No consultaron al clero sobre ley de La Purísima

  • Gobierno retrocede y retira el proyecto

Redacción Central
Trinchera de la Noticia

La presidencia de la república retiró ayer el proyecto de ley que propone declarar Patrimonio Histórico y Cultural de la Nación todas las festividades marianas que organiza la Iglesia Católica, incluyendo el 8 de diciembre, Día de la Inmaculada Concepción de María.

El anuncio lo hizo el jefe de la bancada rojinegra, Edwin Castro, quienes no dieron una mínima explicación por tal decisión, aunque luego se conoció el porqué.

El cardenal Leopoldo Brenes, Arzobispo Metropolitano de Managua, expresó su rechazó a iniciativa sandinista asegurando que el 8 de diciembre pertenece a todos los católicos del mundo porque es una fecha del calendario de la Iglesia.

La propuesta de ley inició una polémica en diferentes círculos, tanto en el ámbito legislativo como entre los marianos. La iniciativa llegó sorpresivamente a la primera secretaría del Parlamento para su aprobación con carácter de urgencia.

La presidencia pretendía que fuese aprobado por la Asamblea Nacional en un tiempo récord y que hoy estuviese publicado en La Gaceta.

El diputado del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y ex candidato presidencial, Maximino Rodríguez, criticó la iniciativa de ley porque “la Comisión de Cultura que dictamina la iniciativa no se ha tomado la molestia de consultar, aunque sea por cortesía, a los miembros de la Conferencia Episcopal. No se le ha consultado al clero”, dijo el también excandidato presidencial.

El legislador del PLC dijo que la Constitución Política de Nicaragua establece que el estado es laico y en consecuencia ni el Ejecutivo y ninguna autoridad debería estar promoviendo este tipo de iniciativas. “Algunos artículos de la Constitución establecen la libertad de religión “de tal suerte que pretender encerrar a los nicaragüenses de acuerdo a una ley, eso es una situación descabellada”, expresó.

“En los años 80 la dictadura sandinista, además de confiscar las propiedades privadas, quisieron crear una iglesia paralela en Nicaragua. Y hoy por alguna situación de alianza temporal y coyuntural con la empresa privada, no han confiscados propiedades, pero hoy nos quieren confiscar nuestros sentimientos religiosos”, señaló el diputado.

De corte mundial

“Recordemos que la Virgen de la Inmaculada Concepción es una acepción religiosa mundial, porque estamos hablando que es la madre de Dios, que unió al cielo y la Tierra. Lo que se va a declarar no es exactamente el tema litúrgico, vamos hablar de nuestras tradiciones, de ese amor que el nicaragüense le tiene a la Virgen y que lo expresa en las tradiciones, honrando a la Virgen, dando alegría a niños y niñas y eso es lo que vamos a revisar”, argumentó una legisladora sandinista.

La iniciativa de ley proponía declarar como patrimonio histórico los festejos relacionados a esta celebración de La Purísima como la gastronomía, la novena, los cánticos, los alimentos, frutas y dulces que se reparten en La Gritería.

La querían declarar Patrimonio de la Humanidad

El Instituto Nicaragüense de Cultura se había propuesto recoger toda la documentación y filmaciones para presentar una propuesta ante la UNESCO para nominar y declarar a La Gritería Patrimonio Cultural de la Humanidad. No se sabe cúanto ha avanzado esa iniciativa, al perecer tuvo un impasse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *