Costa Rica reprime a güiriseros y apresa a un nicaragüense

  • 200 personas advertidas por ejercer actividades ilegales
  • Este viernes detuvieron a 12 personas a quienes se les abrió proceso penal
  • Solo un extranjero permanece en prisión preventiva, comunicó la Fiscalía

Por Carlos Hernández

San José. Oficiales de la Policía de Fronteras quemaron este viernes las covachas construidas dentro de una finca en Crucitas, así como las levantadas en vía pública, y destruyeron los utensilios usados por los coligalleros para la extracción ilegal de oro.

La acción policial forma parte de un operativo que desarrollan los agentes desde el miércoles anterior, para tratar de evitar los daños ambientales en la finca Vivoyet, conocida como mina Crucitas, pues allí hay yacimientos de oro. El terreno se ubica en Cutris de San Carlos, Alajuela.

Precisamente, el viernes fueron detenidos 12 hombres con sedimentos en los cuales hay arena, tierra y oro, quienes fueron puestos a la orden de la Fiscalía Adjunta de San Carlos.

Este sábado los indagaron y luego quedaron en libertad sin ningún tipo de medidas. Empero, se les abre un proceso penal como sospechosos de realizar actividades “mineras de reconocimiento, exploración o explotación, sin contar con el respectivo permiso o concesión”, que es penado con prisión de tres meses a cinco años, según el artículo 141 del Código de Minería.

De acuerdo a los informes policiales, se les deja libres pues es la primera vez que los arrestan en esas actividades. Los implicados son originarios de los cantones de San Carlos, Upala y Abangares. También hay nicaragüenses.

Resultados

El Ministerio de Seguridad Pública informó este sábado que desde el miércoles y hasta la fecha se han detenido 200 coligalleros, (así se le llama a la persona que sustrae oro en pequeñas cantidades sin autorización alguna).

En la actualidad solo un hombre de apellidos Canales Zamora permanece en prisión preventiva, pues cuando los oficiales se lo toparon tenía un recipiente plástico en el cual había depositado amalgama, resultante de la unión de mercurio con otros minerales.

Además, se trata de un ciudadano nicaragüense, por lo que prefirieron dejarlo en prisión para evitar que huya del país y evada la acción de la justicia. Este caso se tramita en el expediente 17-000467-1261-PE, informó la Fiscalía.

Entre tanto, los restantes 199 fueron notificados de que es prohibido permanecer y establecer ranchos en vía pública o derecho de vía, así como provocar daños ambientales.

Los policías han decomisado 3,6 kilogramos de mercurio líquido (cuyo uso está regulado) y 96 kilogramos de sedimento o amalgama.

El Ministerio de Seguridad informó de que el operativo en Crucitas se mantendrá todo el tipo que sea necesario.

El terreno donde se genera en este momento la extracción ilegal es una finca de 805 hectáreas, que desde agosto de 1991 es pretendido por diversos grupos para sacar oro. Fuente: La Nación.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *