El creciente poder de las redes sociales

El gobierno perdió la batalla pública y virtual de la reforma a la ley 431 en las redes sociales. La contundencia de la reacción popular, sobre todo juvenil, fue sin precedentes y esto nos lleva a sopesar el creciente poder de los ciudadanos “armados” con un celular inteligente y una conexión a internet.

Recordemos los hechos de este episodio.

  1. El viernes por la tarde, Radio La Primerísima encuentra en la página Web de la Asamblea Nacional la agenda de la sesión plenaria de mañana, 22 de noviembre, cuyo punto 2.1.1. era el proyecto de reforma a la Ley 431, Ley para el Régimen de Circulación Vehicular e infracciones de Tránsito. El hallazgo no les causó duda alguna. La fuente es la Asamblea Nacional que colgó la orden del día con los enlaces correspondientes para que todos pudiesen consultar los proyectos. Uno de ellos llevaba a la propuesta de ley.
  2. La fuente (Asamblea Nacional) y la presentación de la ley era una noticia impecable para su divulgación: a) Una carta del Secretario de Políticas Públicas de la presidencia, Paúl Oquist, introduciendo la comunicación del mandatario al poder legislativo; b) La carta del presidente Daniel Ortega enviada al presidente de la AN, Gustavo Porras, pidiendo darle el trámite correspondiente; c) El presidente envió su misiva de forma institucional y formal. No usó la conocida papelería de colores y logos “estilizados” de otras comunicaciones oficiales. La papelería del mandatario usa la bandera de Nicaragua (lo criticable es que usa colores incorrectos para nuestra enseña nacional: las franjas superior e inferior son azules, no celestes). Incluye el lema: “Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, Unida Nicaragua triunfa” en la esquina superior izquierda; c) El cuerpo de la carta que cierra con la firma en azul de Ortega y un sello redondo sencillo que dice “Presidente de la República de Nicaragua”; d) El cuerpo de la propuesta de ley de reforma.
  3. Luego de la revelación, Trinchera de la Noticia también publicó la noticia extraída de la Web de la Asamblea Nacional, comprobamos que estaba alojada en este sitio e hicimos llamadas a algunos diputados para confirmarlo. Otros medios de información establecidos ya trabajaban en el tema. Todos usamos nuestras páginas Web y las redes sociales para divulgar la misma información.
  4. Las redes sociales explotaron en cuestión de minutos. En pocas horas Trinchera de la Noticia recibió en su muro de Facebook más de 50 mil visitas, miles de comentarios y reenvíos. El domingo por la noche la cifra de visitantes había subido a 85,000 y sigue aumentando con los comentarios de las personas que siguen informándose del tema.

Comentarios compartidos

el viejo y manido recurso de culpar a la prensa por errores cometidos en la función pública.

El contenido de los mensajes tiene un punto en común: el rechazo al contenido de la propuesta de ley que son acompañados por duros comentarios contra el gobierno del presidente Ortega. Si este tema hubiese sido divulgado en la Web de la Asamblea Nacional una semana antes de las elecciones les aseguro que habría tenido consecuencias en las votaciones del 5 de noviembre.

Los sandinistas que opinaron en los sitios Web y foros de internet criticaron a su gobierno y a su partido. Para miles de personas es inadmisible que la propuesta planteara un brutal mazazo al costo de la revisión vehicular de entre dos mil y tres mil por ciento. Solo los dueños de las motocicletas quedaban casi iguales con un pago de C$150 córdobas por el rodamiento.

En el país hay 300 mil motos (lo que daría al estado ingresos mínimos de 45 millones de córdobas) y medio millón de dueños de vehículos de todas las categorías (que representa un potencial de recaudación de al menos un mil millones de córdobas). Estamos hablando de que, en una simple reforma, el gobierno esperaba captar una cifra multimillonaria.

Pésima reacción

La reacción de la Asamblea Nacional fue mentir y culpar a los periodistas, el viejo y manido recurso de culpar a la prensa por errores cometidos en la función pública. Esto es lo que hace protestar las declaraciones públicas de la diputada sandinista Raquel L. Dixon, primera secretaria del parlamento.

Ella dijo que la información no fue publicada en la Web de la AN, negó la existencia de la reforma y luego creó un aura de conspiración y sospechas para afectar a los medios que la publicaron, como Trinchera de la Noticia. En particular, el ataque Dixon, y quienes fraguaron esta respuesta dolosa era atacar a Radio La Primerísima, de quien nadie duda que es sandinista.

¿Por qué? No lo sabemos, pero da la impresión de que en el liderazgo sandinista hay una profunda división conceptual y pragmática que está “canibalizando” a sus correligionarios y medios de información, viendo sombras en dónde no hay y actuando con la arrogancia digna de un régimen dictatorial.

No podemos aceptar que se cargue sobre la labor informativa de los medios los errores de un grupo de burócratas que quieren salvar su pellejo echando a la hoguera a sus mismos compañeros de partido.

Trinchera de la Noticia rechaza las insinuaciones y amenazas proferidas por la diputada Dixon y reiteramos nuestro compromiso con el ejercicio de un periodismo profesional e independiente.

2 comentarios sobre “El creciente poder de las redes sociales

  • el 22/11/2017 a las 7:54 am
    Permalink

    Una manera de protestar en contra del precio del combustible sería primero dar doce pitazos durante una semana a las seis de la tarde, que ese sonar de los pitos sea escuchado en toda managua, despues en cada departamento y despues a nivel nacional, se llamarà “la protesta del pitazo”, cuantos me siguen???? Iniciamos a partir del 29 de Noviembre 2017, a las 6:00 pm, vamos pueblo que podemos!!!!

    Respuesta
  • el 21/11/2017 a las 1:55 pm
    Permalink

    Con esta situacion quedo demostrado que el pueblo puede defenderse de cualquier arbitrariedad que se da o se quiera dar en contra del pueblo. Podemos hacer que el costo de los combustibles bajes si nos proponemos, al no aceptar los precios arbitrarios que nos imponen.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *