Gossip: Los ecos de la visita de Slim

Por Hamlett

  • El empresario mexicano Carlos Slim trazó a sus colegas nicaragüenses el camino a recorrer para salir del atraso en que estamos. A través de una exposición accesible, con lenguaje sencillo, sin pretensiones intelectualoides, concentrado en los hechos que ocurren el mundo, Slim le dijo a los empresarios del país que cambiaran de mentalidad y de oficio.
  • El magnate les dijo que solo el 15% de los países del mundo siguen aferrados a la producción de materias primas y que por esa vía jamás saldrán del vaivén de los precios y los cambios del clima y, en el caso de Nicaragua, ni de la pobreza.
  • El otro 85%, dijo, están dedicados a ofrecer servicios de calidad aprovechando el desarrollo tecnológico y de las telecomunicaciones. Lo dijo con una frase: “Vivimos un cambio civilizatorio”, pasando de la era industrial al mundo de la digitalización.
  • La conferencia de Slim debería propiciar un cambio radical en el pensamiento de los hombres y mujeres de empresas del país, algunos de los cuales usaron el foro para quejarse de su suerte, y con razón. Creo que no era el lugar para denunciar a los mercados internacionales –lo que hizo que Slim dijera que los mercados no son malos-, ni para lamentar la caída de los precios de los commodities.
  • Conste que entre el centenar de invitados a la conferencia de Slim estaban algunos de los empresarios más exitosos de Nicaragua, entre banqueros, agricultores, gerentes de poderosas empresas de capital extranjero, industriales y generadores de servicios. No estaban los fracasados ni los que han quebrado sus empresas, aunque en primera fila había uno que otro político trasnochado como Jaime Morales Carazo que llegó a pedir, en nombre de su hermano, ayuda para construir un museo.
  • Creo que era el momento de escuchar al número dos mundial en producción de dinero, constructor de algunas de las empresas más grandes del planeta, incluyendo su creciente participación en The New York Times.

A debatir

  • El COSEP le dedicó su programa semanal en televisión a la visita de Slim pero sería deseable que desde la acera del empresariado se analizara más –después de todo para eso sirven los medios también- lo que dijo y lo que nos compete asumir.
  • Cuando nos dice que el más grande comerciante de occidente no tiene una sola tienda, Amazon.com (y eso que no mencionó a uno más grande todavía como es el monstruoso Alibaba) nos está hablando de la realidad que está ocurriendo ahora mismo en el mundo global. Los nicaragüenses somos clientes de Ebay, Amazon y aún de Alibaba, sabemos lo que son pero aún preferimos ir a los centros comerciales que comprar en línea. En parte se debe a que las empresas nacionales aún están en la era primaria de este tipo de negocios.
  • Slim les dijo que el estado de bienestar creado por los países de Europa y Estados Unidos está llegando a su fin. Los sistemas de pensiones y retiros no pueden más mientras las sociedades europeas envejecen y mueren más lentamente. Dijo que en Francia la esperanza de vida es de 75 años y el retiro es a los 60 años.

Puente u obstáculo

  • Agregó que en países como los nuestros, los del club de la pobreza, acceder al desarrollo puede ser un puente o un obstáculo. ¿A cuál pertenecemos nosotros? ¿Lo tenemos como un puente? Si es así no es el camino de la producción de materias primas lo que nos sacará del hoyo de la miseria y menos creciendo a tasas de 4% anual. ¿Es un obstáculo para nuestra sociedad? Esto vale la pena discutirlo porque al final la lección de Slim es clara como el agua: Hay que cambiar de mentalidad y actitud.
  • Las cien o más personas que participaron de ese evento no pueden dejar la discusión entre las cuatro paredes del auditorio. Esto es más importante que seguir escuchando sonar las alarmas de los temblores y los terremotos que seguramente algún día llegarán pero no hoy ni mañana. Solo Dios lo sabe.
  • Slim habló mucho de la educación de calidad y ninguno de los funcionarios invitados al evento se atrevió a hablar del tema. Allí estaba el presidente de la comisión de presupuesto de la Asamblea Nacional, Wálmaro Gutiérrez, y apenas balbuceó en un tema alejado del fondo de la charla.

Un cambio integral

  • “El desafío es acceder al desarrollo tecnológico”, dijo Slim, quien invitó una y otra vez a los asistentes a pensar que no debemos esperar nada porque ya está aquí, ya llegó: el cambio de la civilización y el nuevo de la telecomunicación.
  • Provocó a los asistentes con el tema de las asociaciones público privadas y el tema de los ingresos fiscales. La fuente del presupuesto está secándose y es injusto seguir pensando que el bolsillo de los ciudadanos es de hule o será eterno para financiar el cambio que apenas hemos comenzado a dar.
  • La “economía sustentada en la explotación” es cosa del pasado y por tanto las relaciones entre los empresarios y los trabajadores debe dar un vuelco. “El bienestar de la sociedad debe sustentarse en el bienestar de los demás”, agregó Slim, una idea que talvez le sonó a comunismo a más de alguno. Pero, lo dijo Slim, un símbolo del capitalismo moderno.
  • Seguiremos un día de estos.

Un comentario sobre “Gossip: Los ecos de la visita de Slim

  • el 18/09/2015 a las 2:04 pm
    Permalink

    En parte me gusta lo que les dijo el sr. Slim, a los cabezones del gobierno que solo les gusta andar con la pana pidiendo, eso esta tan arraigado en ellos que creen que es normal ser asi, solo ser pediguenos, esta bueno lo que les gusta no me fascina Slin pero lo veo realista, y esta bueno les haya hablado asi, como quien dice despiertensen, y yo agregaria, hagan cambios de politica, y politicos delen lugar a gobernar a gente con cerebros, no almas de cantaros comos los seudocomandantes que lo unico que sabes es saciarse lo mas que pueden sin importarles nada ni nadie, sino miren como estan millonarios todos ellos sin haber dado un dia productivo de trabajo, esta bueno que alguien les hable con peso, a estos sinverguenza, de donde sacaron propiedades, negociones, hotelones casonas…

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *