Ola de violencia en principales ciudades de Honduras

  • Desbordadas manifestaciones en la capital

Tegucigalpa/La Tribuna

Durante la madrugada y el transcurso de ayer jueves, simpatizantes de la Alianza de Oposición, que encabeza el candidato presidencial Salvador Nasralla, realizaron varias manifestaciones, incluso algunas con disturbios y enfrentamientos con la Policía Nacional.

Las acciones se desarrollaron tras el llamamiento del aspirante presidencial Salvador Nasralla a sus seguidores para salir a las calles a defender el voto por un supuesto fraude electoral y que están dando como ganador de las elecciones generales al actual Presidente, Juan Orlando Hernández.

Así, desde la noche del miércoles se comenzaron a desplazar hacia los bulevares Centroamérica y Fuerzas Armadas, para tratar de llegar al interior de donde se ha estado haciendo el escaneo de las actas electorales.

En horas de la madrugada, hasta las bodegas del Tribunal Supremo Electoral (TSE), ubicadas en el Infop, llegó el coordinador de la Alianza y expresidente, José Manuel Zelaya, junto a simpatizantes.

Mientras tanto, centenares de seguidores de Nasralla quemaron llantas, rayaron paredes, quebraron vidrios de carros y se enfrentaron con un grupo de militares que resguardaban las instalaciones electoreras.

Hubo un momento que los manifestantes derribaron los portones y estuvieron a punto de llevarse las urnas y maletas electorales, poniendo en riesgo la integridad de las vidas de las personas que trabajan en tales edificios.

Enfrentamientos

Pero el escenario de protestas continuó la mañana de ayer, cuando los seguidores de la Alianza de Oposición madrugaron a tomarse nuevamente los dos bulevares capitalinos.

Pero la efervescencia se crispó más ayer por la tarde, cuando por el bulevar Centroamérica a la altura del centro comercial Plaza Miraflores y cerca de la Universidad Pedagógica Nacional “Francisco Morazán” (UPN-FM), un grupo de manifestantes encapuchados prendieron fuego a una bodega.

El inmueble, en su mayoría de láminas de zinc y madera es propiedad de la alcaldía municipal, donde guardaban sus herramientas los albañiles que realizan los últimos trabajos para culminar la rotonda hacia las colonias Florencia, “Luis Landa”, Las Colinas, El Hogar y Miraflores.

Luego, varios agentes policiales y militares comenzaron a dispersar a los manifestantes, desatándose un enfrentamiento campal, particulares con piedras y uniformados con gases lacrimógenos.

Por los enfrentamientos salieron heridos y con golpes dos personas y cuatro militares.

Algunos de los manifestantes, además, comenzaron a hacer daños a la propiedad pública, quebrando señales de tránsito y otros.

Las manifestaciones siguieron por la noche, cuando comenzaron a tomarse calles de algunos barrios y populosas colonias capitalinas, entre ellas la zona de San José del Pedregal, donde se quemaron llantas en plena vía pública y se indicó que dos personas pudieron salir heridas de bala.

Conferencia Episcopal: Paren la violencia

El portavoz de la Conferencia Episcopal de Honduras, Juan Ángel López, llamó ayer jueves al pueblo hondureño a deponer la violencia y pidió a los líderes políticos privilegiar el diálogo para bien de la nación.

Ola de violencia en principales ciudades de Honduras
Padre Juan Angel López, vocero de la Iglesia de Honduras.

“Hermanas y hermanos, Honduras está viviendo en este momento una de sus páginas más tristes en la historia reciente y nosotros desde nuestra fe debemos responder como constructores”, imploró López.

Añadió que, “dichosos los que trabajan por la paz, nos dice el evangelio de Mateo y nosotros desde nuestra fe tenemos que llevar un hálito de esperanza a nuestro pueblo”.

Amplió que la violencia no es jamás la respuesta. “Claro la violencia es producto de la injusticia y debemos revisar inconciencia desde la dirigencia de los diferentes partidos políticos, desde la dirigencia del gobierno de la República y desde aquellos que tienen la responsabilidad de trasladar paz y tranquilidad a nuestro pueblo”.

Las injusticias jamás van a resolver nada y es por eso que el religioso hizo un llamado consciente y concreto a todos los actores que se encuentran detrás de todo lo que nos está pasando y Honduras no merece esto.

“En el nombre de Dios les pedimos, paren la injusticia, paren la violencia, deténganla, no es el camino que se merece la familia, nuestros niños y nuestros jóvenes llevémosles ánimo y esperanza, seamos verdaderos agentes de cambio, pero un cambio que nace del respeto y de la dignidad de todos”, suplicó el religioso.

Así, reconoció que es cierto que no todos podemos pensar de manera distinta “pero eso no nos hace enemigos, por encima de todo vivimos en el mismo país, somos hondureños y somos hermanos que no se nos olvide, aún con las diferencias”.

No por eso los hondureños se deben tratar como enemigos y hay que tenderse la mano unos a los otros y de nuevo pidió a que los que tienen la posibilidad de hacer un diálogo de hermanos, no duden en hacerlo pensando en el bien y la necesidad del otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *