La cultura perdió a grandes figuras en 2016

* Pierre Boulez, Umberto Eco y Leonard Cohen, entre los fallecidos

México
El mundo de la cultura sufrió dolorosas pérdidas durante este año que dejaron un vacío en diversas disciplinas, como las del músico Pierre Boulez, la autora Nelle Harper Lee, el escritor Umberto Eco, el dramaturgo Dario Fo y el cantautor Leonard Cohen.
Apenas unos días después de haber comenzado el año, el 5 de enero, la comunidad internacional sufrió una de sus más grandes pérdidas con la partida del compositor y director de orquesta francés Pierre Boulez, tan solo dos meses antes de cumplir los 91 años.
Boulez fue el último músico de la generación Darmstadt, fue reconocido por su composición “Le marteau sans maître” que realizó a partir de los poemas de René Char y por ser director de la Orquesta Filarmónica de Nueva York.
Un día después, la vida del trompetista afrocubano Alfredo “Chocolate” Armenteros llegó a su fin a la edad de 87 años. Durante seis décadas de su vida se dedicó enteramente a la música y fue considerado el “Louis Armstrong latino”.
Armenteros se presentó en más de 70 países y compartió escenarios con figuras como Arsenio Rodríguez, Machito, Benny Moré, Israel López Cachao, Eddie Palmieri, Dizzy Gillespie y Nat King Cole.
La partida de la escritora estadounidense Nelle Harper Lee, a los 89 años, sorprendió al mundo literario el 19 de febrero, tras alcanzar fama por su obra “Matar a un ruiseñor”, con la que consiguió el Premio Pulitzer 1961.
Su trabajo fue llevado al cine y se convirtió en ganador de tres premios Oscar. Su obra es escasa y únicamente se conoce otra novela de su autoría llamada “Ve y pon un centinela” que fue publicada en 2015.
Una de las más significativas pérdidas para la literatura se registró el 19 de febrero, cuando el filósofo y escritor italiano Umberto Eco perdió la batalla contra el cáncer a los 84 años.
El escritor fue reconocido por sus trabajos e investigaciones en el campo de la semiótica, pero también por su excelente narrativa en novelas como “El nombre de la rosa” y “El cementerio de Praga”.
En el año 2000, recibió el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades así como la Medalla de Oro al Mérito de la Cultura y el Arte (Roma, 1997) y nombrado Caballero Gran Cruz de la Orden del Mérito de la República Italiana (Roma, 1996).
El 26 de marzo las letras también se despedirían del talento del escritor estadounidense Jim Harrison, conocido por su popular obra “Leyendas de pasión”, la cual fue llevada al cine por el director Edward Zwick.
Harrison escribió títulos de ficción como “Un buen día para morir” (1973) y su colección de tres novelas “The Summer He didn’t die” (2005), y demostró su talento poético en obras como “Caminando” (1967), “Volviendo a la tierra” (1977) y “Cartas a Yesenin” (1973).
El escritor húngaro Imre Kertész abandonaría este mundo el 31 de marzo. Su obra maestra “Sin destino”, que narra la vida de un adolescente en los campos de concentración Nazi, fue galardonada con el Premio Nobel de Literatura 2002. Sus obras han sido traducidas al español e incluyen “Fiasco”, “La bandera inglesa” y “Kaddish por el hijo no nacido” entre otras.
La música también se vio afectada por el fallecimiento del compositor e intérprete de tango argentino, Mariano Alberto Martínez, mejor conocido como “Mariano Mores”, ocurrido el 13 de abril, a los 98 años de edad.
Fue autor de varios de los tangos más famosos e importantes entre los que se encuentran “Uno”, “Adiós Pampa Mía” y “Cafetín de Buenos Aires”, también produjo una gran cantidad de revistas que combinaban la danza, el tango y el humor como “Buenos Aires canta al mundo” (1966) y “Yo canto a mi Argentina” (1973).
La luz del escritor colombiano Fernando Soto Aparicio se apagó el 2 de mayo tras perder una larga batalla contra el cáncer. Fue reconocido por su novela “La rebelión de las ratas” y que le llevó a obtener el Premio Casa de las Américas 1970.
Su obra fue extensa y variada, pasando por la novela, la poesía y la literatura infantil, y en su última obra “Bitácora del agonizante” contaba el día a día de su dolorosa enfermedad.
El 8 de junio perdería la vida el escritor francés Maurice Pons a los 91 años, escribió más de una veintena de títulos, entre los que destaca “Virginales” (1955), que inspiró a François Truffaut para el guión de su película “Les Mistons”.
Pons también publicó “El pasajero de la noche” donde relata la guerra de Argelia y firma el Manifiesto de los 121 intelectuales franceses para denunciar la guerra de Argelia.
A los 87 años, el escritor estadounidense de origen rumano Elie Wiesel, superviviente del holocausto nazi y autor de sus vivencias en diferentes novelas, falleció el 2 de julio.
En tres novelas diferentes relata sus experiencias durante aquellos años, “La noche”, “El alba” y “El día”, publicadas en español bajo el título de “Trilogía de la noche”, que lo convirtieron en ganador del Premio Nobel de la Paz en 1986.
La existencia del escritor y dramaturgo argentino Dalmiro Antonio Sáenz, quien se convirtió en un autor conocido por el libro de cuentos “Setenta veces siete”, la cual también tuvo su versión cinematográfica, terminó el 11 de septiembre.
Sáenz conformó una extensa obra que incluye títulos como “Hip… Hip óUfa!” por la cual fue galardonado con el Premio Casa de las Américas, y “Treinta Treinta”, libro de cuentos con el que se hizo acreedor al Premio Argentores.
El teatro y las letras dijeron adiós al más grande y famoso artista italiano del siglo, Dario Fo, quien debido a complicaciones respiratorias murió el 13 de octubre a los 90 años.
Dario Fo dedicó más de 70 años de su vida al teatro e innovó en la sátira de la comicidad en más de 100 comedias que le valieron el Premio Nobel de Literatura en 1997 por “emular a los bufones de la Edad Media en la autoridad flagelante y por defender la dignidad de los oprimidos”.
Una de las muertes que cimbró al mundo cultural fue la del cantautor y poeta canadiense Leonard Cohen, reconocido por canciones como “Halleluja”, “Suzanne”, “Everybody knows”, quien falleció el 7 de noviembre a los 82 años de edad.
Galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2011, Cohen tuvo gran influencia en las décadas de los años 60 y 70, y fue consolidando su carrera hasta alcanzar gran fama gracias a su cautivadora voz y su sello para interpretar.
Otra triste noticia para la cultura se dio el 10 de noviembre, cuando el escritor, dibujante, escenógrafo y director de escena de teatro español, Francisco Morales Nieva, murió a los 91 años.
Morales Nieva fue académico de la Real Academia Española desde 1990, su producción teatral le valió el Premio Nacional de Teatro en 1980 y 1992, además obtuvo el Premio Nacional en Literatura Dramática y el Premio Valle-Inclán 2011 por la escritura y dirección de “Tórtolas, crepúsculo y… telón”. Por su producción literaria en general, obtuvo el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1992.
El escenario cultural perdería el 1 de diciembre a Mika Kurosawa, una de sus mejores bailarinas, quien fue considerada como la mayor representante de la danza japonesa por ser innovadora y “antiteatral” en cada una de sus presentaciones.
Parte de su carrera fue desarrollada en Nueva York, y desde 1992 se dedicó a proyectos en solitario, en 2007 presentó una de sus más aclamadas obras “Romantic Night” con bailarines japoneses y estadounidenses, dejando huella en la danza que fue descrita como “rebelde” por “The New York Times”.
El poeta, dramaturgo, cronista y ensayista José Ribamar Ferreira, mejor conocido como Ferreira Gullar, falleció el 4 de diciembre a los 86 años; se distinguió como el mayor exponente de la poesía brasileña.
Fue reconocido con los premios Príncipe Claus (2002), el Jabuti en la categoría Libro de ficción (2007) y el Camões (2010), el más importante de la literatura en portugués.
En una tragedia, más de 60 integrantes del Coro del Ejército Rojo A. V. Alexándrov, entre los que figuraba el director Valeri Khakhilov, perdieron la vida cuando el avión en el que viajaban para participar en las festividades de Año Nuevo en la base aérea de Hemimim, se estrelló en el Mar Negro, el 25 de diciembre.
Ese mismo día también falleció la astrónoma y científica estadounidense Vera Rubin a los 88 años de edad por causas naturales. Su trabajo fue fundamental en torno al desarrollo de evidencia sobre la materia oscura en el universo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *