Advertisement

Maduro cree que EEUU “no entiende” a Ortega

  • Lo mete en el mismo saco de El Salvador, Brasil y Ecuador
  • El dicho afirma que “el que calla otorga”

Resumen de agencias/Trinchera de la Noticia

Caracas. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, expresó el sábado pasado su solidaridad a sus colegas de El Salvador, Nicaragua, Brasil y Ecuador tras acusar al “imperialismo” (EE.UU.) de no entender que en esos países y otros de Latinoamérica hay “revoluciones pacíficas y democráticas”.

“El imperialismo no entiende que queremos hacer revoluciones pacíficas y democráticas por las buenas” y por eso “nos está saboteando”, dijo en un acto oficial en Caracas.

Tras subrayar que “el imperio es un monstruo” que representa “la deshumanización del ser humano”, el que con tal modelo “se bestializa”, Maduro agregó que se debe “superar el capitalismo como sea”, pero “siempre por las buenas”, como ha sucedido, ejemplificó, con la llegada al Gobierno de políticos “progresistas” en El Salvador, Nicaragua, Brasil y Ecuador.

“Siempre hemos querido hacerlo por las buenas, pero el imperialismo norteamericano y las oligarquías no quieren que lo superemos” en paz, insistió.

Hizo especial alusión a su colega de Ecuador, Rafael Correa, quien hace frente en la actualidad a protestas que Maduro achacó a dirigentes indígenas “comprados” por organizaciones no gubernamentales (ONG).

“A través de unas ONG compraron algunas personas para que parezcan líderes indios, para que parezca que el pueblo está contra Correa”, pero en realidad “el imperialismo está castigando” a ese “líder invicto” que “en ocho años ha ganado todas las elecciones seguidas”, y lo mismo sucede en Brasil, apostilló.

A la presidenta brasileña, Dilma Rouseff, “la quieren derrocar” desde que su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, “levantó una gran fuerza y la postuló” como su sucesora, pero ya “a final de su primer Gobierno empezaron a sabotearla y no han parado de conspirar” en su contra, sostuvo Maduro.

El presidente venezolano llegó este sábado procedente de Cuba, donde se reunió con su homólogo cubano y su antecesor, los hermanos Raúl y Fidel Castro, en la misma jornada de la histórica visita a La Habana del secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, para la reapertura formal de la embajada de esa nación en la isla.

Se trata de “un gran logro” de Cuba que “está dando una lección de la diplomacia de paz”, añadió Maduro y agregó que en la isla, sin embargo, “nadie se está chupando el dedo” y hay conciencia de que Estados Unidos “busca de otra forma” acabar con el régimen comunista, lo que no consiguió con la ruptura de relaciones diplomáticas.

Con Maduro y Kerry en Cuba, la ministra de Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, pidió el viernes que el secretario de Estado de Estados Unidos cese de “sus intenciones intervencionistas” después de que este calificara de “muy problemática” la situación del país caribeño.

“Secretario @JohnKerry cese sus intenciones intervencionistas en nuestro país, inadmisibles y violatorias del Derecho Internacional”, dijo la ministra en su cuenta de Twitter, luego de que Kerry admitiera que las conversaciones con Cuba han incluido discusiones sobre Venezuela.

Estados Unidos desea tener una relación con Venezuela que contribuya a “aumentar la capacidad de sus habitantes a verse protegidos, respetados, representados y ver sus vidas mejorar realmente”, añadió Kerry en declaraciones al diario Miami Herald y la cadena CNN.

En aparente respuesta a Kerry, Maduro dijo que “es necesario que todos se preparen” para que la revolución bolivariana iniciada por su mentor y antecesor, Hugo Chávez (1999-2013), sea “más radical” y dijo creer que los venezolanos solo están a la espera de “una orden” suya al respecto.

“Yo sé que nuestro pueblo lo que está esperando es una orden. Lo sé” y todos “tenemos que prepararnos para una revolución más radical. Llegará el momento de la historia en que le demos la jugada a esta revolución socialista (…) por su independencia, por su dignidad y por este pueblo”, remarcó el gobernante.

 

 

Un comentario sobre: Maduro cree que EEUU “no entiende” a Ortega

  1. Fernando Carrillo Astorga dice:

    Nicolás Maduro, es un descarado. Está alabando a otros dictadores corruptos como él. Es un desvergonzado cuando habla de las revoluciones “pacíficas” de los hermanos Castro Ruz y Daniel Ortega Saavedra, los que mandaron fusilar a cientos de sus oponentes cuando se hicieron con el poder en sus respectivos países.

    Ortega Saavedra ha evolucionado de dictador marxista-leninista a dictador fascista, entendiéndose ahora las mil maravillas con los grandes capitalistas, los antiguos vende-patria, para enriquecerse saqueando el país y participando de las utilidades del narcotráfico.

    No sería nada remoto que el Chapo Guzmán se encuentre de huésped de Ortega Saavedra en alguna de sus haciendas, porque ahora se presenta también como ganadero dedicado a la exportación de los semovientes a otros países. Los verdaderos hacendados perjudicados con las actividades delictivas de Ortega Saavedra, consideran que el dictador de turno es un consumado cuatrero.

    La política exterior errática que practican los Estados Unidos es lo que los ha llevado a entenderse con los hermanos Castro Ruz; instalar en la Presidencia de Nicaragua a Ortega Saavedra, mediante un tremendo fraude electoral organizado por el ex embajador, Paul Trivelli y las traiciones de pseudo opositores que se presentan como “líderes”, como es el caso de Eduardito Montealegre Rivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *