La repetición de las elecciones del 20D en España

Por Dr. Armando Mena Cuadra*

Después del fracaso de las elecciones del 20 de diciembre del 2015, en las que ninguno de los partidos contendientes consiguió formar gobierno, ayer domingo se realizaron las nuevas elecciones por mandato de la Constitución y las leyes electorales. Unos 35 millones y medio de españoles concurrieron nuevamente a las elecciones en las 23 mil mesas electorales repartidas por toda la piel del toro.

Se enfrentaron los mismos partidos que concurrieron a las del 20D (20 de diciembre), o sea por su orden en número de escaños el Partido Popular, partido Socialista Obrero Español, Unidos Podemos, una coalición de dos partidos de izquierda radical, y Ciudadanos, la otra fuerza emergente en el panorama político español, además de otros partidos menores, aunque por ser pequeños no dejan de ser importantes a la hora de negociar posibles coaliciones para formar gobierno.

Es seguro que ninguno de los partidos que hemos mencionado obtendrá los votos y el número de escaños suficientes para tener una mayoría absoluta que le permita gobernar en solitario, de ahí que los resultados finales se muestran harto difíciles de predecir. Lo que sí está claro es que hay dos bloques claros a la izquierda y a la derecha del espectro ideológico, el primero podría ser el de los partidos situados al centro derecha y que defienden la unidad de España, que son fundamentalmente el PP y Ciudadanos, y por otro lado, el centro izquierda y la izquierda radical representados por Unidos Podemos.

Tengamos en cuenta que en estas elecciones se eligen 350 diputados y 208 senadores que componen las Cortes Generales y que para gobernar con holgura y estabilidad se necesita de la mayoría absoluta de los diputados que sería la mitad más uno de esos 350 diputados electos en estos comicios que son 176 diputados, hay pues mucha incertidumbre y poca seguridad en los resultados, tanto a izquierda como a derecha.

Las encuestas de salida dieron resultados muy parecidos a los del 20D, y ello indica que para que elegir a un nuevo presidente del Gobierno será necesario negociar un pacto que permita la gobernabilidad. Y aquí volvemos a un tema muy importante y es que si Unidos Podemos le dará el sorpasso a los socialistas y le arrebatará el segundo lugar, colocándolo en tercer lugar es muy posible que haya un gobierno de izquierdas integrado por los radicales de Unidos Podemos y los del PSOE, pero aún también hay muchas dudas sobre si esa posibilidad se materialice en un gobierno que lleve a Pablo Iglesias a la presidencia del Gobierno, lo que según todos los analistas podría ser perjudicial para España y su senda de crecimiento.

Está claro que el PP, con su candidato Mariano Rajoy, será el ganador en número de votos y escaños, pero eso no es suficiente para que pueda ser investido presidente y gobernar, ya que su aliado natural en este escenario Ciudadanos, con su líder Albert Rivera tendría que obtener unos buenos resultados para pactar con el PP y así llegar a una mayoría absoluta, lo que todavía no se avizora en el horizonte electoral.

Otra posible coalición sería la llamada groose coalición a la alemana, en la que pactaran PP, los socialistas y Ciudadanos, que les daría una muy amplia mayoría absoluta, para navegar por toda la legislatura, sin contra tiempos, y capitanear los cambios que la sociedad española está demandando en sus políticos en cuanto a regeneración democrática y abolición de la corrupción que es lo que ha minado a los partidos tradicionales como el PP y el PSOE, que se han visto envueltos en casos de corrupción por parte de miembros de ambos partidos y que es lo que están aprovechando los partidos emergentes para colocarse en situación incluso de gobernar.

España, pues se juega mucho en estas elecciones, ya que un viraje hacia la izquierda significaría un cambio en el que los líderes de Unidos Podemos con su radicalismo y su populismo podrían llevar a España por un camino peligroso, ya que sabemos que han sido financiados por el chavismo bolivariano e incluso por los iraníes y tendría unos efectos muy perniciosos para el crecimiento que ha conseguido España en estos últimos años y que lo han colocado en la senda del crecimiento, dentro de los mejores de la Unión Europea

Se han creado dos millones de nuevos puestos de trabajo y su PIB ha crecido hasta un 3,2% durante el último año, ha venido mucha inversión extranjera, ha aumentado el consumo popular y se han creado nuevas empresas que son el motor de la economía, se ha aumentado el número de afiliados a la seguridad social, lo demuestra que esta es la senda que debe ser caminada por los españoles para que se consolide y se cohesione el crecimiento.

Otro tema que no hay que olvidar es del separatismo o secesionismo catalán que es un verdadero cáncer para la unidad de España y que está muy presente en estas elecciones, y que sabemos que la izquierda radical está por la labor de posibilitar un referéndum para que los catalanes se separen de España, lo que si ganase la izquierda y le permitiera formar gobierno abriría la espita que permitiera esa vía y que esto se convierte en un handicap para que efectivamente se produzca tal situación, lo que condicionaría un posible pacto de Unidos Podemos y del PSOE, pero en fin todo no está dicho todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *