¿Qué pasaría en C.A. si ocurre una ola de deportaciones?

*Aferrarse al Plan Alianza para la Prosperidad es una estrategia en los países del Triángulo Norte para reducir un posible impacto en las políticas migratorias que cambiarían con el gobierno de Donald Trump.

Por Eswin Quiñónez y Antonio Barrios
Univisión

Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua reúnen cerca del 8% de los 55.2 millones de personas de origen latino que vive en Estados Unidos y representan uno de las principales fuentes de ingresos económicos para Centroamérica a través de sus remesas. Por ello, la elección de Donald Trump supone una alarma en estos países.
De acuerdo con Carlos Acevedo, expresidente del Banco Central de Reserva de El Salvador y exrepresentante de Centroamérica ante el Fondo Monetario Internacional, si se cumplen las promesas del magnate y se cierra la puerta para los inmigrantes habrá un impacto perceptible en la economía de la región.
“Centroamérica tiene como un principal estímulo para su economía el envío de dólares por parte de sus inmigrantes, y si se cumplen las promesas de endurecer la política migratoria en Estados Unidos, el impacto podría verse a corto plazo”, estima el analista salvadoreño.
Las remesas en Centroamérica tuvieron un récord de US$15,818 millones en 2015, siete por ciento más que el 2014, según la firma AirPak que opera las transacciones de Western Union en esa región.
Acevedo también ve un escenario desalentador y como un efecto indirecto lo que llamó como una “guerra comercial” anunciada durante la campaña del republicano contra potencias como China, esto disminuiría las actividades económicas, comerciales e industriales en este país.
“Si Estados Unidos entra en recesión se desalentará el flujo de dólares y el intercambio comercial con Centroamérica”, explica Acevedo.
Algo similar opina el sociólogo nicaragüense Óscar René Vargas y añade a este escenario el cierre de una válvula social para el combate de la pobreza en estos países.

Decenas de migrantes en una oficina de MIgración de Estados Unidos.
Decenas de migrantes en una oficina de MIgración de Estados Unidos.

Retorno masivo
En 2015, esta región centroamericana recibió 76,345 deportados: 33,249 de Guatemala; 21,920 de El Salvador; 20,309 de Honduras; y 867 de Nicaragua. Estas cuatro nacionalidades forman parte del top diez de más expulsiones desde Estados Unidos, con México a la cabeza.
La cifra del 2014 superó en 399 a 2015, con 76,744 deportaciones, según datos del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).
Los expertos consultados temen que en un período muy corto ocurra una ola de deportaciones masivas que pueda colapsar incluso el sistema de recepción en estos países.
Vargas explica que si los países reciben a tantos deportados en poco tiempo la situación económica y social tendrá una repercusión negativa en términos de sostenibilidad. “La pobreza incrementará y habrá crisis”, analiza el nicaragüense.
El Pew Research Center calcula que para 2015 había más de 1,755,000 centroamericanos indocumentados en Estados Unidos, de los cuales unos 740,000 son salvadoreños, 600,000 guatemaltecos, 380,000 hondureños y el resto de los otros países del istmo.
Fernando Carrera, excanciller de Guatemala, identifica tres temas para analizar en este escenario y son: el migratorio, el comercial, y la Alianza para la Prosperidad y las obligaciones nacionales que buscan que la gente no migre.
La presión podría crecer sobre los países centroamericanos para que trabajen de forma más acelerada en las agendas sobre la lucha contra la corrupción y el combate a la pobreza, enfatiza Carrera. “La administración de Trump será dura con los países del Triángulo Norte sobre los cambios que se deben hacer para reducir la migración”, sentenció.
Carrera advirtió de una “política menos flexible”, posible deshumanización y aceleración de los procesos de deportación, lo cual se había mermado con Obama, aunque los números de deportación son los más altos de la historia.
Sobre los tratados comerciales, Carrera recordó que durante la campaña se vendió la idea de que ese tipo de acuerdos “perjudican a Estados Unidos”, por lo que hay que esperar a ver cuál será la política de la administración Trump. “No se descarta que busque renegociar el TLC con Centroamérica”, afirma.
Una alianza, una defensa
El salvadoreño Acevedo coincide con Carrera en que Centroamérica debe aferrarse al Plan de la Alianza para la Prosperidad, en el que Estados Unidos aprobó 750 millones de dólares, y con el que se busca que la región implemente proyectos sociales para reducir la inmigración desde el país de origen.
“La solución no es levantando muros. Se deben de crear condiciones para que los centroamericanos vean menos atractivo migrar. Si el gobierno de Trump ve con buenos ojos las iniciativas de ayuda para la región puede hacer que menos gente se vaya. Las raíces de la migración están aquí y se tiene que trabajar aquí”, añade vía telefónica el experto.

2 comentarios sobre “¿Qué pasaría en C.A. si ocurre una ola de deportaciones?

  • el 14/11/2016 a las 5:02 pm
    Permalink

    Esta posicion emana de la creencia en la propaganda que el Sr. Trump es racista y quiere deportar a todos los immigrantes indocumentados en los Estado Unidos. En su recien entrevista en “60 Minutos” El Sr. Trump reitero que el tiene planes de deportar una gran cantidad de “Immigrantes Criminales”.
    Este sector no envia remesas a Centro America y las gran mayoria son de origen Salvadoreño y Hondureño que pertenecen a las pandillas Salvatrucha.
    Estos grupos operan impunemente en el estado de California y son una gran parte de la sobrepoblacion de las carceles Estado Unidence.
    Anhora bien, la logistica de deportar a todos los indocumentados incluyendo a la gran mayoria que son personas descentes y trabajadoras seria un gran dolor de cabeza para la administracion Trump que requiriria la aprovacion de la Camara de Representantes y del Senado que se llevaria por lo menos un año para aprovar esta propuesta y despues buscar el finaciamiento para ponerlo en operacion y contratar la masiva cantidad de agentes migratorios necesarios.

    Algo mas creible es lo que propuso el Presidente Electo Trump, que es deportar a los criminales. Esto afectara a Guatemala, El Salvador y Honduras inmediatamente. Con el tiempo esta bandas criminales podrian filtrarse a Nicaragua.

    Por esa razon Nicaragua debe crear un plan independiente para frenar la entrada de esos criminales deportados que podrian afectar la economia y vida social del pais.

    Respuesta
  • el 22/11/2016 a las 3:40 am
    Permalink

    En realidad no son todos los medios que hablan de deportaciones a gente buena y trabajadora, mas que todos son medios mejicanos. El Sr. Trump ha sido enfatico en decir que seran criminales y gente de mal vivir y quien dira que esto es malo? Todo lo contrario, porque hay gente que es dedicada.honrada,trabajadora y cumplida con sus impuestos, aunque no tengan documentos ellos son muy derechos. A esta gente no es de negarles una ayuda y buscarle una legalizacion y aunque no lo crean me parece que Trump si va a ayudar a la gente buena y derecha ya lo han hecho los republicanos en el pasado con Ronald Reagan, por que no creer que otro republicano lo hara? Le estan endilgando muchos defectos al empresario Trump. Dejenlo que trabaje y veamos que sale

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *