Advertisement

Ampliar masa y productos exportables

14317
  • Pocas empresas asociadas a la exportación

Por José Balladares. Trinchera de la Noticia

A pesar de tener indicadores macroeconómicos estables y haber mejorado la imagen de Nicaragua, convirtiéndola cada día en un país atractivo para la inversión, los retos para alcanzar mejores espacios competitivos en el libre mercado son todavía enormes.

La percepción en la Cámara de Comercio Americana Nicaragüense, AMCHAM, es que hay mucho trabajo por hacer para lograr competitividad y generar más inversiones.

“El reto es buscar la manera de ampliar la masa y los productos exportables”, señaló Roberto Sansón, presidente de AMCHAM. “Hay que diversificar los productos de exportación. Hay solo cuatro empresas grandes, 25 medianas y 1300 pequeñas”, que exportan en el marco del Tratado de Libre Comercio, TLC, con Estados Unidos, en este sentido, explicó Sansón, hay que promover más el involucramiento de las empresas en inversiones orientadas a sumarse en las exportaciones.

También existe la preocupación por aumentar el volumen de rubros que ya se exportan. Por ejemplo, “el volumen del tabaco está muy bajo”, dijo el presidente de AMCHAM.

Concentración en 12 productos

Los retos para el país radican en establecer los mecanismos y facilidades para establecer nuevas inversiones, que además de generar trabajados, fomenten la exportación, pero es importante romper el esquema de concentrarse sólo en productos tradicionales.

“Lo cierto es que en el país la exportación se concentra en 12 productos y son pocas empresas las que están asociadas a estas exportaciones. Necesitamos diversificarnos más en rubros exportables como en empresas que trabajen en eso, el país pudiese ganar más haciéndolo de esa manera”, consideró el economista Mario Arana.

“Igual en el tema de las importaciones (hay que diversificar), estas están concentradas en bienes de consumo, sobre todo en granos. Sería mejor si se aprovechara más (adquiriendo) maquinaria, aprovechar más (comprando) equipos de bienes de capital. Hay oportunidades que podemos asumir con mayor ímpetu, el país puede beneficiarse dentro de este enfoque”, comentó Arana a Trinchera de la Noticia.

Llamado a mejorar

Cuestionado sobre si todos los empresarios nacionales están listo para enfrentar la etapa culminante del TLC con Estados Unidos, el especialista identificó “rubros sensibles”, pero no cree en golpes de nocaut para la mediana ni pequeña empresa.

“Hay un grupo sensible de productos, que son agropecuarios, arroz, carne, leche, frijoles, algunos artículos de la pequeña y mediana empresa, hortalizas, carne de pollo, calzado y panadería. Algunos van a poder llegar a ser más competitivos de aquí al momento que se desgraven (productos importados) y estar en condiciones de enfrentar la competencia y los desafío, otros a lo mejor no”.

“Se trata de un grupo sensible, desde el punto de vista de que hay mucha gente involucrada con la actividad de la carne, de los lácteos, hay quienes se preguntan si van hacer afectados, pero de lo que se trata es de ser más competitivos, de mejorar la productividad”, sostuvo Arana.

Sobre los temores del peligro que representa la desgravación de productos importables de Estados Unidos para los productores que atienden el consumo local, Arana consideró que no hay mayor peligro.

“No creo en un gran impacto en la micro o medianas empresas de consumo local, no sufrirán, al menos no del acuerdo con Estados Unidos. El sector del calzado por ejemplo, si tiene una amenaza, no es de Norteamérica, si acaso viene de China. Algunos dicen que va a venir leche en polvo, pero muchos de los productos que preparamos nosotros, no se hacen con leche en polvo, entonces no es una alternativa a la estructura productiva actual del país”.

Crear facilidades

A juicio del especialista en temas económicos, Roger Arteaga, los agricultores nacionales deben enfocarse en agregar valor a sus bienes porque “en la gran mayoría son productos primarios” y gran parte todavía se pueden mejorar para ser exportados.

Siempre “está la alternativa de industrializar más la producción” y frente a un esquema de crisis, provocada por la sequía “el gobierno tiene que crear las facilidades para que el productor pueda operar con facilidad y tranquilidad”, señaló Arteaga.

Algunos economistas han indicado que las exoneraciones o exenciones son un tropiezo para las recaudaciones fiscales del país, pero en un escenario donde los productores se ven afectados por factores del cambio climático, habría que sostener este tipo de medidas.

“Si un factor de facilidad son las exoneraciones, pues se deben dar aunque sean temporales. Se debe trabajar en establecer un trato preferencial en los bancos, es parte de lo que debe hacer el gobierno. El sector agrícola de productos primarios, el sorgo, pollo, arroz, frijoles, se ven como los más afectados, hay que buscarles un esquema de protección, porque ellos están llamados a exportar”, refirió Arteaga.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *