En 70 municipios hubo menos votantes en las elecciones municipales

  • Revisión de los datos finales oficiales de las elecciones municipales confirma abstencionismo y profundo desinterés de los ciudadanos
  • Hay una fuerte caída en la participación popular, clara tendencia a que menos personas creen en el voto como instrumento para expresarse
  • Participación del 30% al 10% en 30 municipios en comicios del pasado 5 de noviembre

Ia. entrega

Redacción Central
Trinchera de la Noticia

La caída de la participación popular en las elecciones generales, regionales y municipales viene registrándose desde los años 90, pero en las más recientes elecciones para alcaldes y vicealcaldías (2012-2017) la tendencia a no votar o abstencionismo parece plasmar un masivo rechazo al sistema electoral y a usar el voto como un mecanismo de expresión.

Esta y otras conclusiones saltan a primera vista con la revisión de los resultados oficiales de las elecciones del pasado 5 de noviembre en comparación con el penúltimo proceso de este tipo, del año 2012.

En comparación con las elecciones de este año, hubo una caída de 33,047 votos, equivalente a menos 1.7% del voto, en relación al 2012. Pero la conclusión es más preocupante porque en el período de cinco años analizado la población apta para votar creció en al menos 350,000 personas, todos jóvenes, con lo que la caída de la participación se multiplica bastante.

Y aunque las cifras del Consejo Supremo Electoral levantan sospechas, en 2012 el dato oficial es que votaron 1.995,373 personas mientras que el 5 de noviembre lo hicieron 1.962,326 ciudadanos.

Una caída pronunciada

En las municipales del 2008 se registró al pico más alto de participación con dos millones un mil 290 votos depositados -el año en que el PLC y el Movimiento Vamos con Eduardo se juntaron para presentar candidatos en una sola boleta. Esta cifra es muy superior al millón 532 mil 816 votos registrados en los comicios del 2000.

Según la revisión hecha por especialistas, en 74 municipios hubo una clara caída de votantes y en el resto, la mayoría de zonas rurales, ocurrieron pequeños crecimientos exceptuando en el municipio de El Tortuguero, de la Región Autónoma del Caribe Sur que registró un espectacular incremento del 115.8%.

El Tortuguero, en la Región Autónoma del Caribe Sur, volvió a ganarlo el PLC con el 54.57% (6,601) de los votos.

El segundo municipio con más crecimiento de votos fue Prinzapolka, en la Región Autónoma del Caribe Norte, con un crecimiento del 74% de votos ganado por el FSLN con el 42.35%, seguido por el PLC con el 29.46% y Yatama que obtuvo el 27.0%. Este es uno de los municipios reclamados por el partido indígena que denunció un fraude electoral.

El tercer municipio con crecimiento de votos fue La Concordia, en el departamento de Jinotega, con el 67.4% de votación. El FSLN lo ganó con el 52.30% seguido por el PLC con el 46.64%. Los liberales denunciaron fraude, la diferencia entre ambos contendientes fue de apenas 272 votos, atribuido a presuntas maniobras en una junta sospechosa.

Crece voto en santuarios liberales

En Santo Domingo, departamento de Chontales, el voto creció en el 58.6%. Aquí el triunfo fue del PLC con el 50.01% de un sufragio total de 7,535 sufragios. El FSLN y CxL casi empataron en el segundo lugar, 25.34% y 24.17%, respectivamente.

En 31 municipios crecieron en votos entre 2012 y 2017 entre el 10.5% y el 43.2%, en 40 municipios incrementaron entre el 0.2% y el 7.2%.

Mientras, en 78 municipios la participación cayó entre el 33.5% y el -0.2%, lo que confirma el retroceso en un quinquenio.

El análisis no aborda el efecto de las maniobras del sandinismo, en contubernio con el Consejo Supremo Electoral, en el forzado aumento de votación en aquellos municipios que el FSLN decidió no perder. El análisis sobre el efecto del “ratón loco”, los dobles padrones que engañaron a muchos votantes, la reubicación de juntas a decenas de kilómetros o el “robo” denunciado por los partidos PLC, CxL y Yátama.

El municipio que más cayó en su votación fue Boaco, la cabecera departamental del departamento del mismo nombre, con un “bajón” del 33.5%. En el año 2012 sufragaron 24,003 personas mientras que en las municipales de este año concurrieron a las JRV 15,933 votantes. La diferencia negativa fue de -8,070 votos.

Bajón en Managua

Managua perdió el 5.8% en el período pasando de 341,429 votos en 2012 a 321,590 en 2017 lo que significa una caída de 19,838 votos.

Otras cabeceras departamentales ganadas por el FSLN registraron el siguiente comportamiento electoral:

San Carlos: bajó de 15,082 a 12,160, una caída de -2,922 votos, equivalente al 19.4% en el período.

Masaya: bajó de 40,085 a 34,330 votos, una diferencia negativa de 5,755 votos, el -14.4%

Somoto: pasó de 14,905 (en 2012) y 13,158 (en 2017), una baja de -1,747 sufragios, el -11.7%.

Juigalpa: de 19,976 cayó a 17,659 votos, -2,317, el -11.7%

Matagalpa: el segundo distrito electoral del país, pasó de 46,811 votos a 42,462 votos, con una caída de 4,349, el -9.3%

Jinotepe: Registró 15,362 votos en 2012 y 13,976 en 2017. Una baja de 1,386 votos, equivalente al -9%.

Granada: 33,644 votos en 2012 y 30,773 votos en 2017. 2,871 votos menos, -8.5%

Estelí: 34,061 votos en 2012 y 31,257 en 2017. 2,804 votos menos, -8.2%

Jinotega: 33,705 en 2012 y 30,940 en 2017, 2.765 votos menos, -8.2%

Chinandega: 36,246 en 2012, 34943 en 2017, 1303 votos menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *