Advertisement

Cifras oficiales confirman a Obama como el mayor “deportador en jefe”

Por Alfonso Chardy
El Nuevo Herald

Cifras oficiales recientemente publicadas muestran que durante los primeros siete años del gobierno del presidente Barack Obama, más de 2.7 millones de extranjeros fueron deportados, el mayor número en más de un siglo.
Las cifras del Anuario de Estadísticas de Inmigración del 2015, publicado a mediados de diciembre, muestran que desde que Obama tomó posesión de su cargo como presidente de Estados Unidos el 20 de enero del 2009 hasta el 30 de septiembre del 2015, un total de 2,749,854 inmigrantes indocumentados fueron deportados de los Estados Unidos.
Eso es un récord.
Ningún presidente desde que se comenzó a recabar las cifras de deportación en la década de 1890 ha tenido un número tan alto de expulsiones de extranjeros, según el Anuario, considerado la “Biblia” de las estadísticas de inmigración entre los círculos de expertos que se ocupan del tema, como los abogados que representan a los inmigrantes en los tribunales, activistas que defienden los derechos de los inmigrantes y los periodistas que cubren la fuente.
Bajo la segunda y última presidencia de Grover Cleveland de marzo de 1893 a marzo de 1897, un total de 9,069 extranjeros fueron deportados, según cifras del Anuario.
El segundo lugar, detrás de Obama, le corresponde al presidente George W. Bush, bajo cuyo mandato un total de 2,012,539 extranjeros fueron expulsados. Durante la presidencia de Bill Clinton, el total de deportados fue de 869,646, según muestran las cifras del Anuario.
Muchos partidarios de Obama y algunos de sus propios asesores han cuestionado afirmaciones de que es el responsable de un gran número de deportaciones, lo que provocó que en el 2014 la presidenta del Concejo Nacional de La Raza, Janet Murguía, lo tildara de “deportador en jefe”.
En un discurso hace dos años Murguía criticó severamente a Obama con esta declaración: “Para nosotros este presidente ha sido el deportador en jefe”.
También en el mismo 2014, el secretario del departamento de Seguridad Interna (DHS), Jeh Johnson, le informó al Congreso federal que las cifras vinculadas a la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) que indicaban un récord de deportaciones no reflejaban realmente deportaciones sino regresos a México de personas cerca o en la misma línea divisoria entre ambos países sin que haya habido de por medio un proceso formal de deportación.
2.7 MILLONES DE DEPORTADOS
La explicación de Johnson se produjo durante una audiencia del Congreso cuando un legislador republicano le preguntó si la administración de Obama estaba inflando sus cifras de deportación.
“Bajo la administración de Obama, más de la mitad de esas expulsiones que fueron atribuidas al ICE, ¿no son en realidad el resultado de detenciones de la Patrulla Fronteriza que no se habrían contado en las administraciones anteriores?”, preguntó el republicano John Culberson de Texas.
“Correcto”, respondió Johnson.
Sin embargo, cuando se publicaron los Anuarios del 2014 y del 2015, no hubo ninguna corrección de las cifras de deportación en las publicaciones ni tampoco ninguna nota con la aclaración de Johnson. De hecho, las cifras que figuran en el Anuario están claramente etiquetadas como deportaciones, y no como regresos fronterizos.
“Las deportaciones son la salida obligatoria y confirmada de un extranjero inadmisible o deportable fuera de los Estados Unidos basado en una orden de deportación”, según una nota al pie de la lista de deportaciones que va desde 1892 hasta el 2015. El Anuario es una publicación de la Oficina de Estadísticas de Inmigración, que es una de las muchas agencias que pertenecen al DHS, que Johnson supervisa.
DHS no quiso comentar sobre la discrepancia aparente entre la aclaración de Johnson y las cifras del Anuario. ICE, por su parte, envió a el Nuevo Herald sus propias cifras de expulsiones del año fiscal 2001 al 2015, pero señaló en un correo electrónico que las cifras a partir del 2007 incluyen los regresos fronterizos a los que se refirió Johnson.
Las cifras de ICE son diferentes de las cifras del Anuario, pero no mucho.
Por ejemplo, para el 2007 ICE muestra un total de 291,060 “deportaciones” en comparación con 319,382 del anuario.
En el 2012, las cifras de ICE muestran 409,849 “expulsiones” en comparación con 416,324 del Anuario.
Por cierto, los regresos que no se consideran deportaciones se enumeran por separado en el Anuario. No están incluidos en la lista titulada deportaciones.
Ni ICE ni DHS explicaron cómo se recopilaron las cifras del Anuario, o que vínculo puedan tener con las de ICE.
Estados Unidos ha tenido leyes de inmigración desde por lo menos 1798, pero las cifras de deportación sólo se han recabado en el Anuario de Estadísticas de Inmigración desde 1892.
En ese momento, el presidente era Benjamín Harrison. Sin embargo, el Anuario no menciona el número total de deportaciones durante su período presidencial que duró desde marzo de 1889 hasta marzo de 1893.
Por ende, el número de deportaciones por mandato presidencial sólo puede ser contado en el Anuario comenzando por Grover Cleveland, cuyo segundo y último periodo presidencial corrió de marzo de 1893 hasta marzo de 1897. Su total de deportaciones fue de 9,069.
A lo largo del siglo XX, según el Anuario, las deportaciones nunca superaron el número a las que llegó el presidente demócrata Bill Clinton, cuyo periodo presidencial se extendió desde enero de 1993 hasta enero del 2001: 869,546.
Durante la campaña presidencial del 2016, sin embargo, el candidato republicano Donald Trump afirmó que el presidente Dwight Eisenhower había deportado a 1.3 millones de inmigrantes, a pesar de que el Anuario le da solo 110,019.
PolitiFact, un sitio web de verificación de cifras y hechos dirigido por editores y periodistas del Tampa Bay Times, calificó la afirmación de Trump como media verdad porque los investigadores encontraron evidencias de que durante la presidencia de Eisenhower el número verdadero de deportaciones podría haber sido alto.
“Nos topamos con estimaciones de expulsiones forzadas que van de 250,000 a 1.3 millones”, dijo PolitiFact.
Fue sólo en el siglo XXI que las deportaciones se dispararon, según el Anuario. Durante la presidencia de George W. Bush, cuyo período corrió de enero del 2001 a enero del 2009, al menos 2,012,539 extranjeros fueron deportados, según el Anuario.
Obama tomó posesión del cargo en enero del 2009, y lo entrega a Trump el 20 de enero. Durante la campaña, Trump amenazó repetidamente con deportar a todos los 11.1 millones de inmigrantes indocumentados en el país.
Después la elección del 8 de noviembre, sin embargo, Trump ha suavizado su postura, diciendo que podría concentrarse en la deportación de dos a tres millones de extranjeros con antecedentes penales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *