Pekín y Washington observan la visita de presidenta Tsai

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, parte de Taipei, capital de China Taiwán, en una gira internacional en la que visitará Estados Unidos, Honduras, Guatemala y Nicaragua, y que está en la mira de Pekín y de Washington, D.C.
En tanto, el gobierno sandinista de Daniel Ortega se mantiene hermético sobre las posibles consecuencias de la visita de la presidenta asiática, en particular por los efectos que tendría sobre el cada día más lejano proyecto del Canal Interoceánico, en manos de China Comunista.
En las últimas horas, el gobierno saliente de Barack Obama, através del Secretario de Estado, John Kerry, anunció que no cambiará la política de Estados Unidos hacia China, aunque no parece estar totalmente de acuerdo con ello, el presidente electo Donald Trump.
La presidenta Tsai llega el domingo a Centroamérica en visita oficial para ratificar la continuidad de una generosa cooperación a cambio de apoyos diplomáticos, tras una polémica escala en Estados Unidos antes de la toma de posesión del presidente electo Donald Trump.
En sus vuelos de ida y regreso, Tsai realizará escalas en Estados Unidos -en Houston el 7 de enero y en San Francisco el 13 de enero- en medio de señales de un acercamiento de Trump con Taipei.
China ha pedido a Estados Unidos que no permita a la presidenta de Taiwán transitar por su territorio y el presidente Barack Obama ha advertido sobre la “significativa” respuesta que Pekín podría dar al diálogo que Trump ha abierto con Taiwán, violando décadas de tradición diplomática norteamericana.
Para el excanciller nicaragüense José Pallais, el paso por Estados Unidos y la llegada a Centroamérica de la mandataria taiwanesa “no va a tener ninguna relevancia internacional, porque entre Taiwán y China existe más comunicación y coordinación de la que se aparenta”.
Por eso, con el tránsito de la mandataria por Houston y San Francisco, según Pallais, “no va haber un cambio” en las relaciones de China con Estados Unidos por cuanto tienen demasiados intereses mutuos.
– Amor con amor se paga –
Por lo demás, el viaje de Tsai a Centroamérica tiene un evidente significado en el marco de las relaciones con la región.
“Amor con amor se paga, la presidenta viene a ratificar la cooperación a cambio de una lealtad que se manifiesta en apoyo diplomático”, declaró a la AFP, en San Salvador, el analista y profesor universitario Roberto Cañas.
La cooperación no reembolsable de Taiwán es significativa para la región. Según cifras oficiales, Nicaragua recibe un promedio anual de 50 millones de dólares, El Salvador sumó 71,9 millones entre 2012 y 2015, y Guatemala recibió 62,7 millones en los últimos cinco años.
En el caso de Nicaragua, Taiwán, es un “aliado importante” y “es difícil encontrar (otro país) con que sustituirlo”, afirmó Pallais.
Con una numerosa comitiva, la mandataria iniciará su gira en Honduras la tarde del domingo, y el lunes conversará con el presidente Juan Orlando Hernández.
El martes, en Managua, participará en la investidura del presidente Daniel Ortega, quien estrena su tercer mandato consecutivo.
El miércoles 11, Tsai llegará a Guatemala, donde conversará con el presidente Jimmy Morales, y viernes 13 estará en San Salvador donde será recibida por el presidente Salvador Sánchez Cerén.
– Diplomacia del dólar –
Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua forman parte de los 12 aliados que Taipei tiene en Latinoamérica.
El envío de fondos desde Taiwán sin mayores restricciones a Centroamérica, en la década del 2000-2010, provocó escándalos y el encarcelamiento por corrupción de tres expresidentes: Arnoldo Alemán (Nicaragua, 1997-2002), Alfonso Portillo (Guatemala, 2000-2004) y el fallecido Francisco Flores (El Salvador, 1999-2004).
“La diplomacia del dólar, no ha desaparecido, tiene otras maneras, ya no en la ilegalidad, pero siempre es usada para el mismo fin, nadie da cooperación gratis, nadie ofrece apoyos de cooperación a cambio de nada”, destacó el analista Cañas.
Para Pallais, lo que ha permitido a presidentes y políticos apropiarse de fondos proporcionados por Taiwán, es la liberación que se hace desde Taipei sin control ni seguimiento del poder legislativo, porque son fondos confidenciales que se entregan con facilidad.
A excepción de Costa Rica que rompió relaciones con Taiwán en junio de 2007, para establecerlas con China, el resto de países de la región han mantenido una “inalterable lealtad” con Taipei y “tímidas” relaciones comerciales con Pekín.
Nicaragua mantiene buenas relaciones con Taiwán, a pesar de que en 2013 autorizó a una empresa china a construir un canal interoceánico tres veces más largo que el canal de Panamá con una inversión de 50.000 millones de dólares.

kerry-china
Kerry asegura que EEUU seguirá respetando la política de una sola China
El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, aseguró hoy en una conversación telefónica con su homólogo chino, Wang Yi, que EEUU respetará la política de una China sin importar qué partido gobierne, informó el Ministerio de Exteriores.
Las relaciones diplomáticas entre Pekín y Washington viven momentos de tensión tras la llamada de la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, al presidente electo de EEUU, Donald Trump, el pasado 2 de diciembre para felicitarlo por su victoria electoral.
Tsai hará dos escalas en EEUU (Houston y San Francisco) al inicio y al final de su gira centroamericana, del 7 al 15 de enero, en la que visitará a sus aliados diplomáticos Honduras, Guatemala, Nicaragua y El Salvador.
Kerry recalcó la importancia de las relaciones entre su país y China y Wang indicó que ambos Gobiernos deben “seguir trabajando para proteger y reafirmar” el desarrollo de las relaciones bilaterales, según el Ministerio chino de Exteriores.
Asimismo, Kerry señaló el éxito del desarrollo de las relaciones bilaterales y destacó la colaboración en cuestiones como la recuperación económica global, la lucha contra el cambio climático y la resolución de asuntos importantes sobre seguridad internacional.
Pese al compromiso de la Administración del actual presidente de EEUU, Brack Obama, con el principio de una China, Trump ha puesto en duda su continuidad.
“No sé por qué tenemos que estar ligados por una política de una sola China a no ser que lleguemos a un acuerdo con China que tenga que ver con otras cosas, incluido el comercio”, dijo Trump el pasado 11 de diciembre en el canal televisivo Fox News.
Durante más de cuatro décadas, Estados Unidos ha basado sus relaciones con el gigante asiático en el principio de una “sola China”, por el que el único Gobierno chino al que reconoce Washington es el de Pekín, lo que le aleja de las aspiraciones independentistas de Taiwán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *