Nicaragua firma acuerdo mundial contra tortura y pena de muerte

  • 58 países unieron fuerzas para detener la comercialización de artículos utilizados para la tortura y la pena de muerte

Nueva York

Ayer por la noche, durante la semana de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, se presentó la Alianza mundial para el Comercio sin Tortura. Nicaragua es uno de los países que se ha unido a la Alianza.  La iniciativa -un esfuerzo conjunto de la Unión Europea, Argentina y Mongolia, con un total de 58 países participantes- tiene por objeto poner fin al comercio de productos para aplicar la pena capital y para infligir torturas.

El derecho internacional prohíbe la tortura en cualquier circunstancia. A pesar de ello, todavía se comercializan en todo el mundo instrumentos destinados a matar y causar dolor.  Esto incluye porras con púas metálicas, cinturones para aplicar descargas eléctricas y dispositivos que sujetan a las personas por la cintura o las extremidades mientras las electrocutan, así como productos químicos que se utilizan para las ejecuciones y los sistemas de inyección forzosa que los acompañan.

«Estos productos no tienen otra finalidad que la de infligir un dolor terrible a las personas y matarlas. Ha llegado el momento de tomar medidas concretas para detener este vil comercio. Estoy admirada de ver cuantos países en todo el mundo han firmado esta Declaración y se han unido a esta Alianza.  Unidos, demostraremos que no toleraremos más esta comercialización», ha manifestado la Comisaria de comercio de la Unión Europea Cecilia Malmström.

Con motivo de este lanzamiento 58 países del mundo entero –África, América, Europa y Asia- han adoptado una declaración política conjunta. Mediante la adhesión a la Alianza, los países han acordado trabajar en cuatro cuestiones:

Tomar medidas para controlar y restringir las exportaciones de estos productos.

Dotar a las autoridades aduaneras de los instrumentos adecuados: la Alianza creará una plataforma para supervisar los flujos comerciales, intercambiar información y detectar nuevos productos.

Proporcionar asistencia técnica para ayudar a los países a establecer y poner en marcha leyes que prohíban dicho comercio.

Intercambiar prácticas para conseguir sistemas de control y cumplimiento eficientes.

Como consecuencia, en parte, del endurecimiento de las normas de la UE, las drogas para las inyecciones letales se han hecho más difíciles de obtener y más caras. Sin embargo los productores y comerciantes de estos productos tratan de eludir esta legislación, de manera que, cuantos más países se comprometan a prohibir la exportación de este tipo de productos, más efectivos serán los esfuerzos para poner fin a su comercio. La Alianza es una manera de tomar medidas concretas y específicas para detener el comercio de estos productos a nivel mundial, haciendo mucho más difícil su obtención.

Para más información sobre esta Alianza vaya a http://torturefreetrade.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *