo podremos todos juntos, de verdad, eliminar tanto foco de zancudos. El otro fenómeno es el “zancudismo”, al cual nos referiremos en otra edición. Porque ese es otro mal que nos está afectando en el país.

La simbología de Santo Domingo

Pocos han reflexionado sobre el significado de los emblemas que llevaba Santo Domingo a su regreso a las Sierritas de Managua, el 10 de agosto. Al menos, nos hicieron notar el de los carmelitas (teresianos), pero también llevaba otros durante todo el recorrido tradicional de su dejada. Un sacerdote consultado nos dijo que eran todos los emblemas de las distintas congregaciones religiosas que hacen su labor en Nicaragua, porque el 2015 es el Año de la Vida Consagrada. (Foto de Ma. Alicia Reyes)

Lo que dijo el Papa

A inicios del presente año, el Papa Francisco se refirió así:

“He decidido convocar un Año de la Vida Consagrada haciéndome eco del sentir de muchos y de la Congregación para los Institutos de vida consagrada y las Sociedades de vida apostólica, con motivo del 50 aniversario de la Constitución dogmáticaLumen gentiumsobre la Iglesia, que en el capítulo sexto trata de los religiosos, así como del Decreto Perfectae caritatis sobre la renovación de la vida religiosa. Dicho Año comenzará el próximo 30 de noviembre, primer Domingo de Adviento, y terminará con la fiesta de la Presentación del Señor, el 2 de febrero de 2016.

Después de escuchar a la Congregación para los Institutos de vida consagrada y las Sociedades de vida apostólica, he indicado como objetivos para este Año los mismos que san Juan Pablo II propuso a la Iglesia a comienzos del tercer milenio, retomando en cierto modo lo que ya había dicho en la Exhortación apostólica postsinodal Vita consecrata: «Vosotros no solamente tenéis una historia gloriosa para recordar y contar, sino una gran historia que construir. Poned los ojos en el futuro, hacia el que el Espíritu os impulsa para seguir haciendo con vosotros grandes cosas» (n. 110)”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *