“Trump empezó a besarme y me puso la mano en los pechos”

*Una concursante de ‘The Apprentice’ acusa a Trump de abusos sexuales
*Es el quinto relato de este tipo en una semana


Pablo Ximénez De Sandoval
Corresponsal El País

Los Ángeles
Una exconcursante del programa The Apprentice acusó este viernes públicamente a Donald Trump de haber abusado sexualmente de ella en los meses posteriores a su participación en el concurso, en el que el hoy candidato republicano era la estrella. Summer Zervos dio una conferencia de prensa en Los Ángeles junto a la abogada feminista Gloria Allred, especialista en representar este tipo de casos. Zervos, que no ha iniciado ninguna acción judicial, hizo un relato de unos hechos similares a los que ya al menos otras cuatro mujeres han hecho en los medios esta semana, que marca el momento más bajo de la campaña de Donald Trump a la Presidencia.
Zervos participó en la temporada 5 de The Apprentice, donde fue “despedida” según la dinámica del concurso. En 2007, durante un viaje a Nueva York contactó con Trump, a quien quería pedirle trabajo. Él la recibió en su despacho, elogió sus capacidades. La besó en los labios al recibirla y al irse. Ella se lo contó a sus padres y a una amiga. La abogada afirma que esas personas corroboran que se lo contó.
Se volvieron a encontrar en Los Ángeles, donde quedaron para lo que ella creía que iba a ser una cena de trabajo. Se encontró con que Trump la recibió en un bungaló. “Vino hacia mí y empezó a besarme con la boca abierta al tiempo que tiraba de mí hacia él. Me alejé y me senté en una silla. Él se sentó frente a mí e hice un intento de empezar una conversación. Entonces me pidió que me sentara junto a él. Lo hice. Me agarró por el hombro y empezó a besarme muy agresivamente y me puso la mano en el pecho. Me separé y fui al otro lado de la habitación. Entonces vino, me agarró la mano y me llevó al dormitorio”.
Allí se repitió una escena similar, en la que ella intentaba empujarle mientras él la abrazaba y se tocaba los genitales. Cuando quedó claro que ella no quería seguir, él aceptó sentarse a cenar. “Actuaba como si estuviera muy enfadado”. La situación se convirtió entonces en una conversación de negocios. Más adelante, Trump le ofreció un trabajo que ella no consideraba adecuado. Ella siguió buscando un trabajo en las empresas de Trump.
El comportamiento descrito por Zervos es coherente con el que ya han relatado al menos otras cuatro mujeres. Primero, dos en The New York Times, en una historia de la que Trump exigió rectificación. Este mismo viernes, otra mujer, Kirstin Anderson, declaraba en The Washington Postque Trump la manoseó por debajo de la falda en un club en Manhattan. Además, una reportera de la revista People, Natasha Stoynoff, ha hecho también pública una experiencia parecida con Trump.
En el despacho de Allred, una de las abogadas feministas más conocidas de Estados Unidos, la prensa se agolpaba para escuchar el relato como en las grandes ocasiones que ha vivido esta firma. Entre ellas, están los casos contra Bill Cosby, contra Tiger Woods o contra Michael Jackson por su comportamiento sexual. Este viernes allí se estaba hablando del candidato republicano a la Casa Blanca, a menos de un mes de las elecciones.
En cualquier elección presidencial anterior una sola de estas acusaciones tenía el poder de destruir una carrera. La cascada de acusaciones contra Trump tiene origen en el vídeo publicado el pasado viernes por The Washington Post en el que se le oye haciendo comentarios obscenos en un micrófono abierto durante una grabación del programa Access Hollywood. En esa grabación, se oye a Trump decir que no se puede contener cuando ve una mujer guapa, que tiene que besarla. Y también que “cuando eres una estrella” te dejan hacerles cualquier cosa, como “agarrarlas del coño”.
La razón de que estas mujeres hayan salido ahora a relatar estos hechos, decía este viernes la abogada Allred, es porque vieron a Donald Trump negar categóricamente durante el debate del domingo que ese sea su comportamiento con las mujeres o que alguna vez haya hecho algo así. “Esa negación, en mi opinión, es lo que ha provocado lo que está pasando ahora”, dijo Allred.

2 comentarios sobre ““Trump empezó a besarme y me puso la mano en los pechos”

  • el 21/10/2016 a las 1:00 pm
    Permalink

    LA SOCIEDAD AMERICANA Y SUS GENTES SON HIPOCRITAS. SE CREEN LOS DUEÑOS DEL MUNDO Y SON DEBILES EN ACEPTAR POR TIMIDEZ O ESCRUPULOS LA ACTUACIN DE SUS GENTES. EL CASO DE “BILL CLINTON” SI EL NO HUBIERA PEDIDO PERDON LO HUBIERAN DESPACHADO COMO PRESIDENTE. PERO ACEPTARON LA AMISTAD DEL PRESIDENTE — CON OSAMA BIN LADEN. SON CRUELES, DAÑINOS Y TERRORISTAS.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *