Cuba y Miami, hermanadas en la tragedia, empiezan la reconstrucción

La Habana

Cuando Irma ya está condenada a desaparecer sobre el territorio continental de EEUU, en Cuba continúan contabilizando los grandes daños dejados por el huracán más fuerte de la historia, de los formados en el Atlántico.

Irma es responsable de la lamentable pérdida de 10 vidas humanas, pero además de serios daños a la infraestructura del país, especialmente en áreas turísticas y en La Habana, así como a las viviendas y a la agricultura.

En La Habana, su furia desbordó el Malecón y otras zonas cercanas al litoral norte, en la peor inundación de este tipo que se recuerda. Sus aguas se adentraron casi 300 metros en la ciudad, anegando calles y viviendas y motivando que algunas personas se desplazaran con el agua hasta la cintura y en algunos casos, a nado.Cuba y Miami, hermanadas en la tragedia, empiezan la reconstrucción

A pesar de las impresionantes imágenes de La Habana, no fue allí donde el huracán se ensañó con mayor alevosía. Holguín, Las Tunas, Camagüey, Ciego de Ávila, Villa Clara, Matanzas y Mayabeque también recibieron el impacto del ciclón, que provocó una estela de escombros, árboles arrancados y postes derribados, difícil de superar.

La cayería norte de Cuba, una de las más importantes y bellas zonas turísticas de la isla, está totalmente devastada. La infraestructura hotelera de Cayo Santa María, Cayo Coco y Cayo Guillermo está severamente dañada, así como los ‘pedraplenes’ o caminos que unen a estos islotes con tierra firme. El aeropuerto internacional de Jardines del Rey quedó destrozado.

Aunque el huracán también pasó, contra los pronósticos, muy cerca de Varadero (Matanzas), el principal balneario turístico de Cuba, los daños son menores de lo esperado. Allí se alojaban 18.500 turistas, de los cuales 5.000 habían sido previamente evacuados tres días antes de los cayos del norte de Cuba.

Un complicado retorno a MiamiCuba y Miami

Tallahassee 

Los millones de floridanos que formaron parte de la mayor evacuación en la historia de la los Estados Unidos están deseosos de regresar a sus hogares. Los esfuerzos de recuperación post Irma ya están en camino: botes, camiones y voluntarios desde Key West a Jacksonville.

El gran número de evacuados que ya están cansados de estar dentro de un albergue sigue aumentando y, en lo que la primera etapa de ayuda llega a las carreteras, esta desesperación puede representar un gran reto para el gobernador Rick Scott.

El gobernador subió a un helicóptero de la Guardia Costera el lunes para ver de primera mano los daños causados por el paso del huracán Irma en los Cayos de la Florida, al igual que millones de residentes hicieron en sus vecindarios.

“Esperen instrucciones de las autoridades locales antes de regresar a sus vecindarios y a las áreas que fueron evacuadas”, escribió Scott en Twitter. “El impacto de la tormenta puede tener secuelas aún después del paso del centro de la misma”.

Bud y Beth Haidet dejaron Fort Myers el viernes y se refugiaron en el Hotel Doubletree en el downtown de Tallahassee. El lunes mantenían el buen humor ya que había café y podían estar en el lobby del hotel compartiendo.Cuba y Miami

“Estamos listos para regresar”, dijo Bud Haidet, director de atletismo retirado de la Universidad de Wisconsin-Milwaukee. “Tenemos cosas en el congelador y en la nevera. Salimos realmente bien rápido”.

Beth Haidet dice que su preocupación mayor es conseguir gasolina en la carretera Interestatal 75 ya que tienen por delante más de seis horas de viaje. Uno de los mayores retos del estado es que la gasolina pueda llegar a las gasolineras, pero hasta que el puerto abra de nuevo eso no ocurrirá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *