Opinión: Merecido honor

Por Dr. Armando Mena Cuadra*

El pasado 12 de octubre, la Cámara de Comercio Americana Nicaragüense, conocida como Amchan en los ambientes empresariales, y cuyo objetivo principal es servir de puente en las relaciones comerciales y de atracción de inversiones entre nuestro país y los EE.UU. desde el sector privado concedió la distinción de la Excelencia Empresarial 2017 a los hermanos César Augusto y Carlos Reynaldo Lacayo Lacayo, premio que les será entregado el próximo 30 de noviembre.

Distinción bien merecida ya que los hermanos Lacayo, al frente del Grupo Calsa, han tenido mucho que ver con el nacimiento y posterior desarrollo de la cámara, si tenemos en cuenta que en épocas tempranas, desde su fundación por Carlos Reynaldo ostentó el cargo de presidente de la misma y César ha venido siendo también director además de que desempeñó la vicepresidencia en años anteriores.

Lo importante y que hay que tener en cuenta es que el grupo Calsa, dirigido por los dos hermanos, siempre ha estado presente en el devenir de la cámara y su desenvolvimiento dentro del sector económico nacional y sus relaciones con inversionistas y representación de marcas de los Estados Unidos en Nicaragua, que eso lo que ha tenido en cuenta la directiva de Amcham para concederles el premio honroso.

El grupo Calsa es un referente del empresariado nacional, al estar presente en varios sectores de la economía. Se remonta al año 1937 cuando su padre, el recordado D. César Augusto Lacayo fundó la empresa con la representación de varios rubros procedentes de EEUU, entre ellas las famosas pilas Rayovac y otras marcas de origen y calidad americana, cuando esta industria era la primera en el mundo y no existía como hoy en día la competencia japonesa o china.

Es de destacar que para el otorgamiento de este galardón la directiva de la cámara encabezada por el joven y dinámico presidente de la misma, D. Alvaro Rodríguez, han tenido en cuenta no solo la participación de los nominados como miembros de la organización sino también su calidad personal y profesional de la que pueden estar muy contentos y orgullosos los premiados, ya que además personalmente son conocidos ampliamente en el país y fuera del mismo.

El grupo Calsa, acrónimo de César Augusto Lacayo, padre, es hoy un conglomerado de empresas que están presentes en el sector alimentación con la distribuidora Ocal, la más antigua y han incursionado en bienes raíces con la construcción de edificios para oficinas y residencias en régimen de propiedad horizontal con Cobirsa e Invisa y está próximo el desarrollo de un centro comercial en la carretera Norte, donde fue el supermercado la Fe, fundado por ellos mismos, que vendría a llenar un vacío en esa zona de Managua, con un núcleo importante de población.

También están presentes en el sector de ventas y representación de la marca Honda, través de Enimosa y no olvidemos que forman parte del sector de automóviles tanto en la venta por medio de Excel, del grupo Poma, y Hertz Nicaragua.

Recordemos también su participación en la llegada al país de Bell South, la importante empresa de origen norteamericano, hoy conocida A.T.T, que irrumpió en el mercado de las telecomunicaciones de la que también fueron socios fundadores y que abrió las puertas del mercado a este sector de la economía. Posteriormente fue vendida a Telefónica de España, con su marca Movistar. Participaron activamente en la refundación del Banco de America Central en los años 90, del que siguen siendo directivos aún después de su venta al colombiano y fuerte Grupo Aval.

Es de significar, que César y Carlos Reynaldo para desarrollar este grupo de empresas han contado con un personal altamente cualificado desde el vista profesional y que ya incluye a los hijos de los mismos y sobrinos suyos que bajo su batuta han empujado para que el grupo se haya posicionado donde está después de ochenta años desde su fundación.

Sus relaciones personales con cualquiera que los haya tratado, sabemos de su honorabilidad y seriedad en su tratos comerciales, de su voluntad y empeño en tratar de ayudar en lo que traiga nuevas oportunidades de trabajo al país y de su compromiso con la sociedad por medio de la Fundación Calsa, que impulsa en desarrollo de jóvenes talentos de bajos recursos, en él conocimiento y aprendizaje del idioma inglés tan útil y necesario hoy para el desenvolvimiento empresarial por medio del programa Supérate , además de colaborar estrechamente en traída al país de brigadas médicas procedentes de España y que Carlos Reynaldo y Cesar, han apoyado en toda su carrera el concepto de Responsabilidad Social Empresarial y son miembros fundadores y activos de Unirse, que es la asociación de empresarios que abogan por esta responsabilidad, tan presente hoy en todas las empresas del mundo.

Pero quizás lo que más caracteriza a los hermanos Lacayos, conocidos cariñosamente como los “cutuses” es su sencillez y su campechanía tanto desde de lo estrictamente profesional, como desde lo personal, y sus patrocinios por ejemplo a actividades deportivas como su valiosa ayuda al equipo de nuestra Granada, los Tiburones, soporte que se remonta incluso al recordado D. César padre y más recientemente han apoyado al Club de fútbol Diriangen de la ciudad de Diriamba donde tienen fuertes vínculos familiares.

En fin, que los méritos allí están y que sirva los, premiados, como acicate para seguir contribuyendo con sus aportes al desarrollo socio económico del país y nuestra enhorabuena por tan preciado galardón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *